Búsqueda      Idioma 
     

¿Por qué no soy feliz? (Artículo)
¿Qué hacen los hipócritas?
2014-10-17 (Artículo)
Es bueno estar aquí (Artículo)
Aquí bulle mucha fuerza espiritual escondida, que puja por emerger (Artículo)
Quiero ser tu amigo de verdad (Artículo)

Que nuestros alumnos sean cristianos que conozcan y amen su fe
CHILE | APOSTOLADO | NOTICIAS
Entrevista al P. Carlos Ma. García de Alvear, L.C., nuevo director del Colegio Cumbres Masculino en Chile.

P. Carlos Ma. García de Alvear, L.C.
P. Carlos Ma. García de Alvear, L.C.

Santiago (Chile), 20 de julio de 2012 – LeCristo. A inicios del mes de junio de 2012 se ha hecho público el nombramiento del nuevo director del Colegio Cumbres masculino. Se trata del P. Carlos María García de Alvear, L.C., quien remplazará al P. Alfredo Márquez, L.C., que ha sido nombrado asistente del director territorial para los centros educativos del territorio de Monterrey.

El P. Carlos María, quien es originario de la ciudad de Sevilla en España, ingresó a la Legión de Cristo a los 18 años en el noviciado de Salamanca, en septiembre de 1983. Al año siguiente es enviado a continuar su noviciado en Chile, en la comuna de Puente Alto. Realiza sus estudios humanísticos en la ciudad de Salamanca en España y, posteriormente, se traslada a Roma, en donde estudia filosofía y obtiene su licenciatura en Teología en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum.

El 25 de noviembre de 1994 es ordenado sacerdote y, desde ese momento hasta la fecha, ha realizado su ministerio sacerdotal ayudando en la formación de los legionarios en muy diversas funciones como: Director del Instituto para Formadores de Seminarios del APRA (1994- 1999); Vicepresidente del Consejo Administrativo de la Fundación Villaggio dei Ragazzi (2008-2012); y formador en el Centro de Estudios Superiores y en la sede de la Dirección General en Roma.

A continuación, el P. Carlos María García de Alvear, L.C., nos comparte sus impresiones sobre su nuevo nombramiento y su labor apostólica en Chile.

Durante más de 20 años usted ha sido formador de legionarios en Roma. ¿Cómo cree que esta experiencia le ayudará en su nueva misión como director de un colegio?

Espero que sí me ayude; imagínese que no me ayudase. Desde los 21 años estoy dedicado a la formación y me ha tocado la gracia de trabajar con niños, adolescentes, jóvenes y personas mayores. Formar y educar son labores maravillosas, pero hay que recordar que que no dependen sólo de un director en un colegio, sino de toda la comunidad educativa. Y el equipo del Colegio Cumbres es muy completo y competente.

Geográficamente Italia y Chile no son países cercanos. ¿Qué sintió cuando le dijeron que vendría a Chile? ¿Fue una sorpresa o lo esperaba?

Me puse feliz pues en Chile hice mi 2º año de noviciado en el curso 1985-86. Ya entonces me quedé profundamente tocado por la belleza del país, la fecundidad de su tierra y por la grandísima calidad humana y amabilidad de todos los que conocí. Para alguno parecería una visión excesivamente positiva, pero así fue. Y eso que no conocí el sur del país. Lo único lamentable fue la experiencia del terremoto del 1985 que nos derrumbó el Noviciado.

¿Qué elementos considera usted importante para la formación de la niñez y juventud?

Coincide con el ideal formativo que propone la Legión de Cristo y el Movimiento Regnum Christi para sus obras educativas que es la formación integral. No se me escapa que la excelencia académica es uno de mis grandes objetivos, así como que sean espíritus inquietos e innovadores que tengan una mirada que supere las fronteras. Pero ¿de qué serviría si a su vez no son hombres honrados, respetuosos y sensibles a las necesidades de los demás, hombres que aprovechan sus talentos; cristianos que conozcan, amen su fe y construyan unas familias de bien? Claro, también es una prioridad que el Colegio Cumbres siga siendo el que gana todo en deportes… al menos esa es la fama que llega hasta Roma.

¿Cómo es su familia y qué valores aprendió de ellos?

He tenido la gracia de ser el séptimo de 10 hermanos. Tengo otro hermano sacerdote legionario mayor que yo. Cuando pienso en mis padres me lleno de sano orgullo pues son excepcionalmente normales, alegres y llenos de fe. Hubo una desgracia familiar que nos marcó a todos. Mi hermano mayor tuvo un accidente de automóvil a los 18 años y murió. Fue el día de la Asunción, el 15 de agosto. ¿Cómo explicas esto a unos niños? Imposible. Mis padres hicieron suyas las palabras de Job: Dios nos lo dio, Dios nos lo quitó. ¡Bendito sea Dios!

Y a nosotros Dios nos enseñó que estamos de paso en esta vida; que no nos llevaremos nada más que lo que hemos hecho por Dios y por nuestros hermanos. Que la vida hay que aprovecharla. Otro gran valor que nos han trasmitido es el amor a la Virgen María. Todos los hermanos tenemos el nombre de María y a todos nos consagró a Ella nuestra madre al nacer; con su protección y compañía la vida y la muerte es más bella.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2012-07-19


 

 


Enlaces relacionados

Red Misión
Oak International
Red de Universidades Anahuac
Semper Altius

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarQue nuestros alumnos sean cristianos que conozcan y amen su fe a tus favoritos?
  -    No