Búsqueda      Idioma 
     

Detenernos con María ante las cruces del hombre de hoy (Artículo)
Suelta tu carga (Artículo)
Hay mucha generosidad y eso no se puede olvidar (Artículo)
«Juventud de Asia, ¡despierta!» (Artículo)
Superar las pruebas con fe y confianza..
2014-09-08 (Artículo)

Meditación diaria para toda la semana

Domingo Lunes
Amar a Dios y su Reino.
2014-09-21
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD

Oración preparatoria
Señor Jesús, en esta oración quiero ponerme completamente a tu disposición. Quiero escucharte, dialogar contigo para poder trabajar por Ti en tu viña. Desgastarme y poner todo lo que soy a tu servicio es mi gran anhelo. Habla Señor, estoy a la escucha.

Petición (gracia/fruto que se busca)
Señor, ilumíname para saber cómo y dónde servirte. Esto es lo único que quiero, Jesús.

Texto base para entablar el diálogo con Dios
Del santo Evangelio según san Mateo 20, 1-16

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: “El Reino de los cielos es semejante a un propietario que, al amanecer, salió a contratar trabajadores para su viña. Después de quedar con ellos en pagarles un denario por día, los mandó a su viña. Salió otra vez a media mañana, vio a unos que estaban ociosos en la plaza y les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña y les pagaré lo que sea justo’. Salió de nuevo a medio día y a media tarde e hizo lo mismo.
Por último, salió también al caer la tarde y encontró todavía otros que estaban en la plaza y les dijo: ‘¿Por qué han estado aquí todo el día sin trabajar?’ Ellos le respondieron: ‘Porque nadie nos ha contratado’. El les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña’.
Al atardecer, el dueño de la viña le dijo a su administrador: ‘Llama a los trabajadores y págales su jornal, comenzando por los últimos hasta que llegues a los primeros’. Se acercaron, pues, los que habían llegado al caer la tarde y recibieron un denario cada uno.
Cuando les llegó su turno a los primeros, creyeron que recibirían más; pero también ellos recibieron un denario cada uno. Al recibirlo, comenzaron a reclamarle al propietario, diciéndole: ‘Esos que llegaron a último sólo trabajaron un hora, y sin embargo, les pagas lo mismo que a nosotros, que soportamos el peso del día y del calor’.
Pero él respondió a uno de ellos: ‘Amigo, yo no te hago ninguna injusticia. ¿Acaso no quedamos en que te pagaría un denario? Toma, pues, lo tuyo y vete. Yo quiero darle al que llegó al último lo mismo que a ti. ¿Qué no puedo hacer con lo mío lo que yo quiero? ¿O vas a tenerme rencor porque yo soy bueno?’
 De igual manera, los últimos serán los primeros, y los primeros, los últimos”.
Palabra del Señor.

Reflexión (profundización propuesta, si bien se sugiere sea algo personal)
«Jesús cuenta precisamente la parábola del propietario de la viña que, en diversas horas del día, llama a jornaleros a trabajar en su viña. Y al atardecer da a todos el mismo jornal, un denario, suscitando la protesta de los de la primera hora. Es evidente que este denario representa la vida eterna, don que Dios reserva a todos. Más aún, precisamente aquellos a los que se considera "últimos", si lo aceptan, se convierten en los "primeros", mientras que los "primeros" pueden correr el riesgo de acabar "últimos".
Un primer mensaje de esta parábola es que el propietario no tolera, por decirlo así, el desempleo: quiere que todos trabajen en su viña. Y, en realidad, ser llamados ya es la primera recompensa: poder trabajar en la viña del Señor, ponerse a su servicio, colaborar en su obra, constituye de por sí un premio inestimable, que compensa por toda fatiga. Pero eso sólo lo comprende quien ama al Señor y su reino; por el contrario, quien trabaja únicamente por el jornal nunca se dará cuenta del valor de este inestimable tesoro.» (S.S. Benedicto XVI, 21 de septiembre de 2008)

Diálogo con Cristo
Dedica unos minutos a tener un diálogo espontáneo con Cristo, de corazón a Corazón, a partir de lo que haya llegado al propio interior, de lo que te haya dicho Dios.

Propósito (es mejor que surja del diálogo íntimo que se ha tenido con Cristo)
Voy a luchar contra la maledicencia. Ante todo pensamiento contrario a la caridad, voy a decir algo bueno sobre alguien o sobre algo que sucedió.

«Ya es tiempo de la decisión definitiva, tienes que trabajar sin descansar un solo momento; la vida es muy corta y nos queda la eternidad para descansar.»
(Cristo al centro, n. 2094)

FECHA DE PUBLICACIÓN: 2014-09-21
¿Eres un hombre o una mujer de luz?
2014-09-22
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD

Oración preparatoria
Señor, yo creo, yo confío, yo te amo. Dame una fe luminosa. Una esperanza inquebrantable y un amor apasionado a tu Reino. Ayúdame a creer, a confiar y amar por todos aquellos que no creen en Ti, no esperan en Ti y no te aman.

Petición (gracia/fruto que se busca)
Padre santo, dame la serenidad y el silencio necesario para encontrarme contigo en esta oración para luego responderte con generosidad al esforzarme por ser luz para los demás.

Texto base para entablar el diálogo con Dios
Del santo Evangelio según san Lucas 8, 16-18
En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: «Nadie enciende una vela y la tapa con alguna vasija o la esconde debajo de la cama, sino que la pone en un candelero, para que los que entren puedan ver la luz. Porque nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no llegue a saberse o a hacerse público.
 Fíjense, pues, si están entendiendo bien, porque al que tiene se le dará más; pero al que no tiene se le quitará aun aquello que cree tener».
Palabra del Señor.

Meditación (profundización propuesta, si bien se sugiere sea algo personal)
«Iluminación porque, a través del Bautismo, la persona humana se colma de la gracia de Cristo, “luz verdadera que ilumina a todo hombre” y destruye las tinieblas del pecado. Por esto en la ceremonia del Bautismo a los padres se les entrega un cirio encendido para simbolizar esta iluminación. El Bautismo nos ilumina desde dentro con la luz de Jesús. Por este don, el bautizado está llamado a convertirse él mismo en “luz” para los hermanos, especialmente para los que están en las tinieblas y no ven la luz en el horizonte de sus vidas.
Probemos a preguntarnos: el Bautismo, para mí, ¿es un hecho del pasado, de ese día que ustedes hoy buscan en casa para saber cuál es, o una realidad viva, que tiene que ver con mi presente, en todo momento? ¿Te sientes fuerte, con la fuerza que te da Cristo, con su Sangre, con su Resurrección? ¿Tú te sientes fuerte? O ¿te sientes débil? ¿Sin fuerzas? El Bautismo da fuerzas. Con el Bautismo, ¿te sientes un poco iluminado, iluminada con la luz que viene de Cristo? ¿Eres un hombre o una mujer de luz? O ¿eres un hombre, una mujer oscuros, sin la luz de Jesús? Piensen en esto. Tomen la gracia del Bautismo, que es un regalo, es convertirse en luz, luz para todos.» (S.S. Francisco, 13 de noviembre de 2013)

Diálogo con Cristo
Dedica unos minutos a tener un diálogo espontáneo con Cristo, de corazón a Corazón, a partir de lo que haya llegado al propio interior, de lo que te haya dicho Dios.

Propósito (es mejor que surja del diálogo íntimo que se ha tenido con Cristo)
Voy a hacer un pequeño sacrificio para crecer en la virtud y ser, con la gracia de Dios, luz que ilumine la vida de los demás.

«Son por misión divina luz que ilumina el mundo, y todo en ustedes reviste un carácter casi sagrado, de Evangelio, de palabra divina, de mensaje de Dios al mundo.»
(Cristo al centro, n. 122)

FECHA DE PUBLICACIÓN: 2014-09-22
 
 


Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregar a tus favoritos?
  -    No