Una obra de arte destrozada y… redimida.
El 21 de mayo de 1972, muchas personas visitaban la Basílica de San Pedro y se detenían para rezar ante la Piedad de Miguel Ángel. De repente, se acercó un loco y se lanzó con un martillo y comenzó a dañar la escultura. ¿sabes qué pasó después? No te pierdas este nuevo capítulo del podcast “El Catecismo + que palabras” con el H. Alexis Gatica, L.C.

¿Deseas agregar "Una obra de arte destrozada y… redimida." a tus favoritos?
  -    No