Búsqueda      Idioma 
     

«Hoy es el momento de la cosecha, tras una larga siembra» (Artículo)
Cuando en Navidad te dedicas a amar (Artículo)
El evento más grande de la historia y tú has sido invitado (Artículo)
¡Donde nace La Alegría! (Artículo)
"Vuestra vocación es al amor, y al amor más grande" (Artículo)

Los caminos de Dios
CANADÁ | RECURSOS | TESTIMONIOS-LEGIONARIOS
Testimonio vocacional del P. Janick Caouette, L.C.

P. Janick Caouette, L.C.
P. Janick Caouette, L.C.



Mi llamada no ocurrió en ningún momento particular, sino que fue una decisión de coherencia con todo lo que Dios me había dado en la vida. Para mí, la vocación al sacerdocio era “un paso lógico” entre lo que yo vivía y mi manera de ser. “Yo os he elegido a vosotros” (Jn 15,16), es Él quien ha tomado la iniciativa. Por medio de las circunstancias de mi vida, Él me ha dirigido poco a poco por este camino que ahora recorro.

La visita

Haciendo una visita a mi primo Pierre, que entonces era novicio legionario de Cristo, hice un discernimiento más claro de mi vocación. Hoy es importante alejarse de la vida cotidiana para reflexionar mejor sobre nuestras decisiones fundamentales. Durante mi estancia pude ver y experimentar una caridad, un espíritu de familia y una sencillez que me llamaron particularmente la atención. Me sentía como en casa. Está claro que una decisión así no se resuelve en dos minutos con buenos sentimientos, sino que había que dar otros pasos, como el hablar con un sacerdote o participar en algunos retiros.

La semilla que ha madurado

Después de esa visita participé en varios retiros espirituales donde pude meditar profundamente en la parábola del sembrador. Me preguntaba: “¿cuál será mi respuesta a todas las gracias que Dios me ha dado durante la vida?, ¿sobre qué tipo de tierra ha caído en mí su semilla?”. La práctica religiosa se vivía de forma sencilla en casa, donde mi mamá nos enseñaba muchos valores a la luz de la fe. Recuerdo que siendo adolescente tenía mucho respeto y veneración por el mundo religioso, por el Papa, los sacerdotes, la Iglesia, etc. y las modas, fiestas de fin de semana, viajes con los amigos y cosas semejantes no me atraían a pesar de que tenía oportunidades para seguir todo aquello. Yo tenía sed de realizar una vida seria, es decir, que consideraba para mi futuro dos caminos: el matrimonio o la vida consagrada, sin intermedios. Para ello, Dios me había preservado y protegido mucho en situaciones a veces muy difíciles.

El llamado a una familia

Igualmente entendí que yo era llamado a un amor diverso del ordinario, un amor más universal y de servicio a los demás. Siempre me
P. Janick Caouette, L.C.
ha gustado el espíritu y la vida de familia. Si mi vocación no hubiera sido sacerdotal, ciertamente habría formado una familia numerosa. Pero Dios, a su manera, me ha dado una familia muy buena en casa y ahora una familia religiosa donde se encuentra de la misma manera este espíritu que me llama a una donación total de mí mismo por el bien del mundo. Esto es el amor, no importa su forma: es el don de sí mismo a los demás. En nuestro caso, es a Cristo y al mundo.

El camino de Dios

Mi entrada a la Legión fue para mí un “darme cuenta” de todo lo bueno y lo malo que sucedía a mi alrededor, y particularmente un llamado urgente a hacer algo. Mi vida legionaria ha sido hermosa; en ella he podido ayudar a muchas almas a través de diversos apostolados. He podido apreciar también el celo y la generosidad de mis formadores, profesores y todos los padres y hermanos que trabajan más directamente en la pastoral con los jóvenes y las familias.


Un momento que me marcó de manera particular, fue cuando tuve que recibir tratamientos de quimioterapia ya que me detectaron un tumor en el pecho. Por la dimensión del tumor, no había otra manera de tratarlo. Fueron cincos meses de quimioterapia y un mes de radioterapia, en los cuales experimenté una atención y una caridad excepcional de parte de mis hermanos y superiores, a quiénes agradezco mucho. Experimenté también el poder de la oración. Fueron momentos de fuerte prueba moral pero desde el inicio, Dios fue el maestro de mi vida, y sé que siempre lo será. Él puso a mi lado un equipo de doctores muy bueno y me dio muchas fuerzas por medio de la presencia continua de nuestra Madre Santísima. Gracias a Dios, pude completar mis estudios sin retrasarme demasiado.

Conclusión

“No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca.”(Jn 15, 16). Pienso que esta expresión bíblica es la que mejor resume mi historia en el seguimiento de Cristo. Él es el maestro y me ha pedido solamente que tuviera fe en Él, puesto que los frutos son suyos. Aunque mi respuesta fue imperfecta hago lo que puedo para complacerlo. Dios llama a cada uno según su personalidad y capacidad de abrirse a su voluntad santísima.


El camino de formación al sacerdocio me ha ofrecido numerosas cruces, y continuará habiéndolas. Mas para el que es guiado por la fe, la esperanza y el amor a Cristo, las cruces se convierten en medio de perseverancia, de trasformación, y si Dios quiere, en medio de santificación para sí y para las almas. Es una labor de toda una vida que se renueva cada día.


El P. Janick Caouette nació el 5 de agosto 1977 en el pueblo de Notre-Dame-de-Lorette, en la provincia de Québec (Canadá). Realizó sus estudios profesionales para trabajar en el bosque y en las minas. Ingresó al noviciado de los Legionarios de Cristo en Cornwall (Canadá), en 1999. Hizo sus estudios de humanidades en el centro de Cheshire, CT (Estados Unidos) para después hacer dos años de filosofía en Thornwood, NY. Después de realizar tres años de prácticas apostólicas como promotor vocacional en Canadá, completó sus estudios de teología en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum de Roma. Actualmente está desarrollando su ministerio como prefecto de estudios y director espiritual del centro de formación de Cornwall.

Los testimonios vocacionales de los legionarios de Cristo que recibieron la ordenación sacerdotal en el año 2010 han sido publicados en el libro "Desde el corazón de Cristo".


FECHA DE PUBLICACIÓN: 2010-12-23


 

 


 



Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregarLos caminos de Dios a tus favoritos?
  -    No