El 11 de diciembre, víspera de la Fiesta de la Virgen de Guadalupe, el Señor llamó a sí al P. Héctor Guerra Ibarra a los 62 años de edad y 46 de legionario de Cristo después de una larga batalla contra el cáncer. El P. Guerra ejerció su ministerio sacerdotal sobre todo en España, Francia, Italia y Tierra Santa.

Al inicio del Jubileo de la Misericordia suplicamos al Padre que acoja a nuestro hermano, el P. Guerra, y le conceda contemplar para siempre el rostro de Cristo a quien quiso servir y anunciar en esta tierra.

On December 11, 2015, on the eve of the feast of Our Lady of Guadalupe, Fr. Héctor Guerra Ibarra departed this life aged 62 and after 46 years as a religious in the Legion of Christ. He died peacefully in Madrid after a long struggle with cancer. Fr. Guerra exercised his priestly ministry in Spain, France, Italy and the Holy Land.

As we start the Holy Year of Mercy, we ask our Father in heaven to receive our brother in his house and allow him to contemplate the face of Christ for all eternity.

Le 11 décembre 2015, à la veille de la fête de Notre-Dame de Guadalupe, le P. Héctor Guerra Ibarra a quitté notre terre à l’âge de 62 ans après 46 années de vie religieuse au sein de la Légion du Christ. Il est mort paisiblement à Madrid après un long combat contre le cancer. Le P. Guerra a exercé son ministère sacerdotal en Espagne, en France, en Italie et en Terre Sainte.

En ce début d’Année Sainte de la Miséricorde, nous demandons à notre Père du ciel d’accueillir notre frère dans sa maison et lui permettre de contempler la face du Christ de toute éternité.

Comparte con nosotros tus oraciones y pensamientos. Share with us your memories and prayers. Partagez avec nous vos pensées et prières.

  1. Estoy llegando tarde a la fiesta, como corresponde a un hijo alejado del hogar. Recuerdo al P. Guerra como quien nos dirigía en el coro, perfeccionando esos reponsorios de Vitoria de la Semana Santa. Me ayudó a amar la liturgia. Como acólito en su misa privada, pude ver su manera muy especial de celebrar la misa, totalmente centrado en la persona de Cristo. Y vivía tal como oraba.

    ¡Que Dios te conceda la gracia, P. Guerra, (habiéndote purgado con los coros de novicios), de escuchar los coros celestiales!

  2. We were shocked to hear the news about Fr. Guerra! We loved him, he helped us a lot in establishing the “Who is the Man of the Shroud” exhibition in San Antonio, Texas. He was instrumental in helping us grow in our spiritual life. We have an advocate! Fr. Guerra pray for us!
    Eternal rest grant unto him O Lord, may the perpetual light shine upon him, may Fr. Guerra and the souls of the faithful departed rest in peace! Deacon Tom Fox, K.H.S. and Mary Jane Fox, L.H.S.

  3. Agradezco al Padre Guerra la predicación de ejercicios espirituales a las consagradas en Reajo del Roble en agosto de 1986 en los que, siendo yo todavía colaboradora, por intermedio de su predicación y de su ayuda en la confesión pude ver más claro el llamado de Dios a la vida consagrada. Su celo por Cristo me infundió un creciente amor a Él y me abrió al amor esponsal. Y desde esos ejercicios, por sugerencia del P. Guerra, nunca he dejado de renovar muchas veces al día mi consagración a Cristo.
    Gracias, P. Guerra, por vivir así su sacerdocio y dejarme y dejarnos ese regalo.
    Ahora me encomiendo a su intercesión.

  4. Querido Tío, P Héctor a un mes de tu partida al cielo agradecemos mucho a Dios por tu vida y por todo lo que nos has dejado.
    Queremos seguir tu ejemplo de Amor a Cristo, de celo apostólico, de Amor a las Almas.
    Prepáranos a todos los que te conocimos un lugarcito en el cielo.

  5. Conocí al P. Héctor Guerra muy pronto, cuando apenas contaba con 11 años. Yo ya era legionario de Cristo, recién profeso y en prácticas apostólicas en la ciudad de México. Por cierta razón, viajé a la ciudad de Monterrey, en el norte de México. Allí tuve información de que un niño de cierta familia, aunque jovencito, ya tenía intención de ser sacerdote. Lo visité en su casa y conocí a sus padres, junto con un sacerdote muy querido en la familia; el P. Padilla. Les informé de la Legión de Cristo y animé al pequeño Héctor a seguir la inspiración que sin duda Dios estaba colocando en su corazón y en su mente. Al año siguiente ya estaba en nuestro Centro Vocacional de la ciudad de Tlalpan, en el Distrito Federal, al sur de la Ciudad de México. De vez en cuando yo visitaba el centro y me interesaba por el crecimiento “en edad, estatura y gracia” de esta semilla vocacional. Recuerdo que en una ocasión, el rector del Centro, P. Jorge Bernal (hoy obispo dimisionario de Cancún-Chetumal) me dijo textualmente: “éste es uno de los pocos jovencitos que se sabe que van a perseverar”. En ese momento tendría Héctor Guerra unos 13 o 14 años. No me cabe la menor duda de que Dios le dotó de muchas cualidades humanas: intelectuales y espirituales. Y teniendo una visión tan clara de su vocación sacerdotal, sin duda su evolución fue un crecimiento continuado, siendo también un excelente consejero, hermano, padre de tantos e impulsor de tantas obras apostólicas… hasta que Dios se lo ha querido llevar, en un estado de lucidez y aceptación del plan de Dios para su vida. Nuestro lema legionario: “Por el Reino de Cristo a la Gloria de Dios”, en el P. Héctor Guerra se ha realizado en la medida de sus fuerzas. En palabras de san Pablo: “Ha competido en la noble competición, ha llegado a la meta en la
    carrera, ha conservado la fe. Desde ahora le aguarda la corona de la justicia que aquel Día le entregará el Señor, justo Juez; y no solamente a él, sino también a todos
    los que hayamos esperado con amor su Manifestación” (2 Tim 4,7-8). Querido P. Guerra, enhorabuena por su vida. ¡Todo un testimonio de vida! ¡Hasta pronto!

  6. Padre, I wish I had the opportunity to say goodbye and tell you how much my family and I loved you. I know you will forever be in our hearts and will look down on us from Heaven to keep us safe. I will always remember our trips together and the way you always treated my family. I will educate my son and daughter on the teachings and lessons of life you shared with me and hope they grow up to be tremendous Ambassadors for Catholicism and that they make a difference in this world the way you have. I am a blessed and better man having known you and for that I thank you! Until we meet again my brother!
    All our love and admiration,
    Rick, Danielle, Jaxon and Avery Mijares

  7. I miei contatti con Padre Hector Guerra sono stati da sempre motivati e finalizzati alla diffusione dell’immagine del Corpo dell’Uomo della Sindone, l’opera che realizzai per il Grande Giubileo del 2000 e che in lui trovò un instancabile promotore. A lui infatti si debbono molte tra le più importanti collocazioni di tale mia opera: Roma, Gerusalemme, Sacramento, ancora nel Brasile, in Olanda, in Portogallo, in Messico. Egli “sognava” di poterne collocare repliche “in cento paesi del mondo”, così diceva… “in ogni nazione al mondo”… e ci sarebbe riuscito.
    Ogni incontro era improntato sulla stima reciproca, sulla concretezza e sull’efficienza. Tante volte gli ho ripetuto che per lui mi sembrava troppo piccolo il mondo. Poi il silenzio e la triste notizia.
    Il suo dies-natalis l’11 dicembre, vigilia sì di N.S. di Guadalupe, immagine che intendeva modellassi per una divulgazione che intendeva nelle Americhe, ma anche l’anniversario della collocazione della “mia” Porta Santa, quella di Santa Maria Maggiore in Roma, luogo caro anche ai Legionari, che fu incardinata proprio nella notte tra l’11 ed il 12 dicembre 2001, tre giorni dopo la benedizione del Santo Padre Giovanni Paolo II.
    Lo avrei cercato, colui cui mi rivolgevo regolarmente con la dizione “Molto Reverendo e Caro Padre Hector Guerra, L.C.”, durante l’Anno giubilare, perché il varco della Misericordia fosse occasione di incontro, ma egli lo ha già definitivamente varcato, lasciandomi un sentimento di nostalgia ed ammirazione, un testamento di coraggio e di Fede.

  8. Tuve la gracia de viajar varias veces con el P. Guerra a Portugal y de tenerlo como Director Territorial en España. Además de ser una persona muy fina y delicada de conciencia, es decir, un fiel sacerdote legionario; tenía muy marcado cuál debía ser el trabajo apostólico de los legionarios y lo perseguía en todas sus acciones. Vivió siempre con mucha claridad el carisma apostólico de la Legión y buscaba que también lo viviesen sus colaboradores. Un gran legionario que buscó siempre potencias al máximo las cualidades que Dios le había dado y aprovechar todas las oportunidades apostólicas que Él le presentaba. Le pido a él que desde el cielo nos ayude a ser fieles a nuestro carisma apostólico.

  9. P. Héctor:

    Mil gracias por tu entrega generosa y entusiasta a la misión. Que Dios Nuestro Señor te conceda la gracia de estar a su lado y de su Madre.

  10. Ha sido una gracia de Dios conocer y haber convivido con el padre Héctor Guerra. Fue formador mío en el filosofado; luego, en el noviciado y juniorado de Salamanca, pude colaborar con él en la formación de los hermanos. Finalmente, fue mi director territorial varios años. Hombre de hondura espiritual, amante y promotor de nuestra espiritualidad. Me pidió echarle una mano en la preparación de varios libros de la espiritualidad de la Legión y del Movimiento que se editaron entre los años ochenta y noventa. En 1990 nos predicó los ejercicios espirituales en Vall de Flors. Ahí se palpaba su profunda experiencia de Cristo, que nos comunicaba a borbotones en la predicación. Forjado en nuestra espiritualidad, pero, al mismo tiempo, en la mística más acendrada, sobre todo en la de santa Teresa de Jesús y en la de san Juan de la Cruz. Trabajador recio y de grandes iniciativas, aunque le supusieran mucho esfuerzo. Inquieto por fomentar el diálogo con el mundo de la cultura. Ahí está la universidad Francisco de Vitoria, que tanto impulsó, o la exposición de la Sábana Santa. Ya antes, en sus años de estudiante, investigó sobre el marxismo. Cercano, cordial con todos. La hondura de su alma no le impedía estar al lado de los que lo necesitaban. De fino sentido del humor, incluso con asomos de agradable ironía nunca hiriente. Cuando su murió su padre, estaba yo en Monterrey. Él no pudo acudir al entierro. Me tocó suplirle y representarle, de alguna manera. Celebré la misa de cuerpo presente. Ya de camino al cementerio, le llamé al móvil: “Padre, voy en el cortejo fúnebre, detrás del coche que lleva los restos de su padre”. Lamentó no haber venido; unas reuniones de promotores vocacionales en Francia se lo habían impedido. En su lugar, deposité una flor en la tumba, junto a las de los otros familiares. El día 15 de este mes celebré en Saltillo la misa por su eterno descanso. Asistía su hermano mayor, Eduardo y su familia, entre ellos Rosario, consagrada del Movimiento. Fue otro contacto muy cercano con su familia. Sacerdote legionario fiel. Acrisolado y purificado, al final de sus años, por el dolor del cáncer. Siempre en la lucha, en pie de guerra. Y en la guerra y la lucha iban en su apellido, como también en su legendario nombre. Todavía en septiembre de este año, visitó a sus familiares en Saltillo, quizá para despedirse de ellos. Sabía que no le podía quedar mucho de vida. Se hospedó en nuestra casa. Y en las sobremesas que compartimos, nos hablaba aún de su proyectos y de sus anhelos de seguir evangelizando el mundo de la cultura. Nos comentaba con alegría que estaba ya casi todo preparado para traer la exposición de la Sábana Santa a Monterrey.
    Nos ha dejado un ejemplo sacerdotal y legionario que debemos recoger mientras vamos siguiendo las huellas de Cristo hasta llegar a la Casa del Padre. Que Dios nos conceda tocar la puerta de aquella eterna mansión y saludar allí al padre Héctor Guerra y a los legionarios fieles que se nos han adelantado en la partida.

  11. A pesar del poco trato acumulado, siempre me impactó la profundidad de su mirada, la combinación entre sensatez y misericordia.Gracias P. Guerra por su testimonio, por su apoyo siempre. Me uno al dolor de su familia y la familia del Movimiento y la Legión y pido a Dios nos conceda un santo en el Cielo al que encomendar también los frutos de Su obra.

  12. Les belles réalisations seront poursuivies par la relève déjà présente et totalement dévouée à sa foi.
    Un si grand chemin ne souffre d’aucune crainte, la peur n’est pas inscrite dans le parcours des juges en dernier ressort.
    Ton œuvre, poursuite de celle des créateurs de la Légion sera élargie, nulle doute en cela, tu peux reposer en paix.

  13. ¡VTR!

    Gracias, Padre Guerra por su fidelidad sacerdotal y testimonio de perseverancia.
    Todos los cofundadores y cofundadoras pedimos su intercesión para cumplir la misión que Dios nos ha encomendado y llegar como Usted al abrazo eterno.

  14. En nuestras oraciones desde Sacramento California, con el hermoso legado que nos dejaron aquí en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de Guadalupe en Sacramento CA.
    Y la Exhibición de la Sábana Santa la tercera en el mundo Facebook (Exhibición de la Sábana Santa) , gracias de parte de toda la comunidad y en nuestras oraciones que el Señor lo reciba con lo brazos abierto en la eternidad.
    Viva Cristo Rey! Viva Nuestra Madre de Guadalupe! Vivan los Legionarios de Cristo y sus hermosas obras en todos lados.

  15. No lo he conocido, sin embargo leo las lecturas a través de esta pagina y pido al Señor que descanse en paz y brille para él la luz perpetua.

  16. Agradezco al P. Guerra su dedicación en nuestra formación. El fue mi asistente de Novicios y siempre me ayudó su alegría y su espíritu positivo. Nos dio la clase de Cristología “Jesucristo en su marco palestinense”. No como algo meramente de contenidos sino como una vivencia espiritual de Encuentro con la vida de Cristo.
    Tuvo la delicadeza de celebrar el XXV aniversario de bodas de mis papás en el Noviciado de Salamanca y los atendió con mucha caridad.
    Siempre me impresionó su deseo por formarse más para poder afrontar la batalla cultural de nuestro tiempo. Gran promotor de iniciativas apostólicas y amante de nuestra espiritualidad. Me ayudó mucho en mi formación verle siempre atento a involucrar a personas con liderazgo para la transmisión de la fe. Promotor incesante del Cristo de la Sábana Santa. A través de este apostolado dejaba una huella profunda en las personas. Gracias P. Guerra por su testimonio de legionario fiel y entregado a la misión “hasta morir en la raya”.

  17. Lo conocí como formador en Roma, colabore con el en la institucionalización del territorio en diversos puestos en España . Vi su actividad ad intra y ad extra también durante mi participación en los Cursos de renovación Sacerdotal en Jerusalén. Agradezco a Dios que, aunque duela se lo llevo pronto y nos deja un buen testimonio. Cristo acepta la gratitud del samaritano que reconoció ser ayudado. R .I .P.

  18. Para ir adonde no sabes hay que ir por donde no sabes… El Señor lo probó como oro en el crisol… Gracias padre Héctor por lo que recibí de ud desde el noviciado, pasando por sus tiempos como director territorial y hasta la última vez que lo vi en Monterrey, hace pocos meses. Me impresionó mucho que, ya con la enfermedad muy avanzada, en la puerta de la comunidad de San Agustín me ponderaba con vehemencia el llevar un proyecto apostólico a Barcelona para acercar más almas a Cristo y a su Iglesia… Mi más profundo respeto y admiración para este sacerdote y apóstol, descanse en paz, P. Manuel Aromir, LC

  19. Durante mis años de novicio en Salamanca veía al P. Guerra limpiar las mesas después del desayuno. En la tarde nos acompañaba en la meditación vespertina leyendo y meditando nuestra espiritualidad. Amaba de verdad nuestro carisma y por eso escribió tanto sobre ello. Años despúes, durante los ejercicios de mes en Roma que nos dirigía el P. Donal Clancy, se le concedió al P. Héctor darnos una plática sobre el amor a Cristo de la que todavía recuerdo algunas ideas. Decía que a Cristo hay que amarlo como podamos. El que es músico que le componga canciones, el poeta, poemas. Cada uno con los talentos y la personalidad que tiene puede amar a Cristo. Otra idea era que hay que poner todos los medios para acordarnos de Dios durante el día y citaba el pasaje de Deuteronomio 6, 4. El padre Héctor es una prueba de lo que Dios puede hacer cuando uno busca cumplir su voluntad sin regatear nada. Su vida ya irrevocablemente sellada queda como un modelo de santidad para nosotros ahora que tanto lo necesitamos. El nos invita con hechos a creer en la Legión y el Movimiento, y continuar el plan de Dios.

  20. Conocí al padre Guerra desde que yo era una adolescente de la sección del Reino de Barcelona y él acudía a darnos retiros e impulsar nuestros apostolados representando al P. Rafael Arumí, LC por entonces Director Territorial. Lo recuerdo desde entonces apóstol entusiasta, sinceramente apasionado por Cristo. En mis primeros años de vida consagrada él era Director Territorial de Europa. Recuerdo consejos y decisiones siempre sabios, prudentes, llenos de caridad y sensatez, recuerdo también la confianza que depositaba en las personas, por jóvenes que fueran, a las que encomendaba una misión. Tuve oportunidad de encontrarme de nuevo con él en diversas ocasiones a lo largo del tiempo, y me edificaba comprobar que su celo y amor a Cristo no disminuían sino aumentaban con los años. Siempre pensé en él como un sacerdote íntegro, un hombre de Dios, un legionario de Cristo enamorado de su vocación y misión.

  21. God blessed Fr. Hector Guerra with many spiritual and human gifts. Fr. Hector generously multiplied these talents building the Kingdom of Christ and serving many of his brothers and sisters. May Our Lord bless abundantly this good and faithful servant.

  22. Fueron muchos momentos en que percibí ese celo que brotaba de su relación con Jesucristo: desde que estuvo en Salamanca como asistente de novicios, después como director territorial, en los proyectos TED, los deportes, etc.
    Pero hay un aspecto que le escuche en una charla que nos dirigió a la comunidad de legionarios y consagrados, que estábamos allí. Debió ser antes de 1986. Fue al final de la misma y se me ha quedado grabado a fuego. Creo que muestra con mucha claridad la belleza y profundidad de su alma, de su espiritualidad. Recuerdo que lanzó esta pregunta: “¿Hace cuánto que no has besado tu crucifijo de consagración?” Besar la cruz, cada día; no como un adorno, sino como una respuesta amorosa cada día a lo que nos pide, sea duro o no, pero por amor a Cristo. Se ha transformado este gesto en un medio de perseverancia, pues redimensionas toda la realidad que vivo en mi quehacer diario.

  23. Colaboré directamente con el P. Héctor Guerra durante catorce años. Siempre le vi desprendido y olvidado de sí mismo, preocupado sólo por difundir mejor el Evangelio y lograr que más personas se encontraran con Jesucristo. Su predicación traslucía cuánto le inspiraba San Pablo, el apóstol incansable, polarizado por Jesucristo, apasionado por el Reino. Me edificó mucho su sentido de lo esencial, que le hacía vivir con sencillez y austeridad, usando de las cosas y del tiempo sólo en la medida en que le ayudaban a cumplir su misión. Su entrega generosa era sin duda fruto de una vida de oración profunda: recuerdo que siendo él director territorial de toda Europa, con una carga de trabajo superior a lo que cualquiera podía razonablemente asumir, procuraba hacer todas las tardes media hora extra de oración ante la Eucaristía. Padre Guerra, ayúdenos desde el cielo a que el Regnum Christi sea lo que Dios quiere que sea.

  24. No conocí personalmente al P. Héctor, aun así, su partida me es dolorosa, pues es parte de mi familia legionaria. Pido a Dios que el padre está ya gozando de la gloria eterna. Que Dios bendiga a su familia.

  25. VTR!
    Caro Padre Hector,
    l’ho vista l’ultima volta a un pranzo del seminario sullo sport organizzato dal Pontificio Consiglio per i Laici qualche mese fa. Sapevo della sua malattia, non le ho detto niente. Nella sua gioia nel partecipare a quell’evento, nel suo interesse, nella sua competenza anche sullo sport ho apprezzato ancora quella capacità, che mi ha sempre stupito nei Legionari di Cristo, di saper penetrare in tutti gli ambienti per lasciare una traccia del passaggio di Cristo. Lei lo ha fatto in modo genuino e per questo ringraziamo Dio per averla lasciata con noi, sempre sorridente, in questi anni. Lei ha conosciuto nel profondo il Regnum Christi. Ora, in questa importante tappa che ci porterà all’Assemblea generale durante questo anno giubilare, abbiamo ancora bisogno di lei, ancora di più, ora, da lassù… preghi per noi!

  26. VTR
    Padre Santo, acoge en tu seno al P. Guerra, recibe todos los gestos de amor y servicio que sembró en su sacerdocio; y en especial el haber presidido la misa donde me consagre, un 24 de agosto
    DEP.

  27. P. Héctor, gracias por su ejemplo de sacerdote, de legionario con celo, gracias por sus predicaciones y escritos, por sus consejos como director territorial en mi tiempo de novicio y como consejero territorial cuando nos ha tocado trabajar juntos. Gracias por su celo por la espiritualidad y el trabajo por porfundizar nuestra espiritualidad hasta el ultimo momento.
    R.I.P.
    Con gratitud, P. Jiří Brabec LC

  28. Con mi gratitud por su fidelidad a Cristo, por su amor a la congregación, por su continuo espíritu de iniciativa, y por su disponibilidad para escuchar y acoger a sus hermanos. También le agradezco el haber lanzado la oficina de prensa en el Centro de Estudios de Roma, allá por el año 1991, que a varios de nosotros nos lanzó al apostolado de la pluma. Descanse en paz.

  29. Conocí al P. Guerra prácticamente desde el momento de su ordenación sacerdotal, hace ya casi 35 años, pero mi relación con él se hizo más cercana y estrecha desde hace unos 10 años, cuando me pidió que colaborara con él en los proyectos sobre la Sábana Santa, comenzando con la exposición permanente de Roma, en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum (diciembre 2006), luego con el proyecto “Othonia”, dedicado al estudio y la difusión de la Sábana Santa, a través de diversas iniciativas, como varios congresos internacionales, entre ellos los tres “Encuentros de dos lienzos” (la Sábana Santa y la Virgen de Guadalupe), en Roma (2009), México (2011) y Jerusalén (2013), y finalmente con el Diploma en Estudios Sindónicos (desde el 2009). Todo ello es una muestra más de su iniciativa, su empuje y su irradiación apostólica, en una de las diversas áreas en las que desplegó su labor sacerdotal. A los que tuvimos la gracia de colaborar con él nos toca recoger su legado y continuar su tarea. Creo que es el mejor modo de honrar su memoria y agradecer su ejemplo y testimonio. Descanse en paz, P. Guerra!

  30. Estimado P. Hector,
    yo me incorporè al movimiento en el 1974, y quisiera agradecerles muchissimo por todo lo que ha echo por mi en aquel entonces. Siempre Usted estarà en mi corazon y
    ahora que esta delente de Dios le pido que reze para mi y para mi familia.

  31. El Padre Héctor Guerra fue un hombre que se dedicó exclusivamente a Dios extendiendo el Reino de Cristo en el mundo; un sacerdote celoso, inteligente y apasionado del Señor; un servidor fiel de la Iglesia, de la Legión y del Regnum Christi.

  32. Ho tanto pregato perchè il Signore ti permettesse di rimanere ancora un pò con noi.
    Mi spiace tantissimo non poter più discutere con te e portare avanti quel bellissimo progetto di campioni di vita e ZENIT value.
    Ricordo con gioia il tuo viso sorridente e il modo profetico con cui ci spiegavi i grandi progetti. Spero tanto che dal cielo continuerai a indicarci la giusta via per allargare la mente e scaldare il cuore.
    Ci manchi Padre Hector.

  33. Tuve la gracia de conocer bien al P Guerra. Para mi fue un gran ejemplo de sacerdote y de Legionario. Me impresionó siempre su incansable celo apostólico, su fe y su magnanimidad. Siempre pensaba en grande, pues creía que Dios quería y podía hacer grandes cosas si nos prestábamos con humildad.
    Cuando se enteró de su enfermedad lo dijo a pocas personas, yo estuve entre ellas. Nos pidió de no comentarlo. El siguió por años luchando y trabajando como si nada sucediera, lanzando nuevas iniciativas y pensando poco en si mismo y mucho en el Reino. Con frecuencia me decía “estamos en las manos de Dios”. Dios lo tenga en su Gloria.

  34. Thank you dear Father God for the beautiful life of Father Guerra, his tireless seamless work for your Kingdom. Father Guerra’s exemplary devotion and dedication to fulfilling the Kingdom of God was a beautiful witness and legacy to us all….his patience, and integrity is alive in us today. May his spirit of love for Your Kingdom continue to flourish effortlessly through and in our orchestra of prayer!
    As our Our Father sent us His Son, Baby Jesus ….may we always remember to keep our strength in us through Him, our love in us through Him, as we remind ourselves that it is only through Him we find the intimacy with our Beloved Jesus of Nazareth….
    May The Light in our hearts for The King of Peace of The Living God be alive in us and in all of humanity. Courage, strength, boldness, and Love… May His Face shine on us.
    Let the Eternal Light Shine in glory and majesty through the hearts of all who love and worship Christ Jesus our King
    In loving memory and thanksgiving from the Espírito Santo Family

    Rosina

  35. Sustituí al P. Guerra como Director Territorial en 12 países de Europa. Tuve la oportunidad de tomar su relevo, muy alto por cierto. Según me iba explicando lo que había en cada país y los planes para el futuro, pude palpar su gran amor a Cristo, a la Iglesia, a la Legión y al Regnum Christi. Este amor se concretaba en un amor muy cercano a las personas, en iniciativas de grande envergadura, en una guía clara y profunda en la vida espiritual y apostólica . En medio de tanto trabajo, recuerdo que nunca perdió su sentido del humor y su alegría. ¡Que descanse en paz con el Señor, y en compañía de la Virgen María!

  36. He conocido al P. Guerra desde mi entrada al noviciado en Alemania en 1994. Después muchas veces he tenido ocasión de tratarlo y también de trabajar con él. La característica que más recuerdo y valoro de él, ha sido la garra apostólica. Siempre pensaba en grande y se dedicaba para sacar adelante las cosas.
    en los años de su enfermedad nunca le he escuchado una queja. Siempre transmitía un ánimo impresionante y la confianza de saberse en manos de Dios.
    ¡Que descanse en paz!

  37. Se nos ha ido “un grande” al Cielo con la partida de nuestro querido P. Guerra. Fue un enorme apoyo para mí en los años de la fundación del Highlands Encinar, como Director Territorial, siempre disponible para consultas, consejos, reuniones, con una visión a futuro impresionante del colegio, flexible ante opiniones ajenas, gran conciliador en momentos tensos…. Le agradezco muchísimo su confianza en mí y su mano de formador en mi vida apostólica. Un consejo que me dio sobre el sentido de la Cruz en la vida me marcó y ayudó hasta hoy. Gracias P. Guerra por tanto bien que hizo en su paso por la tierra, y bendiganos siempre desde el Cielo.

  38. Thank You Dear Father God for the beautiful life of Father Guerra, his tireless, seamless work for your Kingdom. Father Guerra’s exemplary devotion and dedication to fulfilling the Kingdom of God was a beautiful witness and legacy to us all….his patience, and integrity is alive in us today. May his spirit of love for Your Kingdom continue to flourish effortlessly through and in our orchestra of prayer!
    As our Our Father sent us His Son, Baby Jesus ….may we always remember to keep our strength in us through Him, our love in us through Him, as we remind ourselves that it is only through Him we find the intimacy with our Beloved Jesus of Nazareth….
    May The Light in our hearts for The King of Peace of The Living God be alive in us and in all of humanity. Courage, strength, boldness, and Love… May His Face shine on us.
    Let the Eternal Light Shine in glory and majesty through the hearts of all who love and worship Christ Jesus our King
    Our Lady of Guadeloupe thank you for all the world to know your Son.
    In loving memory and thanksgiving from the Espírito Santo Family

    Rosina

  39. El P. Guerra fue mi director territorial durante siete años, cuando era chica del RC, en mi juventud…. y me ayudó mucho en mi proceso de discernimiento y decisión vocacional, como consagrada del Regnum Christi. Me impactaba mucho cómo predicaba el amor de Cristo, siempre con pasión y ardor! Nos daba los Retiros de mes, los Tríduos de Renovación, los EE, participaba en los cursillos de verano…, él me incorporó al segundo grado y me consagró el 27 de agosto de 1990 en Reajo del Roble. Le tengo un cariño y un agradecimiento muy especial.

  40. Que la Virgen Santísima lo reciba en su Seno Maternal y lo lleve a la presencia de su Hijo Jesús. Descanse en paz querido Padre Guerra

  41. Le agradezco mucho al Padre Guerra los casi 22 años que tuve de contacto con él, como mi director territorial y como compañero de misión en París. Le agradezco especialmente su cercanía paternal, la profunda comprensión que siempre experimenté por su parte, la delicadeza con la que me ayudó a corregirme en la vivencia de mi misión. Creo que le debo mucho de mi perseverancia, fue el mensajero que me confirmó siempre que Dios contaba conmigo y me dio seguridad creyendo en mí como Director Territorial. Siempre estará presente en mis oraciones porque ha formado parte muy importante de mi vocación

  42. Conocí al P. Héctor Guerra cuando yo cursaba 3° de secundaria. Nos contó sus memorias sacerdotales en 1982 en la Apostólica del Ajusco. Recuerdo que nos dijo: “nos vemos por Salamanca (España) el próximo año”. Y así sucedió. Tuve la gracia de Dios de recibir muchas clases y pláticas de formación espiritual por parte de él. Siempre lo admiré como un gran sacerdote, muy preparado, entregado a su misión y un ejemplo de vida. Mi más sentido pésame a todos los legionarios y a sus familiares por su partida.
    Ahora le pedimos que ore por nosotros para ser mejores cristianos cada día. ¡Descanse en paz!

  43. Conocí, y admiré, al Padre Guerra en dos breves ocasiones, cuando a pesar de estar gravemente enfermo seguía impulsando con sorprendente energía proyectos de evangelización social. Mis condolencias a la orden por su pérdida y mis oraciones por que ya esté junto a Quien tanto buscó y ayudó a buscar en esta tierra. Descanse en paz.

  44. Descanse em paz querido Padre Guerra.
    Nunca esquecerei , quem com a sua vida ,me mostrou a Vida de Deus.
    A sua presença na minha vida foi como uma semente que não mais cessará de dar fruto.
    Agradeço a Deus, a benção de o ter tido durante alguns anos, a “peregrinar” a minha vida como meu diretor espiritual e grande amigo. Que saudades vou ter!
    Continuaremos unidos no Coração de Deus pela Oração.

  45. Que Dios tenga al padre H. Guerra en su eterno descanso, agradezco la presencia de Jesús en su vida, fue mi director territorial en Madrid de 1992 a 1997, aprendí de él
    ese amor madura, verdadero, definitivo,…eterno en todo lo que hacía. me quedo con su ejemplo en Jesucristo. Me encomiendo a él, para cuando llegue a su gloria.

  46. ¡Venga tu Reino!

    Gracias, P. Guerra, por poner sus muchos talentos en el servicio de Dios, de la Iglesia y de la Legión. Gracias por su ejemplo de cristiano, de sacerdote y de religioso legionario. Descanse en Paz
    P. Martin Baranowski LC

  47. V.T.R.
    Nos unimos al dolor por la perdida humana del P. Guerra ,pero a la vez nos llena de gozo saber que tenemos un intercesor más en el cielo que velará incansablemente por La Legión y El Movimiento Regnum Crristi.
    Que el Señor bendiga a esta gran familia.

  48. ¡¡¡¡¡¡Venga tu Reino!!!

    Que la esperanza y la fe en Cristo Resucitado, Lo reciba en su seno.

    Descanse en Paz

  49. Nuestro más sentido pésame a toda la Familia Legionaria y R C .
    Mucha Paz para la familia del P .Guerra .
    Que el P.Hector acompañado de Jesus y María ruegue por nosotros ,porque ya está
    gozando con Ellos .

  50. Un abrazo muy fuerte a la familia. Tuve la suerte de conocer al padre Guerra L.C. hace algunos años, en Jerusalén. Me impresionó su sencillez. Hubiera deseado mucho volver a coincidir alguna vez con él. Saco la enseñanza de que nunca debes posponer el encuentro. Lo siento mucho.

  51. Gracias Padre Guerra por tu amistad y soporte espiritual en mis momentos más difíciles
    Llevo siempre en mi corazón nuestro viaje a Tierra Santa,nuestras profundas charlas como también los momentos de bromas y risas.Estoy convencida que Nuestro Señor te llevo junto a Nuestra Santa Madre como regalo el día de la fiesta de Guadalupe.Intercede por todos nosotros desde el cielo.Gracias de todo corazón

  52. Tuve la oportunidad de conocer a este increíble hombre de fe, dotado de un gran carisma, una divina personalidad e inteligencia y un sentido del humor maravilloso. ¡Dios lo tenga en su reino!

  53. Conocí al P. Guerra en Madrid, en 1986, cuando era director territorial, y yo estaba decidida a ser consagrada.
    Gracias P. Guerra, por su ejemplo de amor a Cristo y su pasión por transmitirlo.
    Gocé ahora de Cristo, sin el velo de la fe. Descanse en Paz.

  54. +
    Conobbi al P. Guerra alla fine degli anni 80 e da allora ho avuto la fortuna de lavorare con lui in vari progetti, lo ricorderò sempre come un amico allegro e attento alle necessità di tutti e un sacerdote con constante ardore apostolico.
    Gracias P. Héctor!!

  55. Con una grande pena humana, con una grande alegría en la FE; agradezco haber conocido al P. Guerra, en Salamanca, luego en Madrid y Roma, agradecido de sus consejos, confianza y ejemplo.

  56. Un gran sacerdote, un gran apóstol, un hombre bueno y centrado en la Misión Evangelizadora desde la fe , el compromiso y el realismo…
    Un hombre de Dios… Descanse en Paz padre Guerra

  57. Conocía al P. Guerra con el acordeón entre sus brazos, en Roma, en enero de 1979. Todavía no se ordenaba sacerdote y yo no sabía que estaría a los pocos meses entrando de legionario. Después fue mi formador en el noviciado en Salamanca y mi director territorial por más de un año. Para mí fue un ejemplo de fidelidad y de celo apostólico siempre. Gracias, P. Guerra y nos encomendamos como siempre!!!

  58. Mi pesar y mi alegría por el descanso del P.Hector Guerra. Dios lo acoja en su Gloria y disfrute eternamente de sus delicias.
    Un fuerte abrazo a toda la familia Legionaria y del Regnum Chirsti

  59. Descanse en Paz, P. Guerra. Muchas gracias por todo lo que ha hecho aquí en la Tierra. Seguro que el Señor se lo estará recompensando el en Cielo.

  60. ¡VTR!

    Que Dios nos dé personas tan humildes y sencillas como el P. Héctor Guerra, que sean ejemplo para los demás. Rezo por su eterno descanso en la presencia de Dios Nuestro Señor. Siga cuidándonos.

  61. Agradezco a Dios el haber podido conocer al P. Héctor Guerra y el haber tenido la suerte de trabajar con él. Siempre ha sido un testimonio de celo apostólico y de fidelidad a la congregación. Le encomiendo en mis oraciones y le pido interceda por nosotros desde el cielo.

  62. Había oído tanto hablar del trabajo que estaba realizando el P. Guerra, que me alegró
    mucho el poder conocerle en persona hace un año, tenía muchas ideas nuevas para seguir su apostolado, una persona brillante un gran ejemplo a seguir, ahora será nuestro guía y nos acompañará en la misión que cada uno tenemos encomendada.
    Qué Dios le tenga en su gloria, un Santo más, a quién acudir en nuestra necesidades. Gracias P. Guerra por todo lo que nos deja.

  63. Padre Hector Guerra. Que le puedo decir mas que gracias por la confianza que puse usted en mi y poder dejar que me subiera en su proyecto de vida. Es usted el Padre al que mas respeto le tengo y el que mas admiro. Yo presumo a todos mis hermanos que lo conozco y lo humilde que usted es y como deseo y le pido a Dios que mas padres sean humidles como Usted. Lo unico que lamento es que me hubiera gustado haberlo conocido antes para asi poderle haber aprendido mas de usted. Le prometo que sacare adelante el proyecto de la sabana y trabajare con su equipo para hacer el ABC como usted queria. Le agradezco su tiempo y le pido que me tenga en sus oraciones con Dios. Dios lo tenga con el en su Gloria.

  64. Nos dejó para llegar a la casa del Padre lleno de paz por haber vivido fiel a sus convicciones y a su amor a Dios y a la Legión, gracias padre Guerra por todo lo que nos enseñó y transmitió durante sus años como DT de Francia. Nuestro sincero pésame a toda su familia y a la familia legionaria. Desde el Reino del Padre no se olvide de todos los que lo apreciamos.

  65. Padre Héctor Guerra… gracias por el tiempo que nos dedicó en su estancia en Monterrey… Estoy seguro que Usted ya se encuentra contemplando cara a cara a Dios en el cielo… Siga orando por nosotros.

  66. Hermoso ser humano, un sacerdote que nos dejó maravillosas enseñanzas! Su visión y predicación es un gran legado. Sin duda una gran pérdida. Que los ángeles lo encaminen a la casa de nuestro Padre, y Él lo reciba con su amor infinito.

  67. Un gran ser humano un hombre con una inteligencia invaluable
    Me toco la fortuna de conocer al padre y aún más compartir sus enseñanzas con el, Dios lo recibe con los brazos abiertos el cielo está de fiesta por el Padre Hector

  68. Gracias a Dios por la vida de este sacerdote que tanto bien hizo en mis años de juventud a mi vida.
    Gracias por el tiempo que nos dedicó a cada una de las personas que convivvimos con El.
    Mi pesame para la Legión y el Movimiento.

  69. VTR!

    Pude coincidir con él más de cerca estudiando teología en Roma y en la Asamblea de las Casas de Roma. Le ayudé un poco a la organización del TEDx Via della Concilliazione donde me impresionó su visión y sus amplios horizontes para evangelizar al mundo y los hombres con iniciativas de impacto, de convencimiento de líderes en favor de la sociedad y las personas. No sé, me pareció que él tenía esa garra apostólica que yo quisiera tener para ayudar a nuestro Cristo Rey a establecer su Reino. Me ayudó, pues, a ver esta parte hermosa de nuestro carisma en cuanto al apostolado. Pude verlo hace un año, cuando pasé por Salamanca después de mi ordenación en Roma y me quedo con un buen recuerdo. Dios le bendiga y gracias por todo su testimonio!

  70. Padre Guerra, se que estas gozando tus vacaciones eternas con nuestro Padre , Jesucristo, La Santísima Virgen y todos los Bienaventurados. Tu mision deja frutos, tu amor al projimo el tesoro en nuestro corazon. Amigo personal, espiritual, guia y compañero en el gran projecto de la Sabana Santa. Te quiero y te extrañaré mucho.

  71. Le conocí en Valencia en 1987, cuando llegué a esta ciudad para trabajar y el P. Hector Guerra L.C. era el Director Territorial. Le vi varias veces en la casa que tenía la Legión en la calle Micer Mascó.
    Me recordaba mucho a mi hermano mayor, también sacerdote.
    Descanse en paz.

  72. Padre Guerra, tenho tanto para lhe agradecer ! Por ter sido meu director espiritual, por me ter feito descobrir a Terra Santa como ninguém o teria feito, pelas sua homílias, pelas seus profundos ensinamentos aquando do nosso percurso bíblico, por tudo o que partilho connosco sobre o santo sudário, pela sua amizade, pela sua disponibilidade, pelo seu sorriso. Tenho muitas muitas saudades suas, mas sei que está feliz e em paz com Jesus e nos braços de Maria que tanto amava!

  73. Padre Hector, siempre lo recordaré con mucho cariño, gracias por siempre enseñarme a caminar de la mano de María para llegar a Dios Nuestro Señor…. Dichoso usted q ya llegó con El!
    Gracias por darme la oportunidad de trabajar con usted en el proyecto de “Encuentro de Dos Lienzos” como lo disfrute!

  74. Que los ángeles de Dios lo conduzcan a aquel Reino donde brilla la LUZ perpetua y el mismo Dios enjuga las lágrimas de sus pequeñuelos. Requiescat in pace!

  75. Lo siento mucho, mis oraciones están con el padre Guerra y con su familia. Mis condolencias a la familia.

    Dalila de Sotto-Mayor

  76. Mucho debemos a nuestro querido Tío el padre Hector, su trabajo siempre fiel por las almas y su gran amor a Cristo y a La Santísima Virgen, fueron un gran ejemplo y motivación para todos nosotros.
    Lo que mas le agradezco es que nos haya invitado a ser miembros del Regnum Christi donde hemos recibido las bendiciones de Dios para encontrar la felicidad en esta tierra, así como el la vivió.
    Sin duda descansa en paz.

  77. Me dió su bendición el viernes 4 de diciembre en el hospital. Respiraba paz y transmitía alegría. Se fue contento, «en las manos de Dios» como repetía con frecuencia. Confiado en Su gracia y Su misericordia. Nos salvamos por gracia de Dios no por méritos propios. Pero el Padre Héctor tenía las cuentas bien hechas y los deberes cumplidos. Compañeros durante muchos años, fue siempre testimonio de empuje y dedicación al apostolado. “Requiescat ipse, et requiescamus nos, in Pace Christi”. Mientras tanto continuemos ayudando a nuestros hermanos y vivamos lo que nos toque en este mundo como peregrinos «expectantes beatam spem».

  78. Le doy gracias al P. Guerra por lo que marco el mi vida familiar.
    Por todo el bien que hizo en su vida con los que nos encontramos con el.
    Que El Señor le premie por su trabajo apostólico, por todo lo que hizo en bien de la Iglesia.
    Ahora le pedimos que ruegue al Señor para que envíe obreros a su mies.
    Que Dios le conceda la paz y el descanso eterno. Se lo pedimos al Señor.

  79. In Rome, 1977, I first met this tireless activist of God, powered by a deep love, who was only a couple of years older but many years ahead of me in studies in Rome. Over the decades we worked together on many projects in various countries. He came here to Notre Dame as part of the original Legionaries of Christ community 11 years ago and worked here for two years. A visible part of his legacy is not only the Turin Shroud Exhibit but especially the people he identified and motivated to get involved with various causes. He loved bringing people to the Holy Land. Even this week a lady brought a group here who, because of Fr Hector’s motivation, has brought literally thousands of people on pilgrimage since 2005. Who can calculate all the blessings poured out! Despite his years long battle with cancer he wrote many books, the latest of which just came from the printer a few weeks ago! Yesterday he was called home. With profound appreciation and gratitude! May God have him in Glory forever!

  80. El P. Guerra es un testimonio vivo de lo que Cristo puede hacer con un corazón que se deja conquistar por su amor. Desde los 12 años… se dejó transformar en un verdadero apóstol. Lo conocí a los pocos años de ordenado, tuve la bendición de tenerle como director territorial y como “capellán” en Tierra Santa… ¡cuánto bien me hicieron sus homilías en los lugares santos! Tantos y tantos recuerdos.
    Siempre cercano y asequible (no importaba el lugar de la tierra donde estuvieras podías contar con su consejo), sólido, de una pieza, de profunda visión sobrenatural y humana. Un gran estratega y a la vez sencillo, abierto a toda iniciativa, espiritual o apostólica. Todo lo compartió (su tesis, sus libros, sobre todo su amor a Cristo, a María, a la Iglesia, al Movimiento…), todo, menos su enfermedad, la supo llevar con la gran discreción que lo caracterizó siempre. ¡Gracias Padre por enseñarnos el camino del siervo bueno y fiel! Gracias por su paciencia y caridad conmigo, por su fe en la obra de Dios y por su sacerdocio legionario. Por favor bendíganos desde el cielo.

  81. My uncle Fr. Hector Guerra got his mission accomplished. He followed Christ serving others with a great apostolic faith.

    He was a hard worker that really inspire others including me. Thank you for everything you did!, what a privilege to be called to face God and our Lady of Guadalupe on her fest day.

    Mi Tio el Padre Hector Guerra cumplio su mission. Fue un seguidor de Cristo sirviendo a los demás con una gran fe apostólica.

    Fue muy trabajador que inspiro a los demás incluyéndome a mi. Gracias por todo lo que hiciste!, que gran privilegio ser llamado al encuentro con Dios y nuestra señora de Guadalupe en su festividad.

    Hector Guerra Fausti

  82. El P. Héctor fue asistente mío de novicios en Salamanca a mediados de los 80: sacerdote profundo, inteligente, muy bien formado, de piedad sólida, reflexivo, con sentido del humor… Leo que era también un experto en la Sábana Santa como instrumento de evangelización, una reliquia por la que siento gran devoción, por habernos dejado en ello Nuestro Señor Jesucristo una “fotografía” de su Pasión por nosotros y su Resurrección. Descanse en paz en el gozo de nuestro Salvador.

  83. Agradezco a Dios la formación que recibí del P. Héctor Guerra durante mi noviciado en Salamanca, del 1982 al 1984, y después el tiempo que nos guió como D.T. de España. Me alegro por haber podido expresarle mi gratitud y admiración en vida hace menos de un mes, y que él tuviera las facultades y el tiempo para responder a mi mensaje. Ahora le pedimos a Dios que lo acoja con misericordia y que siga intercediendo por nosotros

  84. Tengo ugran recuerdo del paso del P. Guerra por la Direccion Territorial del Regnum Christi en España. Su gran esfuerzo poe la Universidad Francisco de Vitoria. El Señor le habrá acogido en sus brazos de Padre. Que nos siga ayudando

  85. Con la certeza de que se encuentra gozando ya con Dios, no me queda más que agradecerle a Aquel que nos llamó, por la vida y ejemplo del P. Héctor Guerra. Fue un privilegio conocerle y poder estar cerca de él en un momento de mi vida. Creo que como muchos, parte de él, está nuestra vida… Un gran sacerdote, un gran amigo y ser humano !!

  86. Nuestro más sincero pésame a sus familiares y a todos los legionarios y nuestras oraciones para quien dedicó su vida al sacerdocio y a dar a conocer el evangelio por todo el mundo. Con todo cariño.

  87. Conocí el alma del Padre Héctor en sus libros. No le conocí en persona y es impresionante cómo hizo el Señor en mi alma, a través de él. Siempre le estaré agradecida. Espero y confío que algún día, mirándole a los ojos, pueda decirle: “Usted es el Padre Héctor “. Que Dios le tenga ya a su lado. Rezo por ello. Mi más sentido pésame a su familia natural, a todos los Legionarios de Cristo y a su entera familia RC.

  88. Espero que toda la familia del P. Guerra esté bien y que Dios les conceda esa consuelo que sólo Él sabe dar.
    Me tocó trabajar varios años con el P. Héctor, siempre me impresionó su capacidad de iniciativa, su búsqueda de formas para ayudar a las personas a que se acercaran a Cristo. Cuando las cosas se ponían tensas siempre sobrenaturalizaba las cosas y ahí era imposible no sumarse, no ver la forma de ayudar y de llevar a cabo lo que Dios traía entre manos.

    Sin duda ahora descansa en paz, después de vivir este periodo junto a nosotros… Gracias P. Héctor por su fidelidad y Dios le guarde todas las gracias para este momento junto a Él!!

  89. El P. Guerra ha sido mi director espiritual, y me lo ha enseñado todo, con sus consejos, y sobre todo con su verdad, porque siempre vivo lo que enseño.
    Me enseño a vivir mirando siempre hacia arriba.
    Ha sido un gran sacerdote y una gran persona.
    !!Ha llegado. Ha corrido la carrera y la ha ganado!! Bravo Padre. Se ha ido, pero nos ha dejado de la mano de Jesus y de Maria.
    Demos gracias a Dios.
    Nos vemos!!!!!

  90. El P. Héctor, siempre tuvo una franca sonrisa para mí y alguna que otra ocurrencia como cambiarme el nombre a “Ismael” o “Zacarías” aproposito, era como un detalle hacia mí, para reírnos. También su interés en los testimonios y hallazgos arqueológicos de la Tierra Santa, todo por generar un diálogo amplio e interesante sobre diversos tema sobre la Fe. Gracias por sus misas, su testimonio, sus libros y su aprecio por las almas.

  91. Thank you, Father Guerra! You opened a door and showed me how passionate and intimate life with Christ could be. Your love for Christ stoked my little flame of love for Him and sparked the opening of myself to Him and then progressively the deepening and growing in that relationship. You were first of all a spiritual father spurring me on in my relationship with Jesus but you were also a good father and older brother when I was still very young and inexperienced in the apostolate in Ireland. There you accompanied all of us closely and taught us so much, as a good father does. May your reward be great in heaven. You will be greatly missed. Sending my condolences and prayers to all his family and loved ones.

  92. No me cabe ni el menor resquicio de duda de que el Padre Guerra está ya en el Reino. Pues después de una vida dedicada a propagar el Evangelio, siendo instrumento destacado de Dios en la Legión, al colaborar tan eficazmente en la formación de Sacerdotes; en la creación de la UFV, magnífico centro para el desarrollo completo de la juventud ; y en la propagación del misterio de La Sabana Santa. Le llega su partida despues de larga y sufrida enfermedad. Día de Gloria para él y para la Legión.
    Mi más cariñoso abrazo para sus hermanos en la Legión y para su familia.

  93. VTR

    Muchas gracias por su ejemplo de sencillez y humildad.
    Acuérdese de nosotros desde el Cielo.
    ¡ Qué Dios le bendiga!

  94. Mi más sincero pésame a todos los Legionarios de Cristo y a sus familiares por la perdida del Padre Guerra . Doy gracias a Dios por su vocación, por su entrega y fidelidad. Que Dios lo acoja en Su Gloria.

  95. Doy gracias a Dios por la vida y el sacerdocio del P. Héctor Guerra, LC. Mis primeros ejercicios espirituales en Roma los predicó él y fueron muy importantes para mí: cristocentrismo, Evangelio. Después, ha estado siempre presente aunque no hayamos coincidido en los mismos lugares, con sus libros, sus iniciativas apostólicas, su entrega.
    La Virgen se lo llevó para celebrar su fiesta guadalupana ya con su hijo en el cielo. Pedimos a Dios por él y le pedimos a él su intercesión por cada uno de nosotros en nuestro camino al cielo.

  96. En la Basílica de San Pablo Extramuros, mientras eran ordenados sacerdotes 44 hermanos nuestros, he recordado que conocí al p. Guerra cuando él llevaba apenas unos meses de ordenado, en mi candidatado (1981). Que desde el cielo ayude a estos neosacerdotes y a todos los legionarios a ser, como él, amigos íntimos de Cristo y apóstoles apasionados del Reino de Cristo. ¡Descanse en paz! ¡Misión cumplida, p. Héctor!

  97. Que Dios misericordioso acoja el alma del P. Guerra. Recuerdo con afecto mi tiempo en Salamanca y Valencia cuando el P. Guerra me ayudaba a ser un religioso fiel y eficaz en mi vida de entrega a Jesucristo, sirviendo a las almas en el apostolado. Fue un gran ejemplo para mi y le encomiendo a la Virgen Maria de Guadalupe. Que en paz descanse y que disfrute del gran premio de la vida eterna en el cielo.

  98. Conocí al Padre Héctor Guerra en Barcelona y luego nos vimos varias veces en Madrid hace años, cuando era responsable de los legionarios en España y Europa.

    Tengo un recuerdo de él como persona absolutamente comprometida con el Señor y con la evangelización. Con una cabeza espléndida, “muy amigo de su amigos” entre los cuales tengo la suerte de estar, audaz y con gran confianza en el Señor.
    No había obstáculos para él, era magnánimo, alentaba los proyectos ambiciosos y sabía que el Señor actúa siempre…, a veces a largo plazo. Lo he podido verificar y aunque hace años que no le veía he tenido presente sus ideas que he visto cumplidas… ¡Debe haber sufrido mucho!
    Seguro que está con el Señor a quién tanto quiere. Le encomendaré, pediré que ofrezcan misas por él en el Templo del Tibidabo de Barcelona, pero sobre todo pediré muchas cosas al Señor por su intercesión de amigo, que ahora lo tendrá muy próximo.
    Yo le quiero y me siento su amigo en el Señor.
    ¡Qué descanse en paz y nos siga ayudando!

  99. Agradezco enormemente al P. Héctor por su labor como formador, especialmente durante los 5 años en los estudié mi carrera en Dublin, Irlanda. Lo recuerdo como un gran sacedote, un gran legionario, un gran formador. Pero tambien como un sacerdote con enorme iniciativa y deseo de predicar el evangelio de formas diversas o que no se habian realizado antes dentro del M ovimiento. Le agradezco su ejemplo y su paciencia. Lo recordamos con cariño, que Dios lo bendiga P. Hector, ha llegado ya a la meta final!!!!

  100. Gracias P. Hector Guerra
    por tu si al sacerdocio, y a la salvación de las almas.
    Dios Padre le sigue teniendo en su Gloria .gracias. por su testimonio de AMOR.
    Le aviamos nuestras condolencias ,y admiración a todas su familia.
    por compartirnos a tan gran admirable y respetable Padre.

  101. Los hermanos, sobrinos y sobrinos nietos felices por que NUESTRA MADRE MARIA DE GUADALUPE LO ACOGIO EN SU FIESTA.

  102. Felices nosotros los hermanos y sobrinos, sobrinos nietos por saber que NUESTRA MADRE MARIA DE GUADALUPE LO ACOGIO EN ESTE AÑO DE LA MISERICORDIA

  103. À notre très cher Père Guerra,

    A cette heure si precieuse
    Dans notre entière confiance mysterieuse
    Dans les mains de Dieu
    Nos chants s’élèvent aux Cieux

    Dans cette livraison silencieuse
    Nos âmes exaltent d´humeurs joyeuses
    Par la force de Dieu avec notre Foi
    Toutes peines se transforment en joies

    Et cette merveilleuse Paix
    Qui en nos coeur s’installe et qui fait
    La force de Dieu nous envahire
    Par l’Esprit nous fait dire

    Qu’au réveil nous verrons
    Avec le Christ nous seront
    Et les promesses que nous connaissons
    Deviendrons la recolte de nos moissons.

    Et a jamais nous n’oublierons
    Ces cadeaux de notre orientateur
    La vraie découverte des valeurs
    En notre voyage vers le Seigneur

    Dans le silence vous nous avez écouté
    Orienté, guidé et transformé,
    Pour tout cela je souhaite vous remercier
    D’avoir pû par votre orientation, avec Dieu renouer,

    Si dans l’aurevoir vous souhaitez,
    Pour un Adieu exprimer
    Un souhait precieux et cher
    A Dieu je me remets, pour realiser votre secret

    Merci au nom de nous tous,
    Pour toutes les oeuvres que vous avez réalisées
    Et pour les fruits qu’elles ont portées
    Et continueront à porter à notre tour.

    Pour tous les livres que vous avez écrit,
    Pour tout le temps que vous nous avez conduit,
    Pour la soif dont vous nous avez enduit,
    Pour tout et pour tous, à toujours, MERCI!

    Pour votre vie consacrée
    Pour nous tous sacrifiée
    Pour nos conversions
    Pour notre education et transformations

    Un Père que nous n’oubierons jamais,
    Un vrai berger qui a su avec patience rassembler,
    Ramener les berbis égarées, les éduquer , les acompanher
    Et dans leurs chemins, écarter le mauvais

    Avec vous nous nous unissons
    En confiance nous vous disons
    Dans cette joie de votre appel,
    Nous chantons à l’Eternel

    Certes que la Paix et l’Amour de Dieu
    Chaque jour magnifient votre parcours,
    Et de bras ouverts vous accueillent aux cieux
    En union et prière d’infinite reconnaissance pour toujours.

    Pour cet immense cadeau
    Qui surpasse le beau
    Merci en ce jour
    Merci pour toujours!

    Par ici nous resterons
    Jusqu’à ce que Dieu nous appelle
    Et dans l’Amour nous partagerons
    Ce que vous nous avez enseigné

    Unis en Christ pour toujours
    Avec tous nos remerciments et reconnaissance

    Au nom de ma famille
    Isabelle Salzmann von Rupp
    Portugal

  104. Thank you Lord for having put Father Guerra in our lives.
    Thank you Father Guerra for having made a difference in our lives and in our family,
    Thank you legionnaires for your great work of uncomparable quality.
    We trust you are with God and celebrating today with the Virgin of Guadeloupe!
    May God bless you and all your work!
    In unity of prayer, Roman & Isabel von Rupp

  105. Un uomo straordinario, di fede salda e sincera, con cuore puro. Un grande onore aver lavorato con P.Hector, sempre terrò vive le sue parole. I tuoi insegnamenti e le tue visioni profetiche lasceranno una eredità per molti. Grazie P. Hector.

  106. Dios recibe en su reino a un hijo más, hoy en este dìa tan especial de su Santa y dulce madre, nuestra virgen Maria de Guadalupe.

  107. In 1977 I first met this tireless activist of God, powered by a deep love, who was only a couple of years older but many years ahead of me in studies in Rome. Over the decades we worked together on many projects in various countries. He came here to Notre Dame as part of the original Legionaries of Christ community 11 years ago and worked here for two years. A visible part of his legacy is not only the Turin Shroud Exhibit but especially the people he identified and motivated to get involved with various causes. He loved bringing people to the Holy Land. Even this week a lady brought a group here who, because of Fr Hector’s motivation, has brought literally thousands of people on pilgrimage since 2005. Who can calculate all the blessings poured out! Despite his years long battle with cancer he wrote many books, the latest of which just came from the printer a few weeks ago! Yesterday he was called home. With profound appreciation and gratitude! May God have him in Glory forever!

  108. Fue mi superior como Director Territorial y pertenecí a su comunidad mi primer año de “prácticas apostólicas”. Siempre me llamó la atención su forma de rezar el Rosario, lleno de unción y recogimiento. Cada que el Papa publicaba una nueva encíclica, me mandaba a comprarla y la leía y meditaba de rodillas delante del Sagrario. Fue un gran “padre espiritual”. Gracias P. Guerra. Que de Dios goce. P. Alfonso Velarde, L.C.

  109. Me reuni con el hace mas de 10 años durante tres veces para convencerme sobre un tema, y desde entonces no se me olvida lo tenaz e convincente que puede ser una persona. Un abrazo muy fuerte desde la tierra para el cielo que es donde se encontrara.

    Un abrazo P. Hector Guerra.¡¡¡

  110. Agradezco a Dios de todo corazón haber conocido al P. Héctor Guerra. Marcó los primeros pasos de mi vida en la Legión. Aún tengo frescas sus explicaciones sobre cristología, espiritualidad eclesial y legionaria. Cada día, incluso actualmente, sus palabras sobre la experiencia de Cristo en san Pablo, en Santa Teresa de Jesús y Santa Teresa de Lisieux siguen marcando mi vida. La experiencia de Cristo fue, a mi modo de ver, la línea inspiradora de su acción. Me siento privilegiado de haberle tenido como formador cercano en mis primeros pasos como legionario y se lo agradezco de corazón a Dios. Se había preparado con entusiasmo desde sus años en la Gregoriana para librar la batalla cultural en el mundo dominado por el materialismo ateo de la dictadura comunista, campo en el que era un experto, y lo hizo al máximo nivel, pero en otra dictadura; la del relativismo europeo. La pasión es la búsqueda del bien árduo. Y ese bien, para el P. Guerra, fue la evangelización. Y no como proyecto cultural, sino como experiencia personal. La misma que escuché de sus labios siendo novicio. Cada día de su vida quiso trasladar a todos la vivencia de Cristo que tuvo san Pablo, las dos Teresas, san Juan de la Cruz… y él mismo. Estoy seguro de que nos ayudará a conseguir de Dios la pasión por Cristo. Así se lo pido desde hoy ¡Gracias, P. Guerra!

  111. «Estou feliz; vou conhecer o Pai, o Filho e o Espírito Santo», palavras últimas que escutei ao Pe. Guerra (via skype, 13 de novembro), na cama do hospital, ditas com um semblante de verdadeira alegria do céu. Obrigada Padre por tudo quanto fez por Portugal e, pessoalmente, pela direcção espiritual destes 4 anos últimos que foi para mim um ‘quase’ ver também a Santíssima Trindade. Agora, mais vivo que nunca, continuaremos sem dúvida a receber enormes graças que, da saudade que deixa, farão uma festa. Festa das únicas que têm valor neste mundo, pois já são do céu.

  112. My dear, dear counsellor and friend

    You will be sorely missed here on earth, but received with the greatest excitement into God’s eternal Kingdom.

    Until we meet again …

  113. Grande y pequeño. El P. Héctor Guerra nos ha dejado el perfume de su amor a Cristo y a la Legión, lo más característico de un cofundador. Fuimos compañeros en el noviciado, en humanidades, en filosofía, en teología y en la preparación al sacerdocio. Destacó siempre por su brillante inteligencia, su capacidad de análisis y síntesis, y ese humanismo que le movía hacia la música, la cultura general, el uso de la pluma y de la palabra, el sueño por los grandes retos y su amor a las almas. Descanse en paz este legionario hermano, amigo y compañero, súbdito y superior que me enseñó un cúmulo de virtudes humanas y cristianas. Que su recuerdo y sus buenas obras nos acompañen.

  114. No lo conozco de nada, pero tengo gran admiracion por todos los. Legionarios de Cristo, que ha pesar de los acontecimientos historicos sobre el fundador de la Legion de Cristo han sido fieles siempre a su llamada y a seguir a Cristo a pesar de todo. En este caso fidelidad hasta la muerte. Rezaré por él y por el resto de los Legionarios.
    Gracias por su ejemplo

  115. ¡Muchas gracias P. Héctor, por su ejemplo y consejos en seguir más de cerca a Cristo! Dios le conceda la alegría eterna.

  116. Le P. Guerra part la veille de la fête de Notre Dame de Guadalupe, chère au peuple mexicain, à 62 ans, après 46 ans de vie religieuse dont 35 comme prêtre, et au tout début du Jubilé Extraordinaire de la Miséricorde. En communion de prière pour lui et pour tous nos amis défunts.

  117. Solo tuve una dirección espiritual con él y solo me dio un consejo que me ha ayudado toda la vida.

  118. Qué alegría que el padre Héctor Guerra LC está contemplando el rostro de Jesucristo. Gracias padre por su testimonio de vida. Mi oración por él y su familia.

  119. ¡Venga Tu Reino!

    Me uno a la acción de gracias por el querido Padre Guerra, por todo lo vivido junto a él, todos sus consejos, su cercanía su alegría, sus libros también. Y me uno así mismo al dolor de su partida. De mis hermanos legionarios que se “van”, he aprendido mucho. Le pido a Dios acoja al padre, que bien merecido lo tiene. P. Leopoldo

  120. Agradezco a Dios el sacerdocio de este legionario: gran sacerdote de Cristo. Me llenó de consuelo saber que está en la casa del Padre gozando de su presencia justo antes de la Navidad. Gran e inolvidable predicador, hombre coherente, de decisiones oportunas. Aprendí mucho de él los cuatro años que trabajé en la dirección territorial de Europa. Hasta siempre P. Guerra y le pedimos una su intercesión por el RC y la LC. Atte., calamidad mayor

  121. El Padre Héctor Guerra fue Asistente de Novicios en Salamanca cuando yo ingresé en la Legión. Siempre lo consideré un legionario fervoroso y firme en lo que había que ser firme. Después fue mi director territorial cuando yo comencé mi ministerio sacerdotal en España. Fue un periodo muy importante en mi vida y siempre sentí su apoyo y disponibilidad. Dios lo ha querido relativamente pronto consigo. Agradezco su testimonio sacerdotal y religioso en la Legión de Cristo en tiempos muy difíciles.

  122. Oh Padre Celestial que nos bendices por medio de tus sacerdotes, hijitos tuyos predilectos, para que con su vida te glorifiquen y ayuden en la salvación de tantas almas, acoge benigno en tu seno al Padre Héctor Guerra L. C. y dale por tu Misericordia gozar de la Vida Eterna, amén!

  123. P. Héctor, hace dos meses compartí unos momentos con usted en Monterrey. Recuerdo con qué fuego me platicaba de las exposiciones sobre la Sábana Santa y el proyecto en esta ciudad. Cuando le llevé al aeropuerto casi chocamos -por imprudencia de otro coche- y pensé que ya íbamos al cielo. Pero no, la Providencia nos salvó y es ahora el Señor quien ha venido a tomarle de la mano y a llevarle a las moradas que nos ha preparado (cf. Jn 14, 2).

    Querido padre, no se olvide de interceder por sus hermanos legionarios para que Jesús nos otorgue la gracia de acompañarle en las moradas eternas después de una vida entregada completamente a su Reino. Fieles hasta morir en la raya.

  124. Tengo muchas y gratos recuerdos de sus multiples visitas a Dublin en los años noventa, de su gran espíritu de fe, su militancia, su eficacia y sobre todo su contagioso sentido de humor. De verdad, fue un honor y un privilegio trabajar a su lado. Aprendí mucho de el: confiar en la gracia de dios y el arte de hacer equipo que me enseño con paciencia y bondad.

    Concédele Señor a su hijo, hoy en las vísperas de la fiesta de nuestra Señora de Guadalupe, el descanso eterno y que le ilumine tu luz perpetua.
    MD

  125. Recuerdo con gran respeto y aprecio al P. Héctor. Un hombre sencillo, sobrio y muy profundo y espiritual. Siendo novicio, tuve el gusto de que él recibiera mis primeros votos temporales como Director Territorial. Descanse en paz, y que ahora gozando del Señor siga intercediendo por todos los miembros del Movimiento, que aún peregrinamos en este mundo.

  126. Alguien que le dice “sí, acepto, me comprometo, te entrego todo …” a Cristo cuando lo llama al sacerdocio, alguien que le dice “sí” a Cristo cada día de su vida hasta que llega el momento de partir de esta vida, es para mí un ejemplo de vida, alguien que deja huella en quienes lo rodean. En persona no lo conocí, pero amo a la Legión de Cristo porque estos sacerdotes me ayudaron a encontrar un sentido a mi vida, un camino de felicidad y plenitud que es Jesucristo. Me enseñaron a amar a Dios, a mi Madre, a la Inglesia y al Papa, a las almas. Mis oraciones por el Padre Héctor Guerra, L.C. y para que Dios de fortaleza a sus familiares y a sus compañeros Legionarios de Cristo.

  127. El P. Héctor Guerra, L.C. fue mi director territorial a lo largo de 20 años, desde que comenzó como director territorial de Europa en 1988, hasta 2008 en que fue director territorial de Francia. El territorio que él dirigió se fue modificando en su nombre y extensión, siendo también el de España en un momento dado, en función de la expansión y desarrollo de la Legión y el Regnum Christi. Coincidió que yo estuve en el territorio por él dirigido durante todo ese periodo. Pero por encima de haber sido mi superior mayor, fue un formador y guía en mi vida religiosa, sacerdotal y legionaria. Descanse en paz muy querido Padre Guerra.

  128. Muy querido P Guerra…..Siempre en nuestro corazón….. Gracias por su testimonio de vida….. Gracias por su amor a Jesús y a María….. Gracias por siempre estar preocupado por acercar almas al Reino de Dios….. Gracias por tantas enseñanzas….. Gracias por su tiempo….. Gracias por siempre estar ahí….. Gracias por sus consejos….. Gracias por tantos recuerdos….. Gracias por su ejemplo de lucha incansable….. Gracias por sus libros….. Gracias por enseñarnos a conocer y a amar más a María….. Gracias por las exposiciones de la Sábana Santa que nos permiten ver el amor infinito de Nuestro Señor Jesucristo y nos permiten tener un encuentro más personal con Él….. GRACIAS por TODO….. Lo voy a extrañar….. Descanse en paz.

  129. Compartimos con todos los legionarios la tristeza por la muerte del P.Guerra y la alegría de saber que ha llegado al destino final.El cielo,que ha sido su meta en la vida.Un abrazo a toda la familia legionaria y nos unimos a las oraciones por el.

    ,

  130. Fr. Hector Guerra was a true friend and mentor and a strong supporter of our work with the Shroud. He spent three days at my home here in Colorado and we traveled together in Spain and Germany, where he arranged for me to give many Shroud lectures, including at the L.C. Novitiate in Salamanca. He was also one of our gracious hosts at the Two Linens conference in Jerusalem in 2013. His personal efforts opened the door for sincere communications between STERA, Inc. and the authorities in Turin, for which I will be forever grateful. He will be sorely missed but his contributions to Sindonology will live on. My sincerest condolences to the Legionaries on this great loss. I will keep Fr. Guerra and all of my Legionary brothers in my prayers. Rest in Peace my friend.

  131. Mi más sincero pésame a sus familiares y comunidad cristiana Legionarios de Cristo. Que Dios lo acoja en Su Gloria. Descanse en paz.

  132. Decanse en Paz P Héctor! Cómo dijo San Pablo he luchado la buena lucha y lo hizo con el mismo espíritu de San Pablo, todo por Cristo, todo por amor. Valoro los momentos que tuve la oportunidad de convivir con él. Él le gustó practicar su inlges conmigo y en broma me decía que yo debo practicar mi ingles también. Que la Virgen de Guadalupe le acompañe a su lugar en el cielo con los demás legionarios fieles que han conquisto mucho en la vida por el Reino de Cristo y por las almas. Ruega por nosotros desde su nuevo lugar en el Cielo!

  133. A man with high values and a spiritual example to many, has left us.
    Father it was great knowing you. Thanks for everything and especially the conversations we had and the inspiration you gave us.

    Rest in Peace my Friend

    Michel Soons

  134. DIOS tenga su Alma En El Cielo por TODA LA ETERNIDAD.. Nuestras condolencias a todos los LEGIONARIOS DE CRISTO.. Cuenten con nuestras Oraciones por su Eterno Descanso y por El Consuelo de UDS.

  135. Amigo Hector Guerra,
    Hemos trabajado juntos en los ultimos 9 anos en el asunto de la Sabana Santa.
    He perdido un muy buen amigo y guia espiritual y collaborador de las exposiciones de la Sabana Santa.
    Estas en paz ahora y por fin vacaciones eternales.

    Adios amigo y nos encontramos en el futuro.
    Petrus Soons
    Volcan
    Panama.

  136. Me uno a toda la Legión en este momento de duelo, en el que todo se ve de forma diferente, y nos hace ver la vida y nuestra vocación bajo la perspectiva de la eternidad. Agradezco al P. Héctor Guerra los años de formación en Salamanca y todo lo que hizo por la Legión. Mis oraciones por su eterno descanso.

  137. El P. Guerra fue mi DT España cuando yo era una joven del RC. Siempre recuerdo sus Retiros de mes, Triduos, EE, Confesiones… hablando apasionadamente del amor a Cristo. Me ayudó mucho en mi proceso de discernimiento y decisión vocacional… Le recuerdo con mucho cariño y gratitud.

  138. Que Dios le muestre su divino rostro y le de la luz perpetua y sabiendo las promesas del padre eterno seguros estamos que esta en mejor vida donde no hay dolor tristeza ni llanto cristo vive y el vive con cristo amén.

  139. Descanse en paz con quien dedicó toda su vida y energías. Tengo una deuda de gratitud con el P. Guerra a quien tuve como formador en los años ochenta en Salamanca y luego en los noventa como director territorial. Su consejo, sus palabras y sobre todo su ejemplo siempre me marcaron. Recuerdo ahora con cariño que nos interpelaba con frecuencia con una expresión muy suya: calamidad!!

  140. A la tristeza por la pérdida de un sacerdote fiel paradójicamente se une el gozo de la certeza de saber que el P. Héctor ha librado el buen combate de la Fe, en su vida terrena sólo persiguió la gloria de Dios en cada alma. Sin cansancio ni desvelos, nunca sucumbió al desaliento, ni en los momentos difíciles de la Iglesia ni de la Legión, él sólo buscaba el Reino de Dios en cada corazón y así lo transmitía con su ejemplo y perseverancia. Un testimonio cotidiano que después de tantos años junto a él trabajando por evangelizar, dejan una huella imborrable y un recuerdo gratificante por el don de su sacerdocio. Que el Señor le acoja en su seno como siempre anheló.

  141. Mi recuerdo, afecto, admiración y oración para el P Héctor, con quien compartí proyectos y experiencias preofesionales y personales. Siempre inquieto y con afán por acercar almas a Dios. Doy gracias a Dios por haberlo puesto en nuestras vidas, por su ejemplo, imaginación, entusiasmo y determinación, y estoy seguro que nos cuidará a todos desde el Cielo. Descanse en Paz.

  142. Mi recuerdo y oración para un compañero y hermano que me ayudó en mi vocación legionaria, me empujó en mi ministerio sacerdotal y me dió un grandísimo ejemplo de entrega a Cristo y de celo por acercar muchas almas a Dios. Que la Virgen Santísima de Guadalupe lo presente ante su Hijo, a quien tan fiel y dignamente representó en esta tierra como Sacerdote. Que descanse en paz.

  143. Me llega hace minutos la noticia de la muerte previsible del P. Héctor Guerra y su encuentro con Dios. El día 20 de noviembre, a mi regreso de México, pude quedarme unas horas en Madrid y pasar a visitarlo al Hospital. Lo vi físicamente muy decaído, pero espiritualmente muy fuerte. Él sabía perfectamente que le quedaban pocas semanas de vida. Estaba entero, lúcido, lleno de Dios. Pensaba que no llegaría a Navidad aquí en la tierra, pero tiene su Navidad anticipada en el cielo. Gracias P. Guerra por su testimonio y fidelidad a Dios en la Legión, P. Eduardo Robles Gil, L.C.

Los Mensajes han sido cerrados.