Búsqueda      Idioma 
     

No dejes que los resentimientos ensucien tu corazón (Artículo)
Misericordia, más que sacrificios.
2014-10-06 (Artículo)
P. Manuel Álvarez Vorrath, LC, nuevo director territorial en el territorio de Italia (Artículo)
Persigue tus sueños, no dejes de luchar (Artículo)
Brigada Internacional África 2014 (Artículo)

Vengo de un lugar donde no hay estrellas
MÉXICO | APOSTOLADO | TESTIMONIOS
Patricia Garza Peraza Celis confiesa que algo ha cambiado en su vida después de su primera experiencia en las misiones.

Casa indígena.
Un pueblecito olvidado, perdido, pero con fe.
¿De dónde vienes?”, me preguntaron. “Vengo de un lugar donde no hay estrellas”, respondí. La única riqueza que no poseo estando a su lado son tantas estrellas. Tepoxtepec es un pueblito como cualquier otro, de esos que estamos acostumbrados a no ver, de esos que omitimos en nuestra vida diaria porque no tenemos tiempo de pensar en ellos. Partí con miedo hacia mi primera misión. Era miedo a lo desconocido: las niñas, las canciones, el pueblo y, sobre todo, yo misma. La única convicción que tenía es que quería ayudar a los demás. Al llegar a aquel pueblito recordé ese versículo que dice: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”. Era el pueblo olvidado, el último lugar donde creí que encontraría fe. Las casas son de adobe, exactamente iguales a las de hace dos mil años. Les faltaba comida, ropa y educación, pero no la fe. Fuimos como santos entre los hombres, y como palomas entre los cuervos. Ana, Kika, Angélica, Sara, Mariana, Paulina y mi hermana Angelina. Mis compañeras misioneras, fueron mis guías en la introducción del amor y la fe. Aquellos que creí olvidados de Dios sufrían tanto o más que cualquier otro. En las visitas
Niñas indígenas sonrientes.
de casa en casa, llevando como estandarte a Dios y a la Virgen María, encontramos testimonios que jamás creímos oír: el hijo muerto, el vicio encarnado, la miseria, la violencia y el espíritu hambriento y, sin embargo, había fe y felicidad. No sé si Dios haya puesto palabras en mi boca, no sé si la Virgen haya utilizado mis manos, pero sí sé que algo ha cambiado en mi vida y en la de aquellas personas. Regreso con la firme convicción de que Él puede cambiar el mundo y de que el amor vuelca corazones. Éste ha sido el primer paso hacia nuestra trascendencia. No pasaremos a la historia como famosas y ricas, sino como personas que han ayudado a otras a hacer de éste un mundo mejor. Le doy gracias a Dios por dejarme ser su voz, sus manos y su corazón. También agradezco a mis responsables que me hayan invitado y me hayan permitido contar lo que siento.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2002-01-18


Juventud y Familia Misionera - Link
Misiones de la Legión de Cristo en Yucatán - Link
Catholic World Mission - Link
Evangelizadores de tiempo completo - Link
Llevando a Cristo a todos los rincones... - Galeria
Misiones Cancún - Galeria
Las mejores imágenes de las misiones en la Prelatura de Cancún-Chetumal - Galeria
Las mejores imágenes de las misiones en la Prelatura de Cancún-Chetumal III - Galeria
Las mejores imágenes de las misiones en la Prelatura de Cancún-Chetumal II - Galeria
 

 
- Llevando a Cristo a todos los rincones...
- Misiones Cancún
- Las mejores imágenes de las misiones en la Prelatura de Cancún-Chetumal
- Las mejores imágenes de las misiones en la Prelatura de Cancún-Chetumal III
- Las mejores imágenes de las misiones en la Prelatura de Cancún-Chetumal II


Enlaces relacionados

Red Misión
Juventud y Familia Misionera

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarVengo de un lugar donde no hay estrellas a tus favoritos?
  -    No