Concluye Asamblea Territorial Ordinaria de las Consagradas del Regnum Christi

Territorio de México, Aguascalientes, 25 de octubre de 2019.

Se ha celebrado la primera Asamblea Territorial, en preparación para la Asamblea General Ordinaria, desde que las Consagradas del Regnum Christi fueron erigidas por la Santa Sede como Sociedad de Vida Apostólica (SVA), el pasado noviembre del 2018.

Durante el proceso de renovación, las consagradas han presentado a la Iglesia quiénes son, y la Iglesia, como respuesta, las ha erigido como Sociedad de Vida Apostólica, confirmándoles así, cuál es su identidad como Consagradas del Regnum Christi y marcando un camino para el desarrollo del carisma. Están convencidas de que, para poder discernir su modo de vivir (en sus diversas dimensiones) deben partir de su identidad y de su misión como Sociedad de Vida Apostólica, como Consagradas del Regnum Christi.

Queriendo asumir y profundizar en esta identidad, han abordado los temas de la «misión» y de la «pobreza» como dos aspectos esenciales de su vocación; optando por leer, a la luz del plan de Dios para ellas, de los fundamentos que sustentan su carisma y vocación, de los signos de los tiempos en los que viven, recogiendo la experiencia vivida, cuál es su misión, para servir mejor a la Iglesia y al mundo de hoy.

A esta luz, han experimentado la presencia del Espíritu Santo que les ha abierto horizontes más amplios y les ha hecho comprender, en profundidad, cómo están llamadas a vivir su vocación volcada hacia la misión, a ejemplo de Jesucristo. Esto ha resonado fuertemente en los corazones de cada una, uniéndolas en lo esencial de su vocación.

 

 

La reflexión sobre el cuidado de los padres de familia y se vio enriquecida por la experiencia de vida de varias consagradas y por una visión que se abre a los signos de los tiempos, considerando el desarrollo cultural de la concepción de la vida, en la sociedad en que viven. Consideran que el poder acompañar a los padres de familia en momentos de vulnerabilidad, es parte de la vida de toda persona y puede ser un enriquecimiento para la consagrada, la comunidad y la familia, asumiendo las implicaciones que supone.

Durante la Asamblea, se fue configurando una comunidad orante, unida en torno a la Eucaristía y en oración junto con la de todas las consagradas que les estaban apoyando con su intercesión, una comunidad abierta a la escucha del Espíritu Santo y de las ilusiones, necesidades y aportaciones expresadas por las consagradas del territorio.

Como seguimiento a este trabajo se formaron tres comisiones para seguir profundizando de cara a la Asamblea General. Los enfoques de las comisiones fueron: los signos de los tiempos y la evangelización en profundidad, la relación de la SVA con las personas menos favorecidas de acuerdo con la Doctrina Social de la Iglesia y el camino pedagógico para toda la SVA para el tema de la pobreza.

Ven que el camino de libertad que se les presenta por delante, tiene el reto de vivir, como san Pablo explica: «en la libertad de los hijos de Dios», «en la ley de la gracia y del amor que está escrita en los corazones», para elegir lo que más agrada y glorifica a Dios y para ser signo renovado de la presencia de Cristo entre los hermanos.

Consideran que el derecho propio debe dar pautas esenciales que las iluminen en el momento actual y también a las generaciones que vendrán a una Sociedad de Vida Apostólica llamada a evangelizar un mundo rápidamente cambiante.

Ver galería fotográfica