Tag Archives: Aniversario

En este aniversario, confíen en Jesucristo que los llamó en su juventud…

En la Solemnidad de la Virgen de los Dolores, 15 de septiembre, muchos legionarios de Cristo celebran un aniversario de haber iniciado el Noviciado o de haber hecho su primera profesión religiosa. El Director general, P. Eduardo Robles-Gil invitó a los sacerdotes presentes en Roma que celebraban 25 años de haber ingresado a la Legión a una concelebración en la Sede de la Dirección General. También se recordaron en la misa el 40º aniversario de la profesión religiosa del P. José Cárdenas y los 35 años de vida consagrada del responsable general de los laicos consagrados, Jorge López.

«Confíen en ese Jesucristo que los llamó en su juventud y que es el único amigo que nunca defrauda y es el mismo ayer, hoy y siempre», escribió el padre Eduardo en una carta a quienes cumplían 25 años en la Legión. Pedimos sus oraciones por ellos para que Dios nuestro Señor les conceda la gracia de caminar junto al Corazón de Cristo y estar, como María, al pie de la cruz de nuestros hermanos para acompañarlos y hacerles sentir la misericordia.

Carta a los padres que cumplen 25 años en la Legión

El P. Eduardo Robles-Gil, L.C. envía una carta a los padres legionarios que iniciaron su noviciado hace 25 años para felicitarlos e invitarlos a no dejar de buscar la santidad y el bien de las personas que Dios ha querido asociar a su ministerio.

 

¡Venga tu Reino!

15 de septiembre de 2016

 

A los legionarios que ingresaron al noviciado en 1991

Muy queridos padres,

En estos días se cumplen 25 años de que muchos de ustedes recibieron el hábito legionario y empezaron el noviciado. Les escribo para felicitarlos y unirme a su acción de gracias a Dios por el don de la perseverancia en la Legión y por todos los dones y gracias que el Señor ha querido regalarles y, a través de ustedes, a muchas personas.

Hace 25 años acabábamos de celebrar el 50 aniversario de nuestra fundación, con la ordenación sacerdotal de 60 hermanos nuestros conferida en Roma por san Juan Pablo II. La Legión y el Movimiento crecían a un ritmo vertiginoso y las obras que emprendía para el servicio de la Iglesia y de los hombres eran cada vez más. Fue en ese clima en que cada uno de ustedes, con circunstancias ideales de edad, salud y convicción personal, emprendió su camino en la Legión. Progresivamente fueron dando los pasos por los que ese compromiso inicial con Cristo y con la Iglesia, hecho con corazón indiviso, se fue consolidando hasta llegar a la profesión perpetua y a la ordenación sacerdotal.

Son muchos años los que han vivido en la Legión y han sido etapas histórica y espiritualmente muy distintas. Ilusión, orgullo, cercanía de san Juan Pablo II, crecimiento, esperanza… y más recientemente años con dificultades, de purificación, renovación y penitencia. No han sido años fáciles, y somos conscientes de que todavía no hemos llegado a la meta. Pero también constatamos que el tiempo presente es una verdadera oportunidad para vivir nuestra vida religiosa y nuestro apostolado de manera más auténtica. Es importante que cada uno de ustedes analice bajo la mirada misericordiosa de Dios cuál es la situación de su vida religiosa y sacerdotal hoy y que pida al Señor la gracia de responder a su vocación a la santidad prestándose generosamente a la acción santificadora del Espíritu y al servicio de los hermanos.

Hoy más que nunca la Legión y el Movimiento están en sus manos, queridos padres. Ustedes están en una edad y etapa de su ministerio en la que han asumido ya o se les pedirá que asuman responsabilidades no indiferentes en la Congregación. Gozan además todavía de la juventud, la flexibilidad y la energía para ir poniendo en práctica lo que el Capítulo General nos ha marcado.

Por eso, los invito a que en este aniversario traigan de nuevo a su corazón las principales gracias que han recibido en su camino así las convicciones profundas que los han sostenido a lo largo de su vida. Sacando de lo antiguo y de lo nuevo, busquen en las Constituciones y en los Comunicados del Capítulo nueva gracia y nueva luz para encarnar lo que ahí se nos propone e irradiarlo con su vida en sus comunidades. Con su vida y sus palabras, se encuentran en una posición privilegiada para transmitir eficazmente del espíritu legionario y del Movimiento a las nuevas generaciones. Por favor, no teman poner su lámpara en un lugar que alumbre a toda la casa: no la oculten bajo el celemín.

Los animo, también, a crecer en su intimidad con Jesucristo. Normalmente esta etapa de la vida es de ajustes importantes de la personalidad y de la propia vida espiritual, acompañada a veces por situaciones de oscuridad e incertidumbre. No tengan miedo a enfrentarlas acompañados por su director espiritual y sus superiores. Es común que el Señor nos haga ver una vez más que sin él no podemos hacer nada y nos haga la invitación, como a Pedro, a caminar sobre las aguas. Se trata de experiencias que el Señor puede permitir para ayudarnos a crecer en su seguimiento. Confíen en ese Jesucristo que los llamó en su juventud y que es el único amigo que nunca defrauda y es el mismo ayer, hoy y siempre.

Estamos celebrando el Año de la Misericordia. Agradezco a Dios nuestro Señor, el amigo de las horas alegres y tristes de nuestras vidas, que nos haya concedido tener a cada uno de ustedes como hermano y como un apoyo para que la Legión y el Movimiento respondan con un sí generoso al plan de Dios. Veo en todo ello un signo del cariño y la misericordia del Corazón de Cristo.

Les pido una oración por mí. Cuenten con mi oración también por ustedes para que siempre lleven con sano orgullo y dignidad la sotana legionaria que recibieron con ilusión hace 25 años. En este día pediré a la Virgen de los Dolores por sus familias y por quienes han caminado a su lado en estos años de vida legionaria, especialmente sus formadores.

Su hermano en Cristo,

P. Eduardo Robles-Gil, L.C.

10 años de la Legión y el Regnum Christi en Palermo

Los días 17 y 18 de octubre los miembros del Regnum Christi de Palermo celebraron el 10º aniversario de la llegada del Movimiento a esa diócesis. Los festejos iniciaron con una concelebración eucarística en la iglesia de Santa Ana, presidida por el Card. Paolo Romeo. Lo acompañaron nuestro director general, el P. Eduardo Robles-Gil, el director territorial de Italia, P. Manuel Álvarez Vorrath, el P. Miguel Cavallé, quien acompañó los primeros pasos del Regnum Christi en la diócesis. Concelebraron también los legionarios que ejercen su apostolado en Palermo.

Estuvieron también presentes Karina Mondragón, directora territorial de las consagradas del Regnum Christi, y Alberto García, respresentante de los laicos consagrados del Regnum Christi.

La Sra. Ida Giganti, coordinadora local de apostolado, mencionó: «Cuando empezamos el Movimiento aquí, estábamos siguiendo un impulso más grande que nosotros. No teníamos idea de lo que el Señor nos tenía preparado. Estos diez años han sido una historia de amor».

El H. Giovanni D’Agostino, novicio palermitano que se encuentra ahora en Gozzano, escribió una carta a todos recordando cómo el crecimiento del árbol del Movimiento en Sicilia no ha sido fácil, especialmente cuando el apostolado no da los resultados esperados, pero el Señor nos invita a gritar de todos modos al mundo la verdad que hemos encontrado.

Las celebraciones continuaron con una convivencia en familia, con actividades deportivas y culturales para las distintas edades.