P. Eduardo Robles-Gil a los miembros del Movimiento de Madrid: “Para que el Regnum Christi tenga futuro, los necesitamos a ustedes, los jóvenes”

Conferencia P. Eduardo Robles-Gil LC en Madrid

“Necesitamos jóvenes enamorados de Cristo. Eso es lo que hizo que muchos estemos aquí. Cuando éramos jóvenes encontramos un lugar para vivir nuestro cristianismo, agradable, atractivo, con sentido de misión. Eso es el futuro del Movimiento. Para que el movimiento tenga futuro y para que en el futuro exista el movimiento, los necesitamos a ustedes, los jóvenes, como testigos”, explicó el pasado domingo, 12 de abril, el director general del Regnum Christi en su primer encuentro con miembros del Movimiento de Madrid.

Un encuentro que tuvo lugar en la Universidad Francisco de Vitoria y en el abordó todos los temas que le plantearon los asistentes: actualidad del Regnum Christi, la visión que tiene el Papa de nosotros, la figura del P. Maciel o los cambios experimentados en la congregación después de la etapa de purificación, entre otros muchos temas.

El P. Eduardo comenzó explicando los pasos que ha dado el Regnum Christi desde las Asambleas de las ramas consagradas y el Capítulo de los legionarios, como la aprobación de sus Constituciones, la creación de Consejos y Comités… Ahora bien, el director general puso el acento en lo que ahora es más importante: la revisión de los Estatutos de 1º y 2º grado. Es muy importante para que “ustedes conozcan más, amen más y sientan más suyo lo que es la realidad del movimiento”. Esta revisión debe extenderse a lo largo de 2015 y mediados de 2016, con la idea de “tener un estatuto que nos diga en esencia qué es lo que somos pero en términos jurídicos”.

A más largo plazo queda otra necesidad: la configuración canónica del Regnum Christi, la cual “tiene una dificultad particular, y es que en el derecho canónico no hay una figura que represente lo que son las nuevas realidades eclesiales entre las que estamos nosotros. No es un problema del Regnum Christi –aclaró el P. Robles Gil-, sino que afecta a muchos otros en la Iglesia. Estamos buscando caminos para la aprobación de las nuevas realidades eclesiales”.

Cercanía en la Iglesia y al Papa
El P. Eduardo también explicó que las relaciones con otras congregaciones y con los obispos en general son buenas. Ha habido un cambio de percepción después de todo lo que se ha vivido.

Sobre la relación con el Papa Francisco explicó que “no representamos una preocupación directa. Nos conoce desde que era Arzobispo de Buenos Aires. El Papa Francisco sí te sigue, aunque no sea lo que más le preocupa. No es un trato demasiado cercano, pero es amable y nos da confianza”.

“La historia es la que es”
Con esta claridad señaló lo que representa el P. Maciel para la historia del Regnum Christi: “La historia es la que es. Tuvimos un fundador que se portó fatal”, pero “también conocemos las palabras del Papa Benedicto XVI de que el fundador es un misterio”.

La misión es “dar testimonio de nuestro compromiso de amor a la Iglesia, y con el Regnum Christi. Podemos decir que el testimonio es esperanzador porque encontramos a Dios en él y en el seno de esta familia espiritual. Creemos en la capacidad evangelizadora del Regnum Christi, y sabemos que ayuda a las personas en su encuentro con Cristo”.

Aprender a ser humildes
El P. Eduardo también explicó algunas de las conclusiones del proceso de purificación. “Hay cosas que aprender. La humildad con la que tenemos que trabajar –señaló como ejemplo-. Estoy orgulloso de ser legionario y miembro del Regnum Christi, pero tenemos que ser más cuidadosos en muchas formulaciones. Hay que sentirse Iglesia y hermanos de muchas otras realidades de la Iglesia”.

Explicó también en donde se encontraban algunos de los problemas que experimentó la congregación: “Nosotros fuimos creciendo mucho y no pudimos tener la misma solidez. No era sana la unidad que teníamos. No era fácilmente gobernable. Ahora hemos aprendido a delegar gobierno en los superiores territoriales. Hay que ser más participativo y hacer mayor delegación. Hemos aprendido a ser más naturales, más normales en muchas cosas”.

En cuanto a la espiritualidad, el padre explicó que “no ha habido tantos cambios. Todo sigue centrado en Cristo, en toda su persona. No seguimos otra cosa que no sea Cristo en el Evangelio”.

Fuente: Lo +RC


Fotografías relacionadas: