Promulgación de la Ratio institutionis de la Congregación de los Legionarios de Cristo. «Christus vita vestra».

El Director general promulgó el 1 de mayo del 2017 la Ratio institutionis de la Congregación de los Legionarios de Cristo. «Christus vita vestra», aprobada ad experimentum hasta el Capítulo General de 2020.

¡Venga tu Reino!

Prot. DG-LC 1796-2017

Clas. I.3.27

Roma, 1 de mayo de 2017

 

 

A los legionarios de Cristo

 

 

 

Muy queridos padres y hermanos:

Al comenzar el mes dedicado a la Santísima Virgen María, tengo la alegría de presentarles la Ratio institutionis de la Legión de Cristo, que he aprobado ad experimentum hasta el Capítulo General de 2020. Por medio de esta carta quiero señalar algunos aspectos sobresalientes del texto, explicar algunas opciones hechas y ofrecerles una clave de lectura que les pueda ayudar a ir descubriendo poco a poco lo que contiene.

  1. Un texto preparado con la colaboración de la congregación

El camino de preparación de este texto ha sido largo y, en cierta forma, todos hemos colaborado en esta tarea: con nuestras reflexiones y sugerencias en el proceso de revisión de las Constituciones, con nuestra participación en la preparación del Capítulo General extraordinario de 2014 y a través de las diversas consultas que se hicieron en las diversas fases de elaboración del texto. En el anexo 3 pueden encontrar una descripción detallada del proceso de redacción.

  1. Estilo del texto

San Juan Pablo II describía así lo que debe ser la Ratio institutionis de un instituto de vida consagrada: «un proyecto de formación inspirado en el carisma institucional, en el cual se presente de manera clara y dinámica el camino a seguir para asimilar plenamente la espiritualidad del propio Instituto» (Vita consecrata 68).

La Iglesia concede un amplio margen de libertad en cuanto al estilo y extensión de estos documentos. Nosotros vimos conveniente dejar bien definida la identidad del legionario de Cristo y desentrañar, de un modo atractivo y a la vez práctico, los objetivos formativos, las características de nuestra pedagogía y los medios que forman parte de nuestra tradición.

Se ha buscado también que la Ratio institutionis pueda ser una fuente para la oración y reflexión personal, profundizando en algunos elementos doctrinales y espirituales. Además, se ha querido ofrecer a los legionarios de hoy y de mañana un texto propio de mayor amplitud que desarrolle, de acuerdo a las circunstancias actuales, lo que se enuncia sintéticamente en nuestras Constituciones y demás códigos secundarios.

  1. «Christus vita vestra»: síntesis de nuestra propuesta formativa

La Ratio institutionis lleva por título las mismas palabras que leemos en el ingreso de las casas de noviciado: «Christus vita vestra» (Col 3, 4). En estas palabras de san Pablo podemos encontrar sintetizada la identidad del legionario y, por ello, el camino para nuestra plenitud y fecundidad como seguidores de Cristo, en respuesta al plan de Dios sobre esta obra que la providencia ha querido confiar a nuestras manos.

  1. Un camino formativo con dos grandes momentos

La formación, como la concibe hoy la Iglesia, es entendida como un único camino de seguimiento de Cristo que se realiza en dos grandes momentos: la formación inicial y la formación permanente. La Ratio institutionis busca señalar la distinción y el nexo entre ambas, haciendo hincapié en que estamos siempre en formación y es durante la formación inicial cuando se ha de adquirir la disposición para formarse y dejarse formar durante toda la vida. En efecto, nadie puede suponer que ha «completado ya la gestación de aquel hombre nuevo que experimenta dentro de sí, ni de poseer en cada circunstancia de la vida los mismos sentimientos de Cristo» (Vita consecrata 69).

A esta luz, es importante señalar con fuerza que nuestra Ratio institutionis no está dirigida principalmente a los hermanos en formación ni está escrita en primer lugar para los formadores. Se trata de un documento de referencia permanente para cada legionario, que propone un camino de crecimiento continuo y gradual en la identificación con Cristo. Es un texto que nos puede servir en cualquier etapa de la vida como guía e inspiración, como alimento para la oración y fuente para la predicación.

En este camino, cada legionario es responsable de su propia formación. Por eso el texto subraya la importancia de que cada uno logre interiorizar el ideal que la Legión le propone y forjar, en la libertad y el amor, convicciones profundas que lo sostengan en su vida. Como base de este trabajo, se coloca la necesidad de la escucha de Dios y del conocimiento de uno mismo, para poder integrar la propia historia y asumir toda circunstancia como parte de la providencia de Dios sobre la propia vida.

  1. El acompañamiento

En el texto se subraya también el debido acompañamiento personal por parte de los diversos formadores, entre los que se incluye al director espiritual. Se considera también a la comunidad como un agente de formación y marco esencial de la vida religiosa. Otros medios y ámbitos de acompañamiento que la Ratio propone son: la evaluación y autoevaluación periódicas, la mentoría apostólica, el adecuado uso de la psicología y la proyección apostólica de cada legionario.

  1. El itinerario formativo

El Capítulo General encomendó al gobierno general que se definieran algunos elementos del itinerario formativo en la Legión (cf. CCG 2014, 148). Tras las debidas consultas y análisis, han quedado ya recogidos en la Ratio institutionis. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • – Para que la formación inicial ofrezca una mejor ayuda para lograr los objetivos formativos, se busca armonizar el itinerario religioso (momentos de admisión a la profesión, renovaciones de votos y profesión perpetua) con las etapas configuradas en torno a los estudios. Además, se organizan los tiempos y duración de las etapas buscando que el religioso pueda dar el paso a la profesión perpetua en unas circunstancias formativas que favorezcan el discernimiento, el acompañamiento y una opción libre, madura y ponderada delante de Dios (cf. CCG 2014, 149).
  • – Se presenta la etapa previa al noviciado señalando los objetivos indispensables por lograr, dejando a los territorios suficiente flexibilidad para determinar las modalidades.
  • – Se recoge el discernimiento hecho y las decisiones tomadas sobre los estudios de humanidades (cf. CCG 2014, 156).
  • – Se consideran las prácticas apostólicas, ante todo, como una etapa de formación integral y se determina la praxis para definir la duración de dos o tres años.
  • – Se mantiene la posibilidad de hacer la licencia en filosofía al regresar de las prácticas apostólicas.
  • – Se presenta la licencia en teología u otra especialización como un paso normal en la vida de cada legionario después de los primeros años de sacerdocio.
  1. Sección de normas

La Ratio institutionis forma parte del derecho propio y por ello tiene un carácter normativo: expresa cómo la Legión concibe y organiza la formación; propone la manera en que se conserva, transmite y desarrolla el carisma de la Legión; y ofrece a sus miembros los medios para vivirlo en las diversas etapas de su vida.

El documento contiene al final una sección de normas propiamente dichas, que aplican y concretizan algunos de los principios contenidos en el documento. También dan directrices para la elaboración de los reglamentos de las casas de formación inicial.

Naturalmente, no se pretende normar el modo en que han de vivirse las virtudes, ni mucho menos el crecimiento en la santidad personal. Más bien, se busca garantizar y determinar algunos procedimientos institucionales que ayuden a crear el ambiente formativo más propicio para tal crecimiento y para la maduración integral del legionario de Cristo.

  1. Otros elementos del texto

Quiero destacar otros elementos que conviene tener presentes:

  • El texto contiene abundantes citas de la Sagrada Escritura, del Magisterio eclesial y de nuestras Constituciones. Pudimos tener en cuenta también la Ratio fundamentalis institutionis sacerdotalis, publicada por la Congregación para el clero el 8 de diciembre de 2016.
  • Se ha puesto un acento en temas de señalada actualidad e importancia para la formación sacerdotal: la madurez afectiva, el impacto y desarrollo del mundo digital y el discernimiento espiritual.
  • A las cuatro dimensiones tradicionales de la formación sacerdotal, nuestra Ratio institutionis añade otras dos, que son esenciales para la formación del legionario: la formación para la vivencia de los consejos evangélicos y la formación en y para la comunión.
  • Se han recogido las pautas del Capítulo General sobre la inserción del legionario en el Regnum Christi (cf. CCG 2014, 22-25).

 

  1. Un medio para seguir llevando adelante la renovación de la Legión

Hoy tenemos en nuestras manos la primera Ratio institutionis de la Legión de Cristo, para acogerla con gratitud, conocerla con dedicación y buscar asimilarla en nuestra vida. Nace en el contexto de la profunda renovación que estamos viviendo; hemos querido que recoja la riqueza de nuestro pasado y, al mismo tiempo, nos ayude a seguir mejorando en aquellos aspectos que la Iglesia, como buena Madre, nos ha ayudado a identificar. Busca responder a los retos que tendrán que enfrentar quienes emprenden en la Legión el camino del seguimiento de Cristo y también dar orientaciones para quienes llevamos más tiempo en la vida religiosa y en el sacerdocio.

Como suele ocurrir con documentos de esta naturaleza, habrá muchos elementos en los que encontraremos grande sintonía. Quizás nos podremos topar también con algunos aspectos, expresiones o incluso decisiones prudenciales que, a primera vista, puedan parecer difíciles de compartir. Me parece que, más allá de las decisiones puntuales o de formulaciones específicas, lo importante es no perder de vista el núcleo de este documento que es la identidad del legionario de Cristo y nuestra misión al servicio de la Iglesia. Corresponderá al próximo Capítulo General de 2020 revisar esta Ratio institutionis y autorizar los ajustes que se consideren necesarios a la luz de la experiencia de su aplicación durante los próximos tres años.

«En su misión de formar apóstoles, líderes cristianos al servicio de la Iglesia, los legionarios hacen presente el misterio de Cristo que reúne en torno a sí a los apóstoles, les revela el amor de su corazón, los forma y los envía para colaborar con Él en la instauración de su Reino» (CLC 4). Para que podamos cumplir con nuestra misión de formadores de apóstoles, es necesario que primero cada uno de nosotros se forme y se deje formar constantemente por Cristo: nuestro centro, criterio y modelo. Así, nuestra vida podrá ser un signo de la presencia de su Reino en el mundo.

Su hermano en Cristo y la Legión,

P. Eduardo Robles-Gil, L.C.

 

Anexo 1: Ratio institutionis

Anexo 2: Decreto de aprobación

Anexo 3: Algunas notas sobre el proceso de redacción