«El amor es el documento de identidad del cristiano» – Jubileo de los Adolescentes en Roma

Más de 60.000 adolescentes de todo el mundo se dieron cita en Roma del 23 al 25 de abril para participar en el Jubileo de los Adolescentes, con ocasión del año de la misericordia. El lema de este Jubileo fue «Crecer misericordiosos como el Padre».El programa del encuentro preveía cuatro momentos principales: un recorrido penitencial hacia la Puerta Santa, la fiesta de los adolescentes en el Estadio Olímpico de Roma, la celebración eucarística con el papa Francisco y las tiendas de la misericordia ubicadas en diversas plazas de Roma 1y donde se mostró a los peregrinos y a los ciudadanos de Roma y del mundo el testimonio de las obras de misericordia espirituales y corporales propias del cristiano.

A este evento eclesial asistieron diversos grupos de adolescentes del ECYD provenientes de Barcelona, Madrid, Sevilla, Houston, Milán, Bolzano, Padua, Verona, Roma y Santiago de Chile y vivieron juntos estos días de peregrinación.

El sábado 23 se realizó una caminata por la Vía de la Conciliación desde Castel Sant’Angelo hasta la Puerta Santa en la Basílica de San Pedro. En la Plaza de San Pedro varios sacerdotes estuvieron confesando, entre ellos algunos legionarios de Cristo. El papa Francisco salió sorpresivamente a confesar a los adolescentes y dos alumnas del colegio Everest de Madrid tuvieron la oportunidad de confesarse con él. Al comentar su experiencia, una de ellas decía: «Es una persona súper cercana y te da unos consejos que de verdad sientes que son para toda la vida».

2El sábado concluyó con la fiesta de los adolescentes, realizada en el Estadio Olímpico, y contó con testimonios, presentaciones musicales y un vídeo del Santo Padre en el que recordaba que la Puerta indica el encuentro con Cristo, hizo una reflexión sobre el paliacate que recibieron los adolescentes en su kit de peregrinos: «Sé que tienen un pañuelo con frases de las obras de misericordia corporales: métanse en la cabeza estas obras, porque son el estilo de vida cristiana. Como saben, las obras de misericordia son gestos simples, que pertenecen a la vida de todos los días, permitiendo reconocer el rostro de Jesús en el rostro de tantas personas. ¡También los jóvenes! También los jóvenes como ustedes, que tienen hambre, sed: que son prófugos o forasteros o enfermos y piden nuestra ayuda, nuestra amistad». El mensaje completo del vídeo del Papa a los adolescentes se puede leer aquí.

El domingo 24 se tuvo la celebración eucarística presidida por el Santo Padre en la plaza de San Pedro, en la que participaron más de setenta mil personas. Durante la homilía, el Santo Padre les habló sobre la caridad como amor concreto, sobre la belleza, la libertad y el amor verdaderos. «El amor es el documento de identidad del cristiano, es el único “documento” válido para ser reconocidos como discípulos de Jesús», dijo el Papa en la homilía. «¿Queréis acoger la invitación de Jesús para ser sus discípulos? ¿Queréis ser sus amigos fieles? El amigo verdadero de Jesús se distingue principalmente por el amor concreto; no el amor “en las nubes”, no, el amor concreto que resplandece en su vida. El amor es siempre concreto». El texto completo de la homilía del Papa se puede leer en este enlace.

Después de la Misa, un chico y dos chicas del ECYD de Chile, acompañados por Selene Valenzuela, consagrada del Regnum Christi, tuvieron la oportunidad de saludar al Santo Padre. Selene le regaló al Papa una camiseta y una cruz del ECYD, explicándole que se trata de un grupo internacional de adolescentes.

7Por la tarde del domingo, los grupos de adolescentes del ECYD se reunieron en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum para tener un encuentro con el P. Eduardo Robles-Gil, LC. Dos adolescentes compartieron su testimonio con experiencias en el ECYD. Durante su intervención, el  P. Eduardo les recordó algunas ideas fundamentales de la homilía del Santo Padre, respondió a algunas preguntas y los saludó personalmente.

Al hablar de su experiencia en el ECYD, Angélica Portales, del colegio Everest de Chile, decía que la misión del ECYD es «encontrarse con Jesús, pero de otra manera, no sólo con misas y oraciones, sino en la vida real». Compartió también que lo que más le gusta en el ECYD es el encuentro con sus amigas y las actividades apostólicas que hacen juntas: «Las responsables comparten a Jesús con nosotras y nosotras lo compartimos con los demás», dijo.