Concluye la Asamblea Ordinaria de las Consagradas del Regnum Christi del territorio de Monterrey

El pasado 27 de octubre las consagradas del territorio de Monterrey concluyeron su Asamblea Territorial agradeciendo a Dios el fruto de estos días de trabajo, oración y discernimiento.

«Con Su ayuda hemos dado un paso más en el camino de consolidación de esta obra que Él nos confía. Queremos agradecer también a todas las consagradas que han colaborado con sus aportaciones y apoyo de diversas formas, y a todas las personas que han rezado para que pudiéramos abrirnos al Espíritu Santo y buscar ante todo “hacer lo que Él nos diga”».

Testimonios de algunas consagradas que participaron en la Asamblea Territorial.

Federica Páez:

«Hemos vivido un ambiente de mucha seriedad en el trabajo y el discernimiento, con la conciencia de la responsabilidad e importancia de lo que se nos confía. Al mismo tiempo, un ambiente de mucha cordialidad, calidez, un verdadero espíritu de familia. Ha habido un espíritu de gran libertad, de sinceridad y de diálogo, buscando juntas construir la obra de Dios».

Alejandra Bolio:

«Para mí esta Asamblea ha sido una experiencia de comunión, de constatar cómo el Espíritu Santo actúa en cada una para ahondar en el don que ha querido regalarnos y que juntas custodiamos. Me llevo la alegría de compartir con las demás la experiencia del Amor que nos sostiene y anima a seguirnos entregando todos los días».

Mónica Aguirre:

«Estos días han sido de discernimiento y trabajo. Ahora se me viene la frase”  Infundiré en vosotros  mi espíritu y viviréis” (Ez 37, 12).
Ha sido el constatar esto desde antes de la Asamblea conforme iban llegando las aportaciones de las comunidades así como el trascurso de la misma».

Mally López:

«Mi experiencia de la Asamblea ha sido de Escucha al Espíritu Santo a través de cada una de mis hermanas. Fue precioso el espíritu de cada una para descubrir lo que Dios nos pide como Sociedad de Vida Apostólica. Me llevo un corazón renovado y mucha gratitud con Dios por haberme llamado a extender su Reino como consagrada del Regnum Christi».