Búsqueda      Idioma 
     

La calidad en el amor
Mt 26,14-27,66 (Artículo)
La Cena de los misterios
Jn 13,1-15 (Artículo)
Una oportunidad para “remar mar adentro” (Artículo)
¿Cómo conocer a Jesús?
2014-04-03 (Artículo)
“Mi decisión de colaborar es una respuesta al llamado de Dios” (Artículo)

Viví mi verano al cien por cien
COLOMBIA | APOSTOLADO | TESTIMONIOS
Este verano me hizo cambiar mi forma de pensar y de vivir.

María José, la primera de izquierda a derecha, con otras chicas colaboradoras del ECYD.
María José, la primera de izquierda a derecha, con otras chicas colaboradoras del ECYD.

Presentamos a continuación el testimonio de una chica del ECYD de Colombia que pasó dos meses en México como colaboradora del ECYD.

*****

Hola, soy María José Cuartas, tengo 14 años, soy de Medellín y les voy a contar mi experiencia como colaboradora del ECYD en la sección de México Norte (Cd. Satélite).

Éramos 23 colaboradoras de todo el mundo, de Francia, España, El Salvador, Venezuela, Estados Unidos, México y Colombia y todas tenían una actitud muy positiva que creaba un ambiente de caridad, propio del ECYD.

En los 2 meses tuvimos muchas actividades apostólicas, paseos, deportes, etc. Esto me ayudó mucho porque cada actividad me enseñó algo diferente. Por ejemplo, en los apostolados fuimos a uno de los CRIT del Teletón para estar con los niños, a ver las terapias, a hablar con sus familias. Me ayudó ver la actitud de los papás porque estaban tratando de superar las dificultades, luchando… y eso me hizo reflexionar y hacer un esfuerzo cuando estaba muy cansada, cuando no quería hacer algo, en todo momento…

Los paseos eran tiempo de convivencia, para integrarnos entre nosotras, para conocernos mejor y para descansar, pero por más que estuviéramos de paseo, nunca se dejaba de ver en qué podíamos ayudar. Esto me hizo pensar que yo sí podía darlo todo y entregarme al cien por cien.

Cuando fui a misiones aprendí a valorar todo lo que tengo, desde mi casa, hasta mis papás, mi colegio, todo, y a querer más a mi familia. Porque las personas que visité durante las misiones vivían en casitas muy pobres, tenían menos posibilidades que yo, menos cosas y lo más sorprendente: aún así eran felices espiritualmente.

Me tocó ir también a un campamento a Cuernavaca dónde yo fui la responsable de un grupo de niños. Eso me hizo valorar lo que las responsables y las consagradas del Regnum Christi hacen por mí y el trabajo que conlleva cada cosa.

Pero lo que más me ayudó en todo mi verano fueron los momentos de oración, las meditaciones, las misas, las horas eucarísticas, porque pude estar unida a Jesús. Un día tuvimos un rosario solemne y sentí a María ahí conmigo, dándome fuerzas para vivir bien los dos meses de colaboradora. Ahora lo veo todo de otro modo. Dios está conmigo en todas partes: cuando recibo la Eucaristía o cuando hago mis tareas, en todo momento; y lo aprendí a ver como un amigo, pero no un amigo lejano sino como un amigo muy cercano.

Pienso que lo único que hice fue vivir mi verano entregándome al cien por cien y viviendo de la mano de Cristo. Creo que este fue el mejor verano de mi vida. Este verano me hizo cambiar mi forma de pensar y de vivir.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2007-11-08


 

 


Enlaces relacionados

Red Misión
Amigos NET

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarViví mi verano al cien por cien a tus favoritos?
  -    No