Aprobación del reglamento de los misioneros del Regnum Christi

Aprobación del reglamento de los misioneros permanentes del Regnum Christi

Aprobación del reglamento de los misioneros del Regnum Christi

Alicia Orozco, nueva responsable general de los Misioneros permanentes, con su equipo del Regnum Christi.

El pasado 3 de diciembre, memoria de San Francisco Javier, el Colegio Directivo General del Regnum Christi, habiendo escuchado el parecer favorable de la Plenaria general, aprobó ad experimentum el Reglamento de los Misioneros Permanentes del Regnum Christi, que responden a un llamado particular de Dios a la disponibilidad misionera.

Los misioneros permanentes conforman una comunidad singular de fieles asociados que se reúnen en red con el fin de apoyarse en los diversos ámbitos de su vocación y apostolado (sin perjuicio de su integración en los equipos de las secciones locales), y se mantienen bajo las autoridades ordinarias de la Federación del Regnum Christi para actuar mejor su servicio misionero. Como está previsto en este reglamento, el Colegio Directivo General nombró a Alicia Orozco Garza como responsable general de la red por un periodo de tres años. En el desempeño de sus funciones contará con el apoyo del equipo coordinador conformado por Marco Antonio Gracia, David Vegue, Gustavo Castañón, Iliano Piccolo y Andrés Jiménez.

Desde 1979 el Regnum Christi ha contado con miembros laicos que, para servir a Dios dedicando todas sus capacidades a la evangelización, se han ofrecido a los directores del Regnum Christi, encuadrándose dentro de lo que se llamó segundo grado tercer matiz, para ser enviados a las tareas apostólicas que se requirieran allá donde fuera preciso. En la mayoría de los casos, son personas casadas, matrimonios que se han sentido llamados a servir juntos a la Iglesia sin condiciones a través del del Regnum Christi. Están disponibles para ser enviados, dejando su ambiente social, ciudad e incluso país. Iliano y Luciana Piccolo fueron los primeros miembros que dejaron su propio país, Italia, para servir al Regnum Christi fuera de su patria, en México.

Experiencias semejantes se dan en otras familias carismáticas y nuevas comunidades eclesiales. No ha resultado fácil, sin embargo, establecer marcos normativos para regular una entrega plena y de por vida a la evangelización de laicos casados y con familia. El Regnum Christi, además, ha tenido una historia particularmente difícil que también ha afectado a algunos miembros que han seguido este camino de entrega.

Su proceso de reflexión y renovación ha pasado por varios momentos importantes en estos años. En junio de 2013, los representantes de los miembros laicos del Regnum Christi reunidos en Roma por deseo del Delegado Pontificio sugirieron que se convocara un encuentro para miembros de segundo grado tercer matiz con el fin de que pudieran profundizar en su identidad y preparar una propuesta específica sobre su forma particular de vida en el Regnum Christi. Este encuentro se tuvo en Amecameca (Edo. de México) en septiembre de 2013, con la participación de treinta y nueve miembros bajo la dirección del P. Sylvester Heereman L.C., quien entonces ejercía las funciones del director general del Regnum Christi. Allí se advirtió que había disparidad de experiencias y de expectativas en estos miembros y que era necesaria una mayor reflexión. Estando en marcha la Comisión central para la revisión de los estatutos, se instituyó en enero de 2015 una subcomisión para los miembros de segundo grado tercer matiz a la que se encargó esa ulterior reflexión.

En la Convención Internacional de los miembros laicos tenida en Roma en mayo-junio de 2016 se deliberó sobre la distinción entre el primero y el segundo grado, encomendando a la Comisión central formular una propuesta de solución que tuviera en cuenta lo allí expresado. El resultado fue la propuesta presentada en el primer borrador de estatutos de una promesa de disponibilidad para los miembros que se sintieran llamados a ofrecer al Regnum Christi una especial disponibilidad (mayo de 2017); esta propuesta fue acogida favorablemente y terminaría madurando en la Asamblea general del Regnum Christi de 2018 en la promesa de entrega que recoge el Reglamento de los fieles asociados a la Federación Regnum Christi en los números 24-28.

En carta del 23 de mayo de 2017, el director general del Regnum Christi, el P. Eduardo Robles-Gil, LC, informaba que la propuesta de promesa de disponibilidad haría posible vivir la forma de entrega que la subcomisión de miembros de segundo grado tercer matiz describía en la definición que había presentado; pero, sabiendo de la diversidad de visiones que había entre los miembros de ese matiz, disponía que aquellos que consideraran «que la propuesta de la promesa de disponibilidad no satisface suficientemente lo que sienten que Dios les pide» podrían hacer una propuesta de común acuerdo, «expresando con claridad la identidad propia de este modo de vivir el carisma del Regnum Christi y las normas básicas que lo regularían». Efectivamente, varios miembros de segundo grado tercer matiz sintieron la necesidad de buscar una propuesta diversa a la de la promesa de disponibilidad y, a través de Iliano Piccolo, dieron una primera pronta respuesta a esta invitación del Director general en agosto del mismo 2017. El P. Eduardo Robles-Gil los animó en la carta del 1 de octubre a seguir reflexionando juntos y a reunirse para ello, garantizándoles su apoyo y el del Comité general en este camino de discernimiento. Así, dieciocho miembros de segundo grado tercer matiz de distintos países se reunieron en marzo de 2018 en Ciudad de México. En este encuentro, profundizaron en su identidad, descubriendo en el carácter misionero su nota específica, escribieron una carta a la Asamblea general del Regnum Christi y escogieron un representante en la persona de Andrés Jiménez, a quien asignaron como consejeros a Alicia Orozco, Marco Antonio Gracia e Iliano Piccolo y como secretaria a Maria Fiães. Estos cinco miembros, más David Vegue y Marcelo Fiães conformaron una comisión para continuar la preparación de una propuesta de normativa más detallada.

Habiendo pedido al Director general ser mejor guiados y acompañados, el P. Eduardo Robles-Gil, de común acuerdo con los directores generales de las consagradas y de los laicos consagrados y oído el parecer del Comité directivo general, les dio algunas orientaciones en la carta del 26 de febrero de 2019 y nombró a Emilio Martínez Albesa, laico consagrado, como delegado del director general para acompañar y guiar el camino de los miembros del antiguo segundo grado tercer matiz en discernimiento y al P. Jaime Rodríguez, LC, como consultor en este proceso de discernimiento en decretos del 18 de marzo; ambos dependerían del Colegio directivo general una vez que entrara en vigor el estatuto de la Federación Regnum Christi.

Del 15 al 18 de noviembre de 2019 se desarrolló en Amecameca (Edo. de México) la reunión internacional de trece miembros del antiguo segundo grado tercer matiz para terminar de preparar una propuesta consensuada de reglamento para su forma de entrega dentro del marco carismático y jurídico de la Federación Regnum Christi. Fue presidida por Emilio Martínez Albesa, como delegado del Colegio General. El P. Jaime Rodríguez, LC, participó como consultor y moderó las sesiones. Perla González acompañó, representando a las consagradas. El encuentro inició con un retiro sobre el número 8 del Estatuto de la Federación, predicado por el P. Jaime Rodríguez. Las sesiones se desarrollaron en un ambiente de oración, caridad, escucha, libertad y discernimiento. Ayudaron particularmente los momentos de oración en común, como las meditaciones dirigidas y la Celebración eucarística cotidiana, así como los testimonios de vida de los participantes ofrecidos en las convivencias fraternas después de la cena. No faltaron los momentos fuertes y emotivos, en los que el Espíritu Santo acostumbra a manifestarse durante estos encuentros de discernimiento en común. El resultado fue un borrador de reglamento aprobado por unanimidad por los participantes. Concluida la reunión, los miembros peregrinaron a la Villa de Guadalupe para dar gracias a la Virgen y poner en sus manos el resultado de la reunión, el reglamento, y el futuro de su vocación. El encuentro terminó con una cena y tribuna libre en el hogar de Marco Antonio y Rita Gracia.

Habiéndose aprobado el reglamento ad experimentum, corresponderá al próximo gobierno general de la Federación y a la primera Convención general ordinaria del Regnum Christi valorar la experiencia que resultará de estos reglamentos en los próximos años y disponer entonces cuanto más convenga.

En la carta que los participantes de la reunión internacional han escrito al Colegio directivo general se lee: «Sentimos el llamado de Dios a entregarnos de por vida a la misión evangelizadora de la Iglesia a través del Movimiento», y, por este «llamado de Dios a la disponibilidad misionera», «ratificamos ante Ustedes nuestra voluntad y disposición de entregarnos al servicio de la misión del Regnum Christi en comunión con las demás vocaciones del Movimiento y ser fermento en las secciones y localidades en las que participamos».

El texto del Reglamento de los Misioneros permanentes del Regnum Christi se puede leer aquí.