Búsqueda      Idioma 
     

"El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo" (Artículo)
En Cristo Rey vemos la realización plena de nuestra vida (Artículo)
"Pedagogía en casa" (Artículo)
Adoración eucarística en el Torneo de la Amistad - Monterrey 2014 (Artículo)
¡Una fe fuerte y humilde hace tanto bien!
2014-11-10 (Artículo)

El camino fascinante de la educación
ITALIA | APOSTOLADO | NOTICIAS
Mons. Bruno Forte inaugura el año académico 2011-2012 de la Universidad Europea de Roma.

Università Europea di Roma inaugurazione AA 2011-12
El coro de la Universidad Europea de Roma en una foto grupal (y de derecha a izquierda) con Mons. Lisane-Christos Matheos Semahun (Etiopia); el rector, P. Paolo Scarafoni, L.C. y Mons. Bruno Forte.

Por Carlo Climati
(original en italiano)

La cultura y la educación; la pobreza y la justicia social; la familia y la vida. Estos son los temas fundamentales que caracterizan el esfuerzo académico de la Universidad Europea de Roma, que ha llegado a su 7º año de actividades.

Así lo subrayó el rector, P. Paolo Scarafoni, L.C., el pasado 15 de noviembre, en el mensaje de apertura de la ceremonia de inauguración del año académico 2011-2012.

Según el P. Scarafoni: “La crisis económica general internacional no concluirá fácilmente, porque es algo profundo y cultural”. “Es un hecho que la cultura de occidente no sabe sobrellevar, no tiene una idea clara de humanidad, no tiene una identidad; las ciencias pasan por una crisis profunda y no saben si están en posibilidad de promover el desarrollo humano o si responden a un mecanismo sin sentido. Asistimos, casi impotentes, a la aceleración del archipiélago biogenético y al decaimiento de la institución familiar. Todo se ha vuelto una mercancía. Es urgente hacer una reflexión sobre la emergencia antropológica y educativo-familiar”.

El rector de la Universidad Europea de Roma ofreció en su ponencia un mensaje de esperanza para el futuro, recordando que “la Iglesia, no obstante las dificultades que encuentra en su labor pastoral, ve abrirse ante sí la oportunidad de llenar el gran vacío cultural para remediar el declive imparable de las clases dirigentes occidentales”.

“Los ateneos como el nuestro”, concluyó, “deben sentir fuertemente la responsabilidad de formar nuevas clases dirigentes provenientes de nuevos sectores de la población. Se requiere savia nueva que no alimenten los mecanismos de los viejos círculos estrechos y transversales que nos han llevado al turbo-capitalismo sin reglas y sin sentido, más padecido que aceptado por la mayoría de la población mundial, y también por la mayoría de la población italiana; se necesitan nuevas palancas surgidas de los cristianos que puedan dar una contribución a los modelos sociales de desarrollo no nada más basados en el lucro, sino también en formas de mutualidad y de cooperación orientadas al bien común (cfr. Caritas in veritate).

Mons. Bruno Forte, arzobispo de Chieti-Vasto, tuvo la Lectio Magistralis sobre el tema de la emergencia educativa, partiendo del icono bíblico de los discípulos de Emaús (Lc 24,13-35): “Me parece que el modelo del Hijo de Dios, que se hace educador de los dos discípulos, tan semejantes a nosotros y a nuestros jóvenes, como nosotros ‘necios y torpes para creer lo
Mons. Bruno Forte, Arcivescovo di Chieti - Vasto
Mons. Bruno Forte, arzobispo de Chieti-Vasto.
que dijeron los profetas’, puede ayudarnos a comprender cómo responder al reto tan urgente como decisivo de la educación”.

“La narración de Emaús nos hace, sobre todo, comprender que la educación es un camino”, explicó Mons. Forte. “Esta no surge en la cerrazón de una relación exclusiva y tranquilizadora, determinada de una vez para siempre, sino se expone al riesgo y a la complejidad del devenir de la persona, extendida entre la nostalgia y la esperanza, de la que es figura el camino de Jerusalén hacia Emmaús recorrido por dos discípulos y por el viajero misterioso. Todos hemos salido de la ciudad de Dios, en cuanto obra de sus manos, y somos peregrinos hacia el mañana avanzando en este atardecer, necesitados de alguien que nos esté cercano, y que podamos contar con su presencia confiable.

Si el hombre está solo en este mundo, la última palabra sobre su destino no podrá más que ser aquella del final silencioso en el cual se apagará su existencia. Si, en cambio, hay un Dios que es amor, cada ser personal es un “tú” único y singular a quien se dirige este amor, y como tal vive y vivirá para siempre gracias a la fidelidad eterna del interlocutor divino. La tristeza de los dos discípulos al inicio de la narración de Emmaús es aquella de quien teme que la muerte haya vencido a la vida; el entusiasmo con el que parten en la noche para ir a anunciar a todos el haber encontrado al Resucitado es aquel de quien sabe que la vida ha vencido y vencerá a la muerte”.

Mons. Bruno Forte ha recordado que “entre las dos opciones, la elección es decisiva y se realiza cada día”. “Por ello –afirmó– estamos todos en camino por la vía de la educación, para elegir siempre de nuevo aquello sobre lo que se mantiene o cae el sentido último de nuestra vida. Y por ello el anuncio de la vida victoriosa sobre la muerte debe resonar todos los días, en un incesante testimonio visto en el compartir del camino y en la propuesta humilde y valerosa de la buena nueva del amor, hecha en la más amplia variedad de formas, de lenguajes, de experiencias: es esta la “nueva evangelización” que necesita cada generación. Siempre habrá necesidad de educadores, que sean personas de corazón nuevo, capaces de cantar el canto nuevo de la esperanza y de la fe a través de los caminos, a veces tortuosos y escarpados, a los que los peregrinos del tiempo están llamados a recorrer”.

“Quien educa –subrayó el arzobispo– no deberá olvidar nunca que la puesta en juego en la educación es una elección decisiva de la persona, la opción fundamental que calificará su estilo de vida y las decisiones singulares sectoriales. Educar quiere decir introducir al sentido de la realidad total, a través de un proceso que ayude a las personas a reconocer como verdaderas y a acoger en la libertad las razones de vida y de esperanza que le vienen propuestas. La meta de una educación plena y realizadora no puede ser otra que la elección libre y fiel del bien, la única que permita a la persona de entrar en la obediencia al diseño de Dios sobre ella, donde está su verdadera paz”.

La ceremonia concluyó con los cantos del coro de la Universidad Europea de Roma y con la mención al mérito de los mejores estudiantes.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2011-11-21


 

 


Enlaces relacionados

Red Misión
Oak International
Red de Universidades Anahuac
Semper Altius

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarEl camino fascinante de la educación a tus favoritos?
  -    No