Búsqueda      Idioma 
     

"El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo" (Artículo)
En Cristo Rey vemos la realización plena de nuestra vida (Artículo)
"Pedagogía en casa" (Artículo)
Adoración eucarística en el Torneo de la Amistad - Monterrey 2014 (Artículo)
¡Una fe fuerte y humilde hace tanto bien!
2014-11-10 (Artículo)

¡Haz el viaje de tu vida! No te arrepentirás
INTERNACIONAL | APOSTOLADO | NOTICIAS
Cristina Danel, directora de Juventud y Familia Misionera, nos narra aquí su experiencia en el marco del 20° aniversario de este apostolado.

misiones

En 1990, el beato Juan Pablo II publicó la carta encíclica Redemptoris Missio, sobre la permanente validez del mandato misionero de Cristo. En su introducción, el Papa invita a los católicos a no conformarse con la situación actual: «La misión de Cristo Redentor, confiada a la Iglesia, está aún lejos de cumplirse. A finales del segundo milenio después de su venida, una mirada global a la humanidad demuestra que esta misión se halla todavía en los comienzos y que debemos comprometernos con todas nuestras energías en su servicio. Es el Espíritu Santo quien impulsa a anunciar las grandes obras de
Cristina Danel en su primera
Cristina Danel en su primera
Dios: «Predicar el Evangelio no es para mí ningún motivo de gloria; es más bien un deber que me incumbe: Y ¡ay de mí si no predicara el Evangelio!» (1Cor 9, 16).

El Espíritu Santo ha suscitado diversas iniciativas para llevar a cabo esta obra de la Nueva Evangelización. Una de ellas es Juventud y Familia Misionera quien en esta Semana Santa cumplen 20 años llevando el mensaje de Cristo a los lugares más recónditos de México y de otros rincones del mundo. Cristina Danel, consagrada del Regnum Christi y directora de Juventud y Familia Misionera, nos cuenta la historia de este apostolado y su experiencia personal como misionera.

Cristina ¿Cómo surge este apostolado? México siempre ha contado con misiones ¿cuál es la aportación de Juventud y Familia Misionera a la Nueva Evangelización?

El cristiano es por naturaleza discípulo y misionero.  A finales de los años 80 los miembros del Regnum Christi, alumnos de nuestros colegios y universidades de México comenzaron a participar de manera espontánea en misiones de evangelización para hacer frente el rápido avance de las sectas que en pocos años pasaron del 1% al 13% de la población. La experiencia transformante de las misiones fue entusiasmando a más grupos y fue motivando a una mejor organización y formación. Esto era una novedad. No era algo usual que los laicos hicieran este tipo de experiencias apostólicas.

Al inicio tuvimos que enfrentar diversos retos: nadie nos conocía, no teníamos una estructura ni recursos económicos para organizar las misiones y nos faltaba capacitación y formación. Pero, Dios nuestro Señor, que es y ha sido el protagonista de todo, fue ayudándonos y saliendo al paso.

Desde un inicio, el mensaje y testimonio del Beato Juan Pablo II, nos animó a trabajar por la Nueva Evangelización y a salir al encuentro de nuestros hermanos para darles a conocer el amor misericordioso de Dios. Especialmente en su mensaje en la Jornada Mundial de la Juventud de Denver en 1993, y nos invitaban a perder el miedo y a ir por todas partes predicando el Evangelio.

En 1993 se consolida propiamente el apostolado Juventud Misionera. En la primera Megamisión participaron alrededor de 1000 personas. Ese año era providencialmente el Año de la Familia, y 20 familias se animaron a misionar. Por eso después el apostolado pasó a llamarse Juventud y Familia Misionera, suscitando cada año esa sed de transmitir a Cristo y colaborando con la Iglesia
Cristina Danel (primera en la fila de atrás, de izquierda a derecha), en la convención nacional de Juventud Misionera de 2013, con el equipo de misiones de México Poniente.
Cristina Danel (primera en la fila de atrás, de izquierda a derecha), en la convención nacional de Juventud Misionera de 2013, con el equipo de misiones de México Poniente.
local en sus necesidades.

En pocos años, este apostolado se expandió tanto en México, como en otros países. ¿Nos podrías decir cuál es, por decirlo así, el secreto del éxito?

Sinceramente, no hay explicación lógica. Y lo digo abiertamente: es un milagro de Dios. No tiene explicación que en estos 20 años miles de jóvenes y familias dejen sus planes y sus vacaciones para irse de misiones a predicar la Buena Nueva, en medio de incomodidades, a pueblitos perdidos, a veces con lenguas o dialectos diversos. Lo que tenemos entre manos es un tesoro; un don de Dios para el mundo de hoy. El hombre de hoy, se dé cuenta de ello o no, tiene sed de Dios.  Y quienes han participado en las misiones han podido saciar un poco de esa sed. En las misiones uno se encuentra  con Cristo, experimenta su infinito amor, descubre su bondad y su belleza. Nuestro ritmo de vida, tan acelerado y vertiginoso, que nos centra más en el hacer y el tener, nos hace olvidar esta sed de Dios. Y las misiones nos recuerdan lo esencial: que hemos sido creados por Dios por amor y para amarle a él y a los demás.  Puedes preguntarle a quienes han participado en las misiones y verás que para muchos hay un antes y un después de las misiones. Las misiones marcan la vida. Las misiones son una experiencia que  cala hondo en el corazón y en el alma.

No es fácil invitar a alguien de misiones. Resulta difícil expresar con palabras lo que se vive en una misión. Para nosotros ha sido todo un reto encontrar una manera creativa para promover las misiones. Hace algunos años, elaboramos una campaña de promoción que se ha convertido casi en nuestro lema: “¡Haz el viaje de tu vida!”. Aquel año, repartíamos “pases de abordar” con la invitación a hacer la aventura de las misiones. Este mensaje tuvo un impacto positivo en los jóvenes. Gracias a Dios, las redes sociales han sido otro canal de promoción eficaz a través del cual hemos podido difundir las misiones e invitar de modo atractivo a
poster misiones
los jóvenes y familias.

¿Y qué actividades están preparadas para este aniversario?

Hemos hecho algo muy sencillo: se lanzó el App de Juventud y Familia Misionerapara móviles. Es gratuita y con esto se ofrece un rápido acceso a los materiales de preparación, desarrollo y seguimiento de las misiones. Está a disposición de quien lo necesite.

También no hemos de olvidar que nos encontramos en el Año de la Fe y nos hemos querido sumar a la promoción de este evento. Las misiones son un medio extraordinario para buscar la conversión al Señor, tanto para los misioneros como para los misionados. Nos hemos comprometido a seguir concretamente algunos de los principios dados por el Santo Padre al inicio de este Año de la Fe: Evangelizar especialmente mediante el testimonio personal, pues el mundo necesita testigos creíbles del amor de Dios; Comprometernos sólidamente en la Nueva Evangelización; Redescubrir los contenidos de la fe en el Catecismo.  Esto nos motiva a salir a predicar con el Evangelio en la mano.

No está demás informar que siguen las inscripciones abiertas para participar en las Megamisiones de Semana Santa y diversas misiones organizadas durante el año. Todos están cordialmente invitados. Pueden encontrar las fechas e informaciones pertinentes en nuestra página web: http://www.demisiones.com/

¿Qué lecciones has aprendido en estos años de tu trabajo en Juventud Misionera?

Tuve la gracia de participar en las misiones desde 1995 antes de consagrarme. Desde entonces, no he dejado de participar en las misiones. En las misiones tuve mi propia conversión y creo que estas fueron clave en el descubrimiento de mi propia vocación. Yo no sería quien soy sin las misiones. También he podido constatar el compromiso de Dios que ha buscado sacar adelante esta iniciativa suya: este apostolado es un milagro suyo. Cada año me emociono enormemente en las misas de clausura de las misiones; es conmovedor  ver el rostro y la mirada tan llena de Dios de miles de misioneros y no puedo dejar de agradecer a Dios por este milagro. He aprendido de la fe sencilla de  las personas de los pueblos misionados. He visto vocaciones sacerdotales salvadas, personas que vivían en un sinsentido y que, misionando o recibiendo a los misioneros, se han convertido. Los misioneros no son grandes teólogos, también están en camino, y sin embargo, prestándose generosamente a Cristo, Él hace milagros en ellos y a través de ellos.

Tenemos mucho por hacer todavía. Es fuerte darte cuenta que, a pesar de todo lo que hacemos hemos llegado al 5% de las parroquias de México. Te sientes impotente al ver que hay parroquias donde hay un sacerdote para  diez mil feligreses. Faltan personas que puedan llevar el mensaje de Cristo. Basta una respuesta sencilla y generosa y de los demás Él se encarga. Todos están cordialmente invitados a hacer el viaje de su vida. No se arrepentirán.


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2013-02-20


 

 


Enlaces relacionados

Red Misión
Juventud y Familia Misionera

 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregar¡Haz el viaje de tu vida! No te arrepentirás a tus favoritos?
  -    No