Búsqueda      Idioma 
     

Suelta tu carga (Artículo)
Cuando Dios manda ángeles con ropaje humano (Artículo)
25 años de consagración a Dios en el Movimiento (Artículo)
¿Eres un hombre o una mujer de luz?
2014-09-22 (Artículo)
El Proyecto Pastoral de la Evangelii Gaudium (Artículo)

Meditación diaria para toda la semana

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado
Disponibilidad a la conversión y a una fe renovada.
2014-09-28
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD

Oración preparatoria
Señor, soy débil, me dejo atrapar por lo pasajero del mundo en vez de ser fiel a lo que me pides. Te ofrezco mi corazón como morada, para que tu gracia sea mi fortaleza. Sé, Señor, que nada puedo sin Ti, pero sé, también, que contigo todo lo puedo.

Petición (gracia/fruto que se busca)
Señor, que sepa responder con eficacia y prontitud a lo que hoy me quieras pedir.

Texto base para entablar el diálogo con Dios
Del santo Evangelio según san Mateo 21, 28-32

En aquel tiempo, Jesús dijo a los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo: “¿Qué opinan de esto? Un hombre que tenía dos hijos fue a ver al primero y le ordenó: ‘Hijo, ve a trabajar hoy en la viña’. Él le contestó: ‘Ya voy, señor’, pero no fue. El padre se dirigió al segundo y le dijo lo mismo. Este le respondió: ‘No quiero ir’, pero se arrepintió y fue. ¡Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?” Ellos le respondieron “el segundo”.
Entonces Jesús les dijo: “Yo les aseguro que los publicanos y las prostitutas se les han adelantado en el camino del Reino de Dios. Porque vino a ustedes Juan, predicó el camino de la justicia y no le creyeron; en cambio, los publicanos y las prostitutas, sí le creyeron; ustedes, ni siquiera después de haber visto, se han arrepentido ni han creído en él.
Palabra del señor.

Reflexión (profundización propuesta, si bien se sugiere sea algo personal)
«A la pregunta de Jesús, sobre quién de los dos ha hecho la voluntad del padre, los que le escuchaban responden: "El primero". El mensaje de la parábola es claro: no cuentan las palabras, sino las obras, los hechos de conversión y de fe. Jesús dirige este mensaje a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo, es decir, a los que entienden de religión en el pueblo de Israel. En un primer momento, ellos dicen "sí" a la voluntad de Dios, pero su religiosidad acaba siendo una rutina, y Dios ya no les inquieta. Por esto perciben el mensaje de Juan el Bautista y de Jesús como una molestia. Así, el Señor concluye su parábola con palabras drásticas: "Los publicanos y las prostitutas van por delante de vosotros en el Reino de Dios. […].
Traducida al lenguaje de nuestro tiempo, la afirmación podría sonar más o menos así: los agnósticos que no encuentran paz por la cuestión de Dios; las personas que sufren a causa de nuestros pecados y tienen deseo de un corazón puro, están más cercanos al Reino de Dios que los fieles rutinarios, que ya solamente ven en la Iglesia el boato, sin que su corazón quede tocado por la fe.» (S.S. Benedicto XVI, 25 de septiembre de 2011)

Diálogo con Cristo
Dedica unos minutos a tener un diálogo espontáneo con Cristo, de corazón a Corazón, a partir de lo que haya llegado al propio interior, de lo que te haya dicho Dios.

Propósito (es mejor que surja del diálogo íntimo que se ha tenido con Cristo)
Voy a ser más valiente para compartir mi fe con los demás, y así, conseguir que se involucren de manera que puedan tener un encuentro personal con Cristo y  cambie su vida.

«No te preocupes tanto de lo que haces o de lo que no haces, sino presta atención al espíritu con que lo haces.»
(Cristo al centro, n. 1780)

FECHA DE PUBLICACIÓN: 2014-09-28
Confesar nuestra fe.
2014-09-29
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD

Oración preparatoria
Señor, Tú eres mi Redentor, me creaste por amor y deseas dar plenitud a mi vida con las innumerables gracias que continuamente me das. Hoy te busco en mi oración. Te necesito para fortalecer mi fe, mi esperanza y mi caridad para poder vivir permanentemente en relación contigo.

Petición (gracia/fruto que se busca)
Jesús, no soy digno de experimentar tu presencia en mi oración, pero humildemente te suplico que me des esa fe que me lleve dar un auténtico testimonio de vida cristiana.

Texto base para entablar el diálogo con Dios
Del santo Evangelio según san Juan 1, 47-51

En aquel tiempo, cuando Jesús vio que Natanael se acercaba, dijo: “Este es un verdadero israelita en el que no hay doblez”. Natanael le preguntó: “¿De dónde me conoces?” Jesús le respondió: “Antes de que Felipe te llamara, te vi cuando estabas debajo de la higuera”. Respondió Natanael: “Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el rey de Israel”. Jesús le contestó: “Tú crees, porque te he dicho que te vi debajo de la higuera. Mayores cosas has de ver”. Después añadió: “Yo les aseguro que verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre”.
Palabra del Señor.

Reflexión (profundización propuesta, si bien se sugiere sea algo personal)
«Se trata de un elogio que recuerda al texto de un Salmo: “Dichoso el hombre […] en cuyo espíritu no hay fraude”, pero que suscita la curiosidad de Natanael, quien replica sorprendido: “¿De qué me conoces?”. La respuesta de Jesús no se entiende en un primer momento. Le dice: “Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi”.
Hoy es difícil darse cuenta con precisión del sentido de estas últimas palabras. Según dicen los especialistas, es posible que, dado que a veces se menciona a la higuera como el árbol bajo el que se sentaban los doctores de la ley para leer la Biblia y enseñarla, está aludiendo a este tipo de ocupación desempeñada por Natanael en el momento de su llamada.
De todos modos, lo que más cuenta en la narración de Juan es la confesión de fe que al final profesa Natanael de manera límpida: “Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel”.» (S.S. Benedicto XVI, 4 de octubre de 2006)

Diálogo con Cristo
Dedica unos minutos a tener un diálogo espontáneo con Cristo, de corazón a Corazón, a partir de lo que haya llegado al propio interior, de lo que te haya dicho Dios.

Propósito (es mejor que surja del diálogo íntimo que se ha tenido con Cristo)
Pedir, en mi oración de hoy, el don de que mi testimonio de vida conmueva el corazón duro de los demás.

«Gracias a Él, encarnado y hecho hombre, amigo inseparable, Señor del mundo y de la historia, hemos podido poseer la certeza de que Él existe más allá de cuanto alcanza a ver nuestra mente y nuestros sentidos como un abismo de ternura y perdón. ¡Gracias, Señor, por el don de tu fe…!»
(Cristo al centro, n. 956)

FECHA DE PUBLICACIÓN: 2014-09-29
El poder del amor.
2014-09-30
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD

Oración preparatoria
Espíritu Santo, dulce huésped de mi alma, necesito vivir este momento de oración con una fe cierta, con la esperanza que no defrauda y con la caridad que no espera recompensa, porque quiero crecer en el amor a Ti y a los demás.

Petición (gracia/fruto que se busca)
Padre bueno, dame la fuerza para cortar con las actitudes que me puedan separar de tu ley de amor.

Texto base para entablar el diálogo con Dios
Del santo Evangelio según san Lucas 9, 51-56

Cuando ya se acercaba el tiempo en que tenía que salir de este mundo, Jesús tomó la firme determinación de emprender el viaje a Jerusalén. Envió mensajeros por delante y ellos fueron a una aldea de Samaria para conseguirle alojamiento; pero los samaritanos no quisieron recibirlo, porque supieron que iba a Jerusalén. Ante esta negativa, sus discípulos Santiago y Juan le dijeron: «Señor, ¿quieres que hagamos bajar fuego del cielo para que acabe con ellos?».
Pero Jesús se volvió hacia ellos y los reprendió. Después se fueron a otra aldea.
Palabra del Señor.

Reflexión (profundización propuesta, si bien se sugiere sea algo personal)
Jesús reprende a los dos apóstoles que querían hacer bajar fuego del cielo sobre aquellos que no le habían acogido y ha advertido que le camino del cristiano no es una vía de venganza. El camino del cristiano es el de la humildad, de la mansedumbre.
Nos hará bien pensar en este espíritu de humildad, de ternura, de bondad. Un espíritu humilde que el Señor quiere de todos nosotros. ¿Dónde está pues el poder que nos lleva a este espíritu?  Justamente en el amor, en la conciencia de que estamos en las manos del Padre. Cuando uno escucha esto, no es para hacer descender fuego del cielo. Porque viene el otro espíritu, el de la caridad que todo lo sufre, todo lo perdona, que no es jactancioso, que es humilde, que no se busca a sí mismo. Alguno puede decir, y existieron algunos filósofos que la pensaban así, que se trata de una humillación de la majestad del hombre, de la grandeza del hombre. Esto es estéril. (Cf. S.S. Francisco, 1 de octubre de 2013, homilía en Santa Marta)

Diálogo con Cristo
Dedica unos minutos a tener un diálogo espontáneo con Cristo, de corazón a Corazón, a partir de lo que haya llegado al propio interior, de lo que te haya dicho Dios.

Propósito (es mejor que surja del diálogo íntimo que se ha tenido con Cristo)
Voy a rezar tres avemarías para pedir a Dios el don de saber descubrir y vivir de acuerdo a su voluntad.

«Que sus corazones sean un reflejo del Verbo Divino; llenos de mansedumbre, bondad, y dulzura; como un pedazo de pan al que se pueden acercar todos los hombres que tengan necesidad de Él.»
(Cristo al centro, n. 1445)

FECHA DE PUBLICACIÓN: 2014-09-30
Las condiciones para seguir a Jesús.
2014-10-01
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ARTÍCULOS DE OPINIÓN

Oración preparatoria
Espíritu Santo, dulce huésped del alma que te deje entrar. ¡Creo en Ti, en tu amor y en tu misericordia! Quiero prepararme, exterior e interiormente, para vivir este momento de oración con fe, esperanza y en la caridad que no espera recompensa. Dirige mi corazón para que pueda escuchar y seguir las palabras de Jesús, mi Rey y Señor.

Petición (gracia/fruto que se busca)
Jesús, dame la fuerza para seguirte con la humildad, la confianza y el amor que siempre tuvo santa Teresa del Niño Jesús.

Texto base para entablar el diálogo con Dios
Del santo Evangelio según san Lucas 9, 57-62

En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus discípulos, alguien le dijo: «Te seguiré a donde quiera que vayas». Jesús le respondió: «Las zorras tienen madrigueras y los pájaros, nidos; pero el Hijo del hombre no tiene en dónde reclinar la cabeza».
A otro, Jesús le dijo: «Sígueme». Pero él le respondió: «Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre». Jesús le replicó: «Deja que los muertos entierren a sus muertos. Tú ve y anuncia el Reino de Dios».
Otro le dijo: «Te seguiré, Señor; pero déjame primero despedirme de mi familia». Jesús le contestó: «El que empuña el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios».
Palabra del Señor.

Reflexión (profundización propuesta, si bien se sugiere sea algo personal)
«Jerusalén es la meta final, donde Jesús, en su última Pascua, debe morir y resucitar, y así llevar a cumplimiento su misión de salvación. Desde ese momento, después de esa “firme decisión”, Jesús se dirige a la meta, y también a las personas que encuentra y que le piden seguirle les dice claramente cuáles son las condiciones: no tener una morada estable; saberse desprender de los afectos humanos; no ceder a la nostalgia del pasado.
Pero Jesús dice también a sus discípulos, encargados de precederle en el camino hacia Jerusalén para anunciar su paso, que no impongan nada: si no hallan disponibilidad para acogerle, que se prosiga, que se vaya adelante. Jesús no impone nunca, Jesús es humilde, Jesús invita. Si quieres, ven. La humildad de Jesús es así. Él invita siempre, no impone.» (S.S. Francisco, 30 de junio de 2013)

Diálogo con Cristo
Dedica unos minutos a tener un diálogo espontáneo con Cristo, de corazón a Corazón, a partir de lo que haya llegado al propio interior, de lo que te haya dicho Dios.

Propósito (es mejor que surja del diálogo íntimo que se ha tenido con Cristo)
Tomar la firme decisión de ir hoy a una iglesia o capilla cercana, para ofrecerle mis actividades a Dios.

«Es relativamente fácil hacer saltar la chispa del amor a Cristo y el entusiasmo por su persona, pero es difícil que ese entusiasmo no se apague cuando se ven las exigencias del seguimiento de Cristo y la incidencia que éstas tienen en las propias pasiones.»
(Cristo al centro, n. 2054)

FECHA DE PUBLICACIÓN: 2014-10-01
El Señor ha elegido a los pequeños.
2014-10-02
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD

Oración preparatoria
Gracias, Padre por enviar a tus santos ángeles para cuidarnos. Ángel custodio, te pido tu especial protección en esta oración en la que, con la gracia del Espíritu Santo, confío podré conocer, amar e identificarme cada día más con la voluntad de Dios. Protégeme de todo mal y condúceme hacia Cristo.

Petición (gracia/fruto que se busca)
Señor, dame la humildad de un niño, que sabe reconocerse criatura y servidor de los demás.

Texto base para entablar el diálogo con Dios
Del santo Evangelio según san Mateo 18, 1-5. 10

En cierta ocasión, los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: “¿Quién es más grande en el Reino de los cielos?”
Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y les dijo: “Yo les aseguro a ustedes que si no cambian y no se hacen como los niños, no entrarán en el Reino de los cielos. Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el más grande en el Reino de los cielos. Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, me recibe a mí.
Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, pues yo les digo que sus ángeles, en el cielo, ven continuamente el rostro de mi Padre, que está en el cielo”.
Palabra del Señor.

Reflexión (profundización propuesta, si bien se sugiere sea algo personal)
En un pueblo, cada uno tiene su sitio. Pero el Señor habla a la gente así, a la masa, nunca. Siempre habla personalmente, con los nombres. Y elige personalmente. El pasaje de la creación es una figura que hace ver esto: es el mismo Señor que con sus manos artesanalmente hace al hombre y le da nombre: ´tú te llamas Adán´. Y así comienza esa relación entre Dios y la persona. Y hay otra cosa, hay una relación entre Dios y nosotros pequeños: Dios, el grande y nosotros pequeños. Dios, cuando debe elegir a las personas, también a su pueblo, siempre elige a los pequeños. Dios elige a su pueblo porque es el más pequeño, tiene menos poder que los otros pueblos. Hay un diálogo entre Dios y la pequeñez humana. También la Virgen María dijo: "El Señor ha mirado la humillación de su sierva". El Señor ha elegido a los pequeños. (Cf. S.S. Francisco, 21 de enero de 2014, homilía en Santa Marta)

Diálogo con Cristo
Dedica unos minutos a tener un diálogo espontáneo con Cristo, de corazón a Corazón, a partir de lo que haya llegado al propio interior, de lo que te haya dicho Dios.

Propósito (es mejor que surja del diálogo íntimo que se ha tenido con Cristo) 
Para practicar la humildad, hoy no voy a hablar de mí, ni me justificaré innecesariamente.

«Ya no se requiere el golpe duro del cincel, sino el detalle pequeño que es obra del amor, de la humildad y de la paciencia. Cuando los ríos son profundos corren con menor ruido.»
(Cristo al centro, n. 1097)

FECHA DE PUBLICACIÓN: 2014-10-02
Cuando se escucha la Palabra de Jesús..
2014-10-03
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD

Oración preparatoria
Señor, sé que en esta oración me estás invitando a dialogar contigo, porque me amas. Yo creo y confío en Ti, te amo con todo mi corazón por eso te ofrezco mi mente, mi alma, y te consagro este día.

Petición (gracia/fruto que se busca)
Jesús, permite que sepa escuchar lo que hoy me quieres decir porque hoy, y siempre, quiero amarte y seguirte.

Texto base para entablar el diálogo con Dios
Del santo Evangelio según san Lucas 10, 13-16

En aquel tiempo, Jesús dijo: «¡Ay de ti, ciudad de Corozoaín! ¡Ay de ti, ciudad de Betsaida! Porque si en las ciudades de Tiro y Sidón se hubieran realizado los prodigios que se han hecho en ustedes, hace mucho tiempo que se hubieran hecho penitencia, cubiertas de sayal y de ceniza. Por eso el día del juicio será menos severo para Tiro y Sidón que para ustedes. Y tú, Cafarnaúm, ¿crees que serás encumbrada hasta el cielo? No. Serás precipitada en el abismo».
Luego Jesús dijo a sus discípulos: «El que los escucha a ustedes, a mí me escucha; el que los rechaza a ustedes, a mí me rechaza y el que me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado».
Palabra de Dios.

Reflexión (profundización propuesta, si bien se sugiere sea algo personal)
Cuando nosotros estamos en tentación, no escuchamos la Palabra de Dios: no escuchamos, no entendemos, porque la tentación nos cierra, nos quita cualquier capacidad de previsión, nos cierra cualquier horizonte, y así nos lleva al pecado. Cuando estamos en tentación, solamente la Palabra de Dios, la Palabra de Jesús nos salva. Escuchar la Palabra que nos abre el horizonte... Él siempre está dispuesto a enseñarnos como salir de la tentación. Y Jesús es grande porque no solo nos hace salir de la tentación, sino que nos da más confianza.
Esta confianza es una fuerza grande, cuando estamos en tentación: el Señor nos espera, se fía de nosotros así, tentados, pecadores, siempre abre horizontes. Y viceversa, el diablo con la tentación cierra, cierra, cierra. (Cf. S.S. Francisco, 18 de febrero de 2014, homilía en Santa Marta)

Diálogo con Cristo
Dedica unos minutos a tener un diálogo espontáneo con Cristo, de corazón a Corazón, a partir de lo que haya llegado al propio interior, de lo que te haya dicho Dios.

Propósito (es mejor que surja del diálogo íntimo que se ha tenido con Cristo) 
Leer diariamente un pasaje del Evangelio, preferentemente con la familia.

«Amen la oración, anhelen ansiosamente disponer de un tiempo para el amado, tengan sed de oración, y por ningún motivo del mundo la releguen o la dejen para después.»
(Cristo al centro, n. 1706)

FECHA DE PUBLICACIÓN: 2014-10-03
¿Quién es el protagonista en la evangelización?
2014-10-04
MÉXICO | VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD

Oración preparatoria
Señor, hoy que celebramos la fiesta de san Francisco de Asís, modelo de humildad y de pobreza, inicio mi oración deseando sinceramente dejar todo lo que pueda distraer mi atención. No soy digno de experimentar tu presencia, pero tu misericordia y tu gracia pueden transformar esta meditación en un coloquio de amor.

Petición (gracia/fruto que se busca)
Jesús, dame un corazón humilde, dócil y bondadoso, que sepa darte el lugar que te corresponde en todas mis actividades. 

Texto base para entablar el diálogo con Dios
Del santo Evangelio según san Lucas 10, 17-24
En aquel tiempo, los setenta y dos discípulos regresaron llenos de alegría y le dijeron a Jesús: «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre».
Él les contestó: «Vi a Satanás caer del cielo como el rayo. A ustedes les he dado poder para aplastar serpientes y escorpiones y para vencer toda la fuerza del enemigo, y nada les podrá hacer daño. Pero no se alegren de que los demonios se les sometan. Alégrense más bien de que sus nombres están escritos en el cielo».
En aquella misma hora, Jesús se llenó de júbilo en el Espíritu Santo y exclamó: «¡Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla! ¡Gracias, Padre, porque así te ha parecido bien! Todo me lo ha entregado mi Padre y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo y aquél a quien el Hijo se lo quiera revelar».
Volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: «Dichosos los ojos que ven lo que ustedes ven. Porque Yo les digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven y no lo vieron, y oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron».
Palabra del Señor.

Reflexión (profundización propuesta, si bien se sugiere sea algo personal)
«Siempre como misioneros del Evangelio, con la urgencia del Reino que está cerca. Todos deben ser misioneros, todos pueden escuchar la llamada de Jesús y seguir adelante y anunciar el Reino.
Dice el Evangelio que estos setenta y dos regresaron de su misión llenos de alegría, porque habían experimentado el poder del Nombre de Cristo contra el mal. Jesús lo confirma: a estos discípulos Él les da la fuerza para vencer al maligno. Pero agrega: “No estéis alegres porque se os someten los espíritus; estad alegres porque vuestros nombres están escritos en el cielo”. No debemos gloriarnos como si fuésemos nosotros los protagonistas: el protagonista es uno solo, ¡es el Señor! Protagonista es la gracia del Señor. Él es el único protagonista. Nuestra alegría es sólo esta: ser sus discípulos, sus amigos. Que la Virgen nos ayude a ser buenos obreros del Evangelio.» (S.S. Francisco, 7 de julio de 2013)

Diálogo con Cristo
Dedica unos minutos a tener un diálogo espontáneo con Cristo, de corazón a Corazón, a partir de lo que haya llegado al propio interior, de lo que te haya dicho Dios.

Propósito (es mejor que surja del diálogo íntimo que se ha tenido con Cristo) 
Iniciar o reafirmar, hoy, el buen hábito de agradecer a Dios las gracias recibidas al terminar una actividad, una comida, el día.

«Recuerda que no eres protagonista en esta misión sino sólo un instrumento; recuerda que Dios es el anhelo de toda alma y a Él sólo le poseen los humildes y sencillos de corazón.»
(Cristo al centro, n. 1624)

FECHA DE PUBLICACIÓN: 2014-10-04
 
 


Síguenos en :   
Auspiciada por la congregación de los Legionarios de Cristo y el Movimiento Regnum Christi , Copyright 2014 , Legión de Cristo. Todos los derechos reservados.

¿Deseas agregar a tus favoritos?
  -    No