Búsqueda      Idioma 
     

No dejes que los resentimientos ensucien tu corazón (Artículo)
Misericordia, más que sacrificios.
2014-10-06 (Artículo)
P. Manuel Álvarez Vorrath, LC, nuevo director territorial en el territorio de Italia (Artículo)
Persigue tus sueños, no dejes de luchar (Artículo)
Brigada Internacional África 2014 (Artículo)

Una bendición de Dios
ARGENTINA | APOSTOLADO | TESTIMONIOS
«Gracias de corazón de un cura que se siente fortalecido por estas visitas, enviadas de lo alto».

P. Gustavo Paredes de Salta, Argentina
El P. Gustavo Paredes, a la izquierda, con el seminarista Eduardo Pastrana

Quiero a través de éstas líneas dar testimonio como sacerdote y párroco de las comunidades que vivieron la gracia de las misiones 2003-2004 organizadas por Juventud y Familia Misionera y dirigidas por los padres Legionarios de Cristo, agradeciendo a Dios por su providencia que obró claramente en esta etapa de la historia de la salvación de nuestros pueblos, y en Dios agradecer a los sacerdotes y misioneros que respondiendo a su llamado de evangelizar a sus hermanos dando su sí y nos enriquecieron espiritual y humanamente.

Hace un año y medio que fui designado para trabajar en este extenso territorio con todo lo que implica la falta de tiempo para una atención óptima y el desafío del crecimiento espiritual, y en muchos casos, de la creación de comunidades que conozcan más al Señor, lo amen y lo sigan. Es por ello que la labor realizada ha abierto corazones al Señor, sobre todo presente en las misas en su presencia Eucarística, y motiva a seguir un camino de saber más acerca de la fe para sí mismos y captando el deseo de darlo luego a conocer al prójimo.

Ha sido un tiempo de encuentro fuerte con el Señor, que también dio su buena señal no con pocos obstáculos y dureza de corazón de un pueblo que experimenta desde hace mucho tiempo la ausencia de un sacerdote que viva exclusivamente en su sede parroquial, pero que veo que deja brotar con el sol de la Eucaristía, el agua de la oración y la fuerza de la palabra, esa semilla de fe sembrada por nuestros antecesores, lo cual revela que la obra de Dios tiene sus tiempos.

Así que las gracias de corazón de un cura que se siente fortalecido por estas visitas, enviadas de lo Alto, y que siguen acompañando, para animarles a continuar pisando hacia delante las huellas de Cristo Rey dejando iluminado este camino para que los que vienen lo sigan. El desafío es arduo, las ganas son grandes, su compañía espiritual nos ayuda. Que Jesús Sacramentado, con los ruegos de María Santísima de la Purísima Concepción y de San Antonio de Padua, les bendigan y les inspiren siempre una plegaria por nosotros, que siempre les recordaremos trabajando por el Reino de los Cielos en esta hermosa tierra.

        Pbro. Gustavo Paredes Párroco de Guachipas y La Viña Salta - Argentina


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2004-03-15


Juventud y Familia Misionera - Link
Megamisión 2003 - Galeria
Megamisión 2003 en la Isla Caratal (Venezuela) - Galeria
Megamisión 2003: Familia Misionera llega a Tabasco - Galeria
Megamisiones 2003. Familia Misionera El Salvador - Galeria
Megamisión 2003: Primeras misiones en Guatemala. - Galeria
 


Artículos relacionados

- En la selva maya
- Megamisión 2004

 
- Megamisión 2003
- Megamisión 2003 en la Isla Caratal (Venezuela)
- Megamisión 2003: Familia Misionera llega a Tabasco
- Megamisiones 2003. Familia Misionera El Salvador
- Megamisión 2003: Primeras misiones en Guatemala.


Enlaces relacionados

Red Misión
Juventud y Familia Misionera

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarUna bendición de Dios a tus favoritos?
  -    No