«Conocer nuestra historia a la luz de Dios»

Curso sobre la historia de la Legión de Cristo y del Regnum Christi a partir de los documentos

«Comprender nuestra historia a la luz de Dios»
Syllabus Curso sobre historia y espiritualidad de la Legión de Cristo.

El Papa Francisco invita a los consagrados a «poner atención en la propia historia» como algo «indispensable para mantener viva la identidad y fortalecer la unidad de la familia y el sentido de pertenencia de sus miembros». Teniendo presente estas palabras, y los encargos del Capítulo General (cf. CCG 2014, 207), el Archivo Histórico General ha preparado un curso sobre la historia y espiritualidad de la Legión de Cristo y del Regnum Christi basándose en el libro que se publicó en la exposición histórico-documental con motivo del 75º aniversario de la fundación.

«Conocer nuestra historia a la luz de Dios»Del 18 al 21 de abril se impartió este curso por primera vez a los novicios y humanistas de Monterrey, durante la mañana, y a las candidatas del Centro de Formación de Monterrey, durante la tarde. El hermano César Tobón, L.C., que colabora con el Archivo Histórico General en la Sede de la dirección general, impartió todas las ponencias. Estaba prevista la participación del padre Jaime Rodríguez, L.C., Syllabus-Curso-historia.pdfpero se tuvo que ausentar por motivos familiares.

Durante el curso se presentó la historia de la Legión y del Movimiento a partir de una serie de documentos históricos. Se realizó un recorrido cronológico de los principales eventos y se desarrolló un bloque temático que pretendía profundizar en algunos aspectos de la espiritualidad y el apostolado.

«Ha sido una experiencia muy iluminadora y enriquecedora presentar este curso a las candidatas, novicios y humanistas, y observar su pasión por conocer más sobre la Legión y el Movimiento, con el fin de comprender nuestra historia a la luz de Dios, y seguir madurando en su discernimiento vocacional. Hasta el año 2009 todos conocíamos la historia institucional de la Legión y del Movimiento con base en lo que nos había referido el fundador. A partir de esa fecha la historia se dejó de lado y las generaciones que han venido después tienen una laguna en este ámbito de la formación. Si bien, como nos ha reiterado el padre Eduardo, para escribir una historia completa de la Legión y del Movimiento todavía nos falta una mayor madurez institucional, una sana distancia de los hechos y más fuentes que nos ayuden a completar algunos vacíos históricos, este proyecto, basado en los documentos que tenemos, trata de presentar una visión más clara, aunque parcial, sobre nuestra historia, que será enriquecida con la próxima publicación de la Cronología de la Legión y del Regnum Christi», comentó el hermano César Tobón, L.C.

«Conocer nuestra historia a la luz de Dios»Algunos de los temas expuestos fueron: La fundación y el camino de aprobación canónica de la Legión de Cristo; la Legión de Cristo a través de las versiones de sus Constituciones; el Regnum Christi, orígenes, desarrollo y configuración canónica; las consagradas y los laicos consagrados del Regnum Christi, un acercamiento a la luz de las diversas versiones de sus Estatutos; el caso P. Marcial Maciel, L.C. (1920-2008); la visita apostólica (2009-2010) y el mandato del Delegado Pontificio; un carisma que se encarna en la educación, al servicio de la Iglesia, el anuncio de la fe, la evangelización de la familia, de la cultura y de los medios de comunicación social, la animación de grupos juveniles, la promoción de la caridad y la solidaridad con los más necesitados.

María de la Almudena Barta Álvarez comentó: «El curso me gustó porque retomamos la historia y la vimos desde la misericordia de Dios. Es verdad que se recuerdan hechos dolorosos, pero también se ve la fidelidad de Dios en cada instancia. También, de alguna manera, es recordar el por qué estoy aquí. El curso ha sido muy objetivo, con la verdad por delante, pero sin olvidar que hay que ver los hechos desde una perspectiva más amplia, ver la situación de la Iglesia, las comunicaciones de entonces. Esta es la historia de la salvación, lo vemos en el pueblo elegido que cae y Dios siempre está ahí levantándolo».

«Me ayudó a ver cómo Dios se hace presente en la Iglesia a través de los carismas que va inspirando por medio del Espíritu Santo, y cómo la Legión y el Movimiento son uno de tantos carismas. Este carisma, que ha sido verificado y confirmado por la Iglesia, a mí me corresponde colaborar para que dé el fruto que Dios espera, siendo fiel al llamado a encarnar el mensaje que Dios quiere dar a su Iglesia. La historia del Movimiento y de la Legión me ayuda a aprender de los errores, de los defectos y de las caídas que ha habido, pero también del testimonio de entrega, de fidelidad, de amor que tantos legionarios, que tantos hombres y mujeres han tenido. Y estos son los testimonios que motivan, que enseñan y que dejan como lección que vale la pena entregarse por Cristo, porque Él nunca va a abandonar a esta obra que Él ha inspirado y que la llevará a buen término», comentó el hermano César Hernández, n.L.C.

Los participantes pudieron acceder a diversos materiales de referencia durante los momentos de estudio y descanso con facsímiles de documentos del Archivo, infografías históricas y diversas publicaciones. «La cuestión de documentos que se nos han presentado han sido muy iluminadores, han aportado información que enriquecen la historia y la visión sobrenatural de la historia, la acción de Dios por encima de esta misma historia, la mano de la Iglesia que nos ha apoyado y lo que es el proceso de renovación desde la mano de la Iglesia», comentó Verónica Brunkow, consagrada del Regnum Christi.

«Conocer nuestra historia a la luz de Dios»El hermano Leonel de las Cuevas comentó: «Lo que más me gustó de este curso fue la sinceridad y franqueza con la que se nos habló acerca de la historia del fundador. Me gustó ver que a lo largo de la historia el carisma esencial del Regnum Christi se ha conservado. Creo que lo que ha pasado durante estos años de renovación es que hemos ido removiendo todo lo que era de los hombres para que brillara de una mejor forma lo que venía del Espíritu Santo. Y me gustó mucho ver todo lo que tenemos en común los legionarios, las consagradas, los laicos consagrados y los miembros laicos del Movimiento. Realmente esta es una misma familia que va por un mismo camino, con una misma misión y un mismo corazón».