Búsqueda      Idioma 
     

Marta, María y Lázaro
Jn 11,1-45 (Artículo)
La calidad en el amor
Mt 26,14-27,66 (Artículo)
La Cena de los misterios
Jn 13,1-15 (Artículo)
Una oportunidad para “remar mar adentro” (Artículo)
¿Cómo conocer a Jesús?
2014-04-03 (Artículo)

¡Dios nos quiere tanto!
AFGANISTÁN | APOSTOLADO | TESTIMONIOS
La familia Solís nos transmite un hermoso testimonio sobre su encuentro con el entonces Card. Ratzinger, unos días antes del cónclave.

Familia Solís recibiendo la bendición del Car. Ratzinger

Roma, 10 de mayo de 2005. 15 años de vida matrimonial motivaron el viaje de la familia Solís a Roma. Ellos no intuían lo que la providencia les tenía preparado en esos días…, les ofrecemos a continuación su testimonio.

***

¡Estimados amigos! Les envío un cordial saludo desde Villahermosa, Tabasco. México. Soy miembro del Movimiento Regnum Christi, ayudo en la formación de la sección de señores y colaboro en grupos del ECYD. Además formamos parte del comité de apoyo del colegio Kilimanjaro.

Quiero compartir con ustedes la gran alegría que tenemos mi esposa, mis 3 hijos y yo por nuestro maravilloso viaje de 15 años de casados que tuvimos a Europa, donde programamos pasar Semana Santa en Roma, y donde nos tocó la gran dicha de ver por última vez al Santo Padre Juan Pablo II, el Viernes Santo en el rezo del Via Crucis, donde él lo rezaba desde su alcoba; así como su última bendición Urbi et Orbi el Domingo de Resurrección.

Al continuar con nuestro viaje nos enteramos de la gravedad del Papa y decidimos regresar a Roma, justo el sábado 2 de abril, día en que nuestro querido Papa retornó a la casa de Dios. Al día siguiente, en la fiesta de la Misericordia, y después de la misa póstuma de nuestro Papa, al salir de la plaza de San Pedro le pedimos la bendición a un Cardenal que de una manera muy sencilla iba a su casa, le dije: "Su eminencia, me da su bendición". Él me contestó: "Con mucho gusto, hijo", en seguida me dio la bendición, y mi esposa también se la pidió y platicó con Él. El cardenal era de una apariencia muy sencilla, se veía muy lleno de Dios, yo le dije a él: "Parece Papa…". Él solo nos sonrió. Días después nos enteramos que a quien le pedimos la bendición es nuestro querido Papa Benedicto XVI.

Para nosotros eso es un gran compromiso, y  le damos gracias a Dios por querernos tanto.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2005-05-16


 

 


Enlaces relacionados

Red Misión
Familia Unida
CIFFA
Instituto Juan Pablo II para la familia
Virgen Peregrina de la Familia

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregar¡Dios nos quiere tanto! a tus favoritos?
  -    No