Búsqueda      Idioma 
     

Hacer memoria de Dios.
2014-08-15 (Artículo)
«Por encima de todo, tu voluntad, Señor» (Artículo)
«El camino para ser creativos es a través de la oración» (Artículo)

Entrevista de radio con el P. Álvaro Corcuera, L.C.
INTERNACIONAL | APOSTOLADO | NOTICIAS
Ciro Gómez Leyva tuvo una entrevista telefónica con el director general de la Legión de Cristo y del Regnum Christi sobre la situación actual de la Congregación religiosa (29 de marzo de 2010).

P. Álvaro Corcuara, L.C.
P. Álvaro Corcuara, L.C.

México, 20 de abril de 2010. El pasado 29 de marzo, cuatro días después de la publicación del reciente comunicado de los superiores de la Legión de Cristo, el P. Álvaro Corcuera, L.C. concedió una entrevista al periodista mexicano Ciro Gómez Leyva de Radio Formula. Ofrecemos aquí una trascripción de la entrevista que también se puede escuchar en este enlace.


******


Ciro Gómez Leyva: El viernes, como dimos cuenta aquí, la Legión de Cristo, encabezada por su director general el P. Álvaro Corcuera, dio a conocer un largo documento en el cual piden perdón por los crímenes, por todo el mal que ocasionó su fundador y guía Marcial Maciel. Es un documento, al menos a mí me pareció un documento contundente, un documento muy autocrítico, muy poco usual en las congregaciones religiosas, sin embargo, luego escuchamos, escuchamos, los comentarios, las respuestas, de algunas de las personas ofendidas, agraviadas, agredidas por Marcial Maciel y al menos uno de ellos, el líder del grupo de las personas que han denunciado a Marcial Maciel en México, José Barba lo consideró insuficiente, lo consideró ambiguo, eso fue el viernes. Habíamos hecho el compromiso de hablar con Álvaro Corcuera. Él nos dijo que sí, que hablaría con nosotros y le preguntamos a su gente si podíamos hacer la entrevista hoy y…


Ciro: -Álvaro qué tal, buenas tardes, buenas noches allá en Roma.


P. Álvaro Corcuara, L.C.: -¿Qué tal Ciro? Me da muchísimo gusto estar en contacto contigo, te agradezco la confianza y la oportunidad de conversar.


Ciro: -Gracias, Álvaro, ¿cómo llegaron a la decisión de emitir ese texto, ese comunicado, ese perdón el viernes pasado?

P. Álvaro: -Mira, Ciro, una vez al año tenemos la reunión con todos los superiores de la Congregación que llamamos los directores territoriales y también con el consejo general. Hemos conversado mucho sobre estas dificultades, sobre esta situación tan difícil, que nos ha tocado afrontar y todos hemos llegado a un acuerdo para poder emitir un comunicado, pero en un comunicado lógicamente no podemos expresar todos nuestros sentimientos, pero sí queremos realmente ofrecer una vez más una expresión de profundo dolor y pesar hacia todas las víctimas que han sufrido estos actos. Es un acto de perdón que no tienen ninguna otra finalidad, sino de abrir nuestro corazón con humildad a todas y a cada una de las personas que han sido dañadas y desgraciadamente escandalizadas por las acciones de nuestro fundador, del padre Maciel. Y lo mismo, Ciro, el perdón sincero por las palabras o acciones habidas hacia ellos por parte de cualquier miembro de nuestra congregación y por cualquier miembro del Movimiento. Yo sé que no es fácil decirlo con palabras, pero quiero expresarles el apoyo, cercanía y perdón a cada uno de ellos.

La reunión la concluimos la semana pasada, yo les pedí su voto, fue un voto unánime, revisamos el texto, hay diferentes culturas, diferentes países, contextos, diversidad en las reacciones recibidas, y al final acordamos firmar todos este documento para poder expresar el sentir de nuestra Congregación, Ciro.

Ciro: -Se criticó en México la fecha en que se emitió, el viernes previo a la Semana Santa.

P. Álvaro: -Sí, Ciro, la verdad es que ni siquiera lo teníamos pensado, porque coincidió con las reuniones que ya están fijadas con tiempo desde el inicio de año y este año coincidió casi con el inicio de la Semana Santa, pero no teníamos ninguna otra finalidad, yo simplemente no quería esperar más tiempo, porque veo que era necesario, era oportuno hacer una acción más contundente, más clara y firme, y luego sí, efectivamente, me hicieron saber que empezaba la Semana Santa, toda la situación que han vuelto, pues la Santa Sede, etc.,  pero yo, Ciro, sinceramente no quería esperar más tiempo. No fue ningún acto de oportunismo, fue un acto con toda confianza, de un perdón sincero.

Ciro: -¿El padre Maciel terminó, se acabó el padre Maciel para los Legionarios de Cristo?

P. Álvaro: -Pues yo creo que no podemos nosotros reconocer al padre Maciel como un modelo cuando hemos llegado a la conclusión de estos actos, estos actos han sido no solamente reprobables, sino han sido terribles, nos ha costado muchísimo reconocerlos, porque no coincidían con lo que nosotros experimentamos, con lo que vimos, con lo que escuchamos; yo no te puedo decir, que en lo personal no recibí unas lecciones totalmente opuestas a este comportamiento, por lo tanto, con un dolor muy profundo, hemos de decir que no lo podemos tener como modelo en este sentido, en estas acciones totalmente ajenas a lo que nosotros profesamos y tratamos de enseñar y esmerarnos por comunicarlo a las personas

Ciro: -Bien, Álvaro, Álvaro Corcuera, director general de los Legionarios de Cristo. Entendemos, pero, ¿qué van con la figura histórica de Marcial Maciel, va a desaparecer esa figura en la historia, en los recuentos de la Legión de Cristo, qué van a hacer con la figura histórica de Marcial Maciel?  

P. Álvaro: -Es evidente que tenemos que reconstruir la historia. Sinceramente creo que es un momento que nosotros tenemos que tomarlo como un reto hacia el futuro, tenemos que tener un Capítulo, reorientar totalmente la figura, es algo, para una congregación es lo más doloroso que puede recibir, porque estás hablando de tu propio fundador. Yo creo que ahí tenemos un momento de reflexión profundo, sincero, en la verdad, y va a depender de eso el futuro de la imagen que tengamos de él, que desde luego ha cambiado totalmente después de estos actos.

Ciro: -Álvaro, nos dijo el viernes aquí Javier Bravo, el vocero de la Legión de Cristo, y por la noche del viernes José Barba, uno de los denunciantes del padre Maciel, lo dijo también en televisión, con más datos, que pediste perdón en privado cuando menos a tres de las personas agredidas por el padre Maciel, ¿vas a seguir haciéndolo después de este comunicado?

P. Álvaro: -Yo tenía esa intención incluso cuando fui a México, nada más que se desató todo esto que hemos vivido en los días anteriores en México. Tuve la oportunidad de hablar con el padre Félix Alarcón que fue uno de los primeros que denunció estos actos, lo fui a visitar a Madrid, estuve un buen tiempo con él, encontré una respuesta realmente extraordinaria, de un hombre muy bueno, él me dijo: “Bueno, es que tú no hiciste estos actos”, pero yo le dije que experimentaba la necesidad de acompañarle, de pedirle un perdón, de pedirle un perdón por todo lo que haya podido implicar, por no haber creído. El mismo padre Maciel había negado estos actos. Luego, he tenido algunas conversaciones con otros padres, otros miembros, que me han pedido privacidad. También he hablado con ellos, he encontrado respuestas muy positivas, con dolor. También varios de ellos reconociendo las cosas buenas que recibieron. Tuve la oportunidad de hablar dos veces por teléfono con Juan José Vaca, un hombre que admiro, que lo había conocido un poco antes de que yo fuese legionario de Cristo y también dos conversaciones ciertamente breves con don Saúl Barrales, que me apena muchísimo también por su enfermedad, pero que es un extraordinario hombre.

Y en el futuro, apenas pueda ir a México, desde luego que quiero acercarme a las demás personas, a las que aprecio profundamente y a las que estoy seguro que necesitan una palabra y una manifestación de cercanía.

Ciro: -Una de esas personas, Álvaro, es José Barba, quien ha sido el líder de este grupo de personas que han denunciado al padre Maciel. Él dijo el viernes que en el comunicado de ustedes, el que emitieron ustedes no está explícito un perdón para ellos.

P. Álvaro: -Yo, creo, Ciro, hay otras personas también que han sido afectadas por estos hechos tan tristes, tan difíciles. Me parecía difícil enumerar a todas las personas, pero desde luego, al padre Félix Alarcón, al licenciado José Barba, a Saúl Barrales, Alejandro Espinosa, Arturo Jurado, a los hermanos Pérez Olivero y a Juan José Vaca, y también fíjate, es una cosa que yo la veo providencial, si lo veo con los ojos de la fe, pero también a nivel humano, a Francisco González Parga. Yo cuando estaba en Irlanda, hace muchos años, tratando de aprender inglés, él fue el primero que me habló de la vocación sacerdotal, yo no entré en ese momento, terminé la carrera universitaria. Luego entré. Yo tengo una profunda gratitud hacia él, soy muy feliz como legionario de Cristo, soy muy feliz con mi sacerdocio y encuentro unas palabras de profunda gratitud hacia él, Ciro.

Ciro: -Se ha criticado ahora que todas las responsabilidades, después del comunicado que emitieron el viernes, se le está cargando al padre Marcial Maciel, y que no hay una crítica a la estructura de los Legionarios de Cristo, estamos hablando de la estructura de los Legionarios de Cristo, de 1955 al 2005, Álvaro.

P. Álvaro: -Sí, yo creo, Ciro, que en el mismo comunicado, aunque como te decía es muy difícil expresarlo en un comunicado que aunque es largo, no deja de ser sintético. No puedes  expresar todo lo que tienes. Hemos expresado también nuestro perdón por no haberlo creído, el mismo padre Marcial Maciel lo había negado, y también yo considero que es un periodo muy importante para hacer una sana autocrítica. Yo conozco a la Legión de Cristo desde hace muchos años, conozco gente extraordinaria, el bien que ha hecho a la sociedad. Pero también considero que es un periodo de renovación donde tienes que seguir dirigiendo todas las cosas buenas para el bien de la sociedad, personalmente como sacerdote creo firmemente en el bien que el Evangelio que está llamado a dar para el bien de cada persona, y también tenemos que orientar, que corregir, que mejorar varias facetas de nuestra congregación.

La visita apostólica también nos está ayudando en este sentido. Y por eso el Capítulo General, que no sé aún la fecha en que lo tendremos, pero será una oportunidad, donde con la participación de todos y escuchando también las dificultades, los errores que hayamos tenido, podamos nosotros orientarnos en la mejor línea.

Ciro: -¿Tienes ya información de cómo han tomado las personas de la Legión de Cristo, del Regnum Chirsti, el documento, el mensaje del perdón que emitieron el viernes?

P. Álvaro: -Me da un poco de pena decírtelo, Ciro, pero han sido días muy intensos, no he podido recoger la información adecuada. Hasta el momento han llegado respuestas en general positivas. La gente quería este comunicado, la gente necesitaba escuchar que aquello que nosotros predicamos y profesamos, aquello que nosotros hemos hecho lo posible por comunicar, no correspondía a estos actos. Yo creo que es una reacción que la gente ha agradecido, siempre habrá diversas opiniones, si fue débil…, si fue claro…, pero en general, hasta el momento, he recogido impresiones positivas, Ciro.

Ciro: -¿Pero han sido pocas, han sido muchas, Álvaro?

P. Álvaro: -La verdad es que no las he leído por toda la cantidad de trabajo que ha habido en estos días. Lo que me ha llegado a mí está aún en las carpetas y he visto reacciones positivas.

Ciro: ¿Cuándo vas a estar en México, Álvaro Corcuera?

P. Álvaro: -Pienso ir en el mes de mayo. Y ahora voy a estar aquí unos días en Roma. Luego tengo unos compromisos en España. Regreso a Roma y con la gracia de Dios voy a estar allí en el mes mayo, a mediados de mayo, Ciro.

Ciro: -Mediados de mayo. Quizá, bueno, esto desde luego va a depender de los tiempos del Vaticano, pero quizá a mediados de mayo, como nos estás diciendo, es probable que ya se conozca el resultado de esta visita apostólica, de esta investigación que les está haciendo el Vaticano. ¿Como director general de los Legionarios de Cristo, qué esperas de esta investigación vaticana?

P. Álvaro: - Yo espero, sinceramente que sea una pauta, un parteaguas en la Congregación, donde todos los elementos positivos, tú sabes que nacimos en México, queremos profundamente a nuestro país, queremos unir todos nuestros esfuerzos, no solamente como congregación católica, sino también con otros grupos para poder ayudar mucho a la sociedad, a México en particular. Donde la Santa Sede nos va a ayudar a corregir, a reorientar definitivamente la figura del fundador de nuestra congregación, y también de hacer un análisis y una autocrítica profunda, y nosotros estamos dispuestos a llevar a plenitud todo aquello que recibamos.

Ciro: - Después de todo esto, ¿vivirá, continuará la Legión de Cristo?

P. Álvaro: -Yo creo que sí, Ciro, yo creo que la congregación de los Legionarios de Cristo, es una obra que para mí como sacerdote la veo como venida de Dios, sé que ha hecho un grandísimo bien, tiene que hacer  un grandísimo bien. Yo tengo la confianza total en que va a seguir y que tenemos también que aprender lecciones de humildad y espero que realmente las aprendamos, unas lecciones en las diversas facetas de nuestra vida espiritual, humana, apostólica, pastoral y que podamos dedicarnos a hacerle bien a la sociedad, tanto en la clase dirigente, como en las clases más necesitadas y las clases más pobres para poder orientar hacia allá nuestro trabajo, Ciro.

Ciro: -¿Cómo te sientes, Álvaro, como se siente Álvaro Corcuera, el director general de los legionarios de Cristo? Estás cumpliendo cinco años al frente de la Legión. Y finalmente, finalmente, pidieron perdón. Finalmente se hizo este deslinde, que como decía a mi juicio, es claro, algunas personas no, pero finalmente se hizo. ¿Cómo te sientes, hoy, este lunes de Semana Santa, después de lo que hicieron el viernes con este deslinde, con esta crítica durísima a la biografía del padre Maciel?

P. Álvaro: -Te agradezco mucho la pregunta, Ciro. Me da, siento que no tengo derecho a manifestar lo que he sufrido y lo que hemos sufrido como congregación: la ofuscación, la tristeza, el dolor, la pena profunda. Yo no quisiera expresar que yo, lógicamente me las he pasado muy mal, pero estoy muy sereno y tranquilo en la conciencia porque hemos buscado realmente actuar según conciencia con todos los errores y limitaciones. Me siento con mucho dolor, con muchísima pena, es algo que yo nunca hubiera imaginado el día del Capítulo General cuando fui elegido, si hubiera sabido todo lo que iba a venir, pues yo creo hubiera habido un funeral, porque me hubiera dado un infarto cardiaco, pero sin embargo estoy orgulloso de esta familia, estoy muy feliz con todo lo que yo veo en mis hermanos, en la sociedad. Me siento por un lado con muchísimo dolor, con muchísima responsabilidad, no quiero pensar en lo que yo estoy pasando sino en las personas que han sufrido, en todos estos hombres también que han tenido unas situaciones de profundo dolor, de profunda pena y daría la vida por poder suavizar la carga y el sufrimiento de tantas otras personas, Ciro.

Ciro: - Bueno, pues lo veremos, Álvaro Corcuera. Muchas gracias por esta conversación. Ojalá a mediados de mayo, como nos has dicho cuando regreses a México, tengamos oportunidad, con la información que seguramente se dará de aquí a entonces, poder volver a charlar contigo. Muchas gracias, Álvaro, por estas palabras.

P. Álvaro: Claro, Ciro, gracias. Sabes que hoy en la mañana estaba leyendo un testo de Einstein, que hablaba de las crisis y de las dificultades. Me permites leerte unos párrafos

Ciro: -Por favor.

P. Álvaro: -Dice: “No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis siempre trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis y en las dificultades que nace la incentiva, los descubrimientos, la virtud. Quien supera la crisis, se supera a sí mismo sin quedar superado. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violentas, su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera dificultad es la crisis de la  incompetencia. El problema de las personas y los países es la pereza para encontrar salida y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia”. Yo creo en las palabras, pues también sobre todo, del Evangelio, Ciro, en esta Semana Santa, para saber que toda dificultad, todo dolor y toda pena, siempre nos hacen vislumbrar un futuro mejor.

Ciro: -Gracias, Álvaro.

P. Álvaro: -Y perdón si me alargué en las respuestas, Ciro. Que Dios te bendiga, gracias.

Ciro: -Álvaro Corcuera, director general de los Legionarios de Cristo en sus palabras.

© Radio Formula. Reproducción autorizada.



FECHA DE PUBLICACIÓN: 2010-04-23


 

 


Enlaces relacionados

Agencia de Noticias Zenit
Red Misión
Centro de Formación a Distancia
la-oracion.com

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarEntrevista de radio con el P. Álvaro Corcuera, L.C. a tus favoritos?
  -    No