Búsqueda      Idioma 
     

"El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo" (Artículo)
En Cristo Rey vemos la realización plena de nuestra vida (Artículo)
"Pedagogía en casa" (Artículo)
Adoración eucarística en el Torneo de la Amistad - Monterrey 2014 (Artículo)
La persona no es valiosa por lo que posee.
2014-11-24 (Artículo)

«¡Ven a darme esa alegría de vivir!»
| APOSTOLADO | TESTIMONIOS
Talita Alvear, joven de 18 años, narra las experiencias de una Semana Santa inolvidable, vivida misionando por Cristo entre los indígenas de Brasil.

Juventud Misionera Río de Janeiro
Talita y su equipo de misiones
MMmm,,, Acabo de comer una «bananada» (dulce de plátano) ..y bueno... una bananada que las niñas me dieron el último día de misiones. Desde ahí que las bananadas me recuerdan a las misiones. Se me hace un nudo en la garganta al recuerdo... los niños, las familias, las misioneras, las consagradas, el clima que rodeaba aquel lugar... ¿El lugar?: Parque Andreia: Río Bonito.

Cualquiera que escuche los detalles no querría ir... ¿Quieres escuchar? Pasé la mayoría del tiempo sucia, porque no había donde lavarse, fuera de pocas casas que cedían el baño de vez en cuando para las misioneras; anduve por lo menos unos 20 Km., la mayoría al borde de la carretera, una gran parte de noche. Llovió, y mucho. Teníamos quince minutos, sí, quince minutos para levantarnos y estar listas para trabajar.

La primera noche dormimos cuatro horas, pues era Jueves Santo, y nos fuimos turnando para hacer vigilia ante el Santísimo. ¿Teléfono? Ni pensarlo. ¿Y sabes? ¡Me encantó! ¡Lo amé! Unos días que nunca voy a olvidar, la Semana Santa del 2004 ¿Sabes por qué? Porque todo lo que hicimos tenía un motivo, un incentivo, era para una persona muy especial, mi mejor amigo... ¡Jesús! Todos esos contratiempos son recompensados con la sonrisa de un niño al que le gustó el juego que inventaste, por el abrazo sincero de una madre cuando ve que su hija comenzó a ir a la iglesia después de nuestra visita, por una familia que no rezaba junta desde hace años y comenzó a hacerlo, por el cariño con que las personas nos recibían, el abrazo de una compañera en aquel momento difícil, la perseverancia, el entusiasmo… ¡las ganas de ayudarse las unas a las otras!

No quiero dejar de ir a una misión, hace bien al alma, hace bien al corazón, hace bien al corazón de Dios, que es lo más importante. Por eso quiero decir que Jesús, el Señor, siempre puede contar conmigo. Si fuera necesario dormir en un cuarto con 20 personas, andar 40 Km., soportar cinco días sin ducharme, seré misionera y su servidora para siempre, con mucho orgullo. Siguiendo tus pasos y glorificando tu nombre. Hoy y para siempre.

“Yo quería decir... en palabras lo que siento ahora... yo quería decir, para todos, que el Señor es mi amigo más querido, mi historia de amor... ¡Y cuando oigo su voz, llamándome por mi nombre, siento un anhelo, unas ganas de vivir!, Y Jesús me llamó: “Ven a vivir junto a mí, ¡ven a darme esas ganas, esa alegría de vivir!"

        Talita Alves (18 años)
        Rio de Janeiro,
        abril de 2004


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2004-06-21


Juventud y Familia Misionera - Link
Clausura de la Megamisión 2004 - Galeria
Megamisión 2004 - Galeria
Misiones de evangelización en Brasil - Galeria
 

 
- Clausura de la Megamisión 2004
- Megamisión 2004
- Misiones de evangelización en Brasil


Enlaces relacionados

Red Misión
Amigos NET

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregar«¡Ven a darme esa alegría de vivir!» a tus favoritos?
  -    No