Tag Archives: Delegado Pontificio

«El Card. Velasio De Paolis nos supo guiar y acompañar con paternal solicitud en nuestro proceso de renovación»

Presentamos a continuación la carta del P. Eduardo Robles-Gil, LC a los miembros del Regnum Christi donde invita a la reflexión del papel del Card. Velasio De Paolis, CS, como Delegado Pontificio, y en la etapa de purificación y renovación de la Legión y del Regnum Christi. Al final de la carta se ofrece el archivo en pdf con los extractos de los textos del Card. De Paolis que envía también en su carta el P. Eduardo a los integrantes del Movimiento. El Card. Velasio falleció el pasado 9 de septiembre, tras varios meses de lucha contra el cáncer.


¡Venga tu Reino!

26 de septiembre de 2017

A los miembros del Regnum Christi

Muy estimados en Jesucristo:

Hace unos días les escribí unas breves líneas para comunicarles el fallecimiento del Card. Velasio De Paolis. Me dirijo ahora a ustedes con un poco más de calma para compartir algunas reflexiones a raíz de su partida y de lo que su persona ha significado para la Legión y el Movimiento.

Dios Nuestro Señor en su providencia, manifestada a través de la solicitud maternal de la Iglesia, quiso que fuera él su instrumento para dirigir, como delegado pontificio, la nave de esta obra de Dios que es la Legión y el Regnum Christi en momentos particularmente difíciles de nuestra historia. A lo largo de esos años de grandes desafíos nos supo guiar y acompañar con paternal solicitud en nuestro proceso de purificación y renovación. Damos gracias a Dios por ello con la certeza de sus esfuerzos y fatigas habrán contribuido a merecerle gozar ahora de su gloria eterna.

El pasado lunes 11 de septiembre un grupo de sacerdotes legionarios concelebramos la misa de exequias presidida por el Card. Angelo Sodano, decano del Colegio Cardenalicio, en la Basílica de San Pedro, en la que participaron también un nutrido grupo de nuestros religiosos. Días después, el 19 de septiembre, en la capilla del Colegio Internacional Legionarios de Cristo, celebramos una misa de difuntos por el eterno descanso de su alma, en la que participaron, además de los familiares del Card. Velasio, Mons. Brian Farrell y los legionarios, consagrados, consagradas presentes en Roma, junto con algunos laicos.

Creo que en nuestro actual proceso de renovación de los Estatutos del Regnum Christi, puede ayudarnos seguir madurando y asimilando las lecciones que el delegado pontificio nos dejó durante los años que nos estuvo acompañando.

Apenas nombrado delegado el Card. Velasio, en su carta del 10 de julio de 2010, nos decía: «El camino de renovación no es para poner en entredicho la propia vocación, sino para volverla a considerar a fondo y renovar con un nuevo espíritu y una más intensa participación la propia adhesión a ella». Y en una sesión de preguntas tenida en Roma el 17 de septiembre de 2012 nos recordaba: «Renovación no significa propiamente aggiornamento. Mientras que el aggiornamento es algo más bien cultural, la renovación es algo más bien espiritual. Aggiornamento es de las estructuras. Renovación es de las personas».

Pidamos a Dios que ante todo busquemos renovar cada día nuestra adhesión a Él y a lo que nos pide en nuestra vocación al Regnum Christi. Ésta es la mejor garantía para llevar a buen puerto el proceso de renovación en el que actualmente nos encontramos. Que María Santísima siga velando por nosotros y nos alcance de su Hijo las gracias necesarias para hacer del Regnum Christi un instrumento eficaz para el encuentro personal con Jesucristo y la salvación de las almas en el seno de la Iglesia.

Asegurándoles un recuerdo en mis oraciones por ustedes y sus seres queridos, me despido, afectísimo en Cristo y el Movimiento,

P. Eduardo Robles-Gil, LC

Anexo:

«El Card. Velasio De Paolis nos supo guiar y acompañar con paternal solicitud en nuestro proceso de renovación»
Extractos de textos del Card. Velasio De Paolis a lo largo del período de renovación de la Legión de Cristo y el Regnum Christi

Antología de textos del Delegado Pontificio y sus consejeros

¡Venga tu Reino!

Roma, 21 de octubre de 2015

 

A los legionarios de Cristo

Muy estimados en Cristo:

Les envío un saludo cordial desde Roma, muy unidos en la oración por el Santo Padre y por todos los padres sinodales por los frutos del Sínodo de los obispos sobre la familia.

Junto con estas líneas les envío una copia digital del volumen “Antología de textos del Delegado Pontificio y sus consejeros para la congregación de los Legionarios de Cristo y del Movimiento Regnum Christi”. Se trata de una publicación elaborada por la secretaría general, que recoge las comunicaciones oficiales relacionadas con el proceso de renovación de los años 2010 a 2014, una selección de homilías y conferencias del Card. Velasio De Paolis y la serie de conferencias que el P. Gianfranco Ghirlanda nos ofreció en la así llamada “fase iluminativa”. Hemos querido con esta publicación llevar adelante uno de los encargos del Capítulo general que nos pedía «recoger las fuentes y testimonios necesarios para los futuros estudios sobre la historia de la Legión» (CCG 2014, 207, 1º).

En las próximas semanas enviaremos una copia impresa para las bibliotecas de cada una de nuestras casas por su valor histórico y doctrinal: histórico, porque nos ayuda a revivir los principales eventos de nuestra historia reciente; doctrinal, porque estos textos, particularmente la tercera parte, son un repaso de teología particularmente adecuado en el contexto del Año de la vida consagrada.

Como escribo en la presentación del documento, confío en que esta Antología nos ayude a mirar al pasado reciente con gratitud: recordar estos últimos años de nuestra historia debe suscitar en nosotros sentimientos de acción de gracias a Dios, que con su Providencia divina nos ha conducido en medio de cañadas oscuras; confío que nos sirva para recordar que las dificultades que hemos debido afrontar se han ido superando con la confianza en Dios y con paciencia sobrenatural. Hoy día podemos decir que el proceso de renovación que hemos recorrido, con sus luces y sombras, ha sido un tiempo de gracia, marcado por la presencia del Espíritu.

Que el Espíritu Santo nos siga iluminando y transformando interiormente para que encarnemos cada día mejor el ideal que nos proponen nuestras Constituciones. Con un recuerdo en mis oraciones, quedo de ustedes afectísimo en Jesucristo,

P. Eduardo Robles-Gil, L.C.

El Papa Francisco escribe una carta al Cardenal De Paolis

A continuación ofrecemos una traducción no oficial de la carta del Santo padre al Delegado Pontificio.

***

Al venerado hermano

Cardenal VELASIO DE PAOLIS

Durante la audiencia del pasado 27 de mayo, Ud. me habló sobre el desarrollo de su ministerio como Delegado para la Congregación de los Legionarios de Cristo, que le confió mi amado predecesor, Benedicto XVI, el 16 de junio de 2010.

Deseo agradecerle que me haya puesto al corriente del trabajo realizado en cumplimiento de esta delicada encomienda. También le hago saber que he estudiado con atención cuanto me expone en la Relación que me adjuntó a la carta del pasado 10 de mayo, en las Relaciones precedentes y en el material relativo a la Visita apostólica que tuvo lugar entre 2009 y 2010.

Le confirmo que su mandato concluirá con la celebración del Capítulo extraordinario de la Congregación de los Legionarios de Cristo, presidido por Ud., que se celebrará a inicios de 2014. Este Capítulo tendrá como tareas principales la elección de un nuevo gobierno del Instituto y la aprobación de las nuevas Constituciones, que Ud. luego me remitirá para el correspondiente examen. Estos son pasos imprescindibles para el camino de una renovación auténtica y profunda de la Congregación de los Legionarios de Cristo e, indirectamente, también para la actividad de todo el Movimiento Regnum Christi.

Por tanto le ruego me mantenga informado acerca del proceso de preparación del Capítulo, sobre el cual invoco la asistencia del Espíritu Santo para que inspire en todos los religiosos una completa dedicación a la tarea del discernimiento sobre su propia vocación en la Iglesia y en el mundo.

Le expreso también mi vivo reconocimiento por la entrega con que se prodiga a esta tarea. Deseo dirigir, a través de Ud., una palabra de aliento a todos los Legionarios de Cristo, a los consagrados y a las consagradas del Movimiento Regnum Christi y a los laicos comprometidos en él. A todos ellos les aseguro mi oración y de corazón les envío una especial Bendición Apostólica, confiándolos a todos a la materna protección de María, Madre de la Iglesia.

Desde el Vaticano, 19 de junio de 2013.

Francisco

 

La carta original en italiano puede ser descargada aquí.

Carta del Delegado Pontificio: El borrador de las Constituciones

Cardinale Velasio De Paolis, c.s.
Piazza del Sant’Uffizio, 11
00120 CITTÀ DEL VATICANO

Roma, 20 de junio de 2013

A los legionarios de Cristo

Muy queridos hermanos,

Al nombrarme Delegado Pontificio el 16 de junio de 2010, el Santo Padre me confirió el encargo de gobernar en su nombre la Legión de Cristo «durante el tiempo que sea necesario para completar el camino de renovación y conducirlo a la celebración de un Capítulo General Extraordinario, que tendrá como fin principal llevar a término la revisión de las Constituciones».

En el Decreto aplicativo del 9 de julio de 2010 se precisaba que «en la revisión de las Constituciones deben colaborar todos los miembros del Instituto, sea a nivel individual como comunitario, […] que se han de sentir responsables de la revisión y reelaboración del propio proyecto de vida evangélica, siempre en armonía con la enseñanza de la Iglesia». Durante esos tres años, todos habéis tenido la oportunidad de participar en la revisión del texto constitucional. Este ejercicio de diálogo e intercambio fraterno ha demostrado ser especialmente fecundo para profundizar en el don recibido de Dios para el bien de la Iglesia. Más que un camino técnico para la redacción de un texto constitucional, hemos vivido un gran examen de conciencia, y un proceso de purificación y de renovación.

La Comisión central para la revisión de las Constituciones ha tomado en consideración todas las propuestas de los territorios, de las comunidades y las aportaciones individuales. Ha hecho una selección y una síntesis de las mismas cuyo fruto es el borrador del nuevo texto constitucional que ha sido redactado según los criterios que han guiado todo nuestro trabajo y se establecen de modo particular en los cc. 578 y 587 del Código de Derecho Canónico:

578 Todos han de observar con fidelidad la mente y propósitos de los fundadores, corroborados por la autoridad eclesiástica competente, acerca de la naturaleza, fin, espíritu y carácter de cada instituto, así como también sus sanas tradiciones, todo lo cual constituye el patrimonio del instituto.

587 § 1. Para defender con mayor fidelidad la vocación y la identidad de cada instituto, en el código fundamental o constituciones de cada uno de ellos deben contenerse, además de lo que se ordena observar en el c. 578, las normas fundamentales sobre el gobierno del instituto y la disciplina de sus miembros, la incorporación y formación de éstos, así como el objeto propio de los vínculos sagrados.
§ 2. Ese código es aprobado por la autoridad competente de la Iglesia, y sólo con su consentimiento puede modificarse.
§ 3. En ese código se han de armonizar convenientemente los elementos espirituales y jurídicos; pero no deben multiplicarse las normas sin necesidad.
§ 4. Las demás normas establecidas por la autoridad competente del instituto se recogerán convenientemente en otros códigos, normas que pueden revisarse y acomodarse cuando sea oportuno, según las exigencias de los lugares y tiempos.

Hoy tengo finalmente la alegría de enviaros el borrador del texto constitucional para que podáis ofrecer una ulterior contribución. Este borrador será presentado al Capítulo General junto con las propuestas y sugerencias que hagan las asambleas territoriales. Este texto ha sido estudiado en las reuniones plenarias de la Comisión, que yo presido y de la que forman parte dos de mis consejeros, los padres Gianfranco Ghirlanda y Agostino Montan. Ahí han sido aprobadas después de una madura reflexión realizada junto a ellos y a los legionarios miembros de la Comisión.

Para cumplir el mandato del Santo Padre que hacía notar «además del celo sincero y de la fervorosa vida religiosa de un gran número de miembros de la Congregación, la necesidad y urgencia de un camino de profunda revisión del carisma del Instituto», el borrador del texto constitucional define la naturaleza, fin, espíritu y apostolado del Instituto che constituyen su patrimonio y deben ser custodiados y en los que se debe profundizar permanentemente (cf. c. 578).

También hay novedades y cambios. En primer lugar se ha hecho el esfuerzo para distinguir lo que pertenece a las Constituciones y que da estabilidad al Instituto de lo que, en cambio, debería formar parte de los códigos secundarios para darle así, al mismo tiempo, flexibilidad. El estilo del lenguaje es más sobrio y menos exhortativo, más conciso y claro, como es costumbre en los textos constitucionales. También se busca armonizar las normas con los principios teológicos y espirituales que les dan sentido. Es importante tener presente que las Constituciones no pretenden ser un tratado completo de espiritualidad o de vida religiosa; su función es evidenciar algunos elementos esenciales de la espiritualidad del Instituto y remiten a otros textos adecuados para su ulterior desarrollo y profundización. (cf. c. 587 §3)

El Directorio, que forma parte del derecho propio del Instituto y, por ello, tiene un valor normativo, completa lo que se dice en las Constituciones. Todavía está pendiente su redacción, pero contendrá elementos más aplicativos que la autoridad competente de la Congregación (el Capítulo General o la dirección general) podrá adaptar a las situaciones de tiempos y lugares.

En los números sobre el ejercicio de la autoridad se subraya la necesidad de los consejeros y de las consultas para que ésta sea más participativa. Se subraya al mismo tiempo la responsabilidad irrenunciable del gobierno personal de los superiores para evitar así el peligro de una cierta dispersión o que se dé una autoridad difusa. El gobierno se articula en tres niveles: general, territorial y local. Se busca que haya una equilibrada descentralización y una relación más armoniosa entre ellos, dando especial relieve y autonomía a los directores territoriales según el derecho puesto que son Superiores mayores y Ordinarios (cf. c. 134 §1).

Por lo que ve a la formación y disciplina religiosa, la nueva redacción hace más explícitos los principios de la responsabilidad personal, la importancia del discernimiento, el ámbito para la libertad de conciencia, el primado de la gracia y la vida fraterna. El texto también se ha enriquecido con el magisterio más reciente y, además, hace una referencia explícita al Movimiento Regnum Christi. Reconocemos que sobre este último punto todavía necesitamos una reflexión ulterior que nos ayude a profundizar más.

Ahora, quedando a salvo el derecho de cada uno de enviar sus opiniones y sugerencias al Capítulo General (cf. c. 631 §3), las asambleas territoriales tienen la tarea de estudiar este borrador y, sobre todo, expresar si refleja, custodia y promueve adecuadamente el patrimonio del Instituto en el sentido del c. 587 §1. Se pide, de manera especial, la reflexión temática sobre algunos puntos que propone la Comisión Central según lo que establece el n. 39 del Reglamento para las Asambleas Territoriales.

Quiero agradeceros por vuestra colaboración en esta revisión y, de manera particular, deseo manifestar mi gratitud a los miembros de las comisiones territoriales y de la Comisión Central por el arduo trabajo realizado.

Confiamos a la Madre Dios, Reina de los apóstoles, los pasos que debemos dar en los próximos meses para que ella nos obtenga del Espíritu Santo la luz y la gracia para llegar a la meta de nuestro camino.

En el Señor Jesús,

+Velasio Card. De Paolis, c.s.

Texto original: italiano