Conoce un poco más sobre el libro de oración “Señor enséñanos a orar”

Entrevista a Álvaro Abellán-García sobre el Libro de oración: «Señor, enséñanos a orar»

En el marco de la Navidad 2022, se publicó el nuevo libro de oración de los laicos del Regnum Christi. El título surge del diálogo que los discípulos tienen con Jesús, al verlo rezar: «Señor, enséñanos a orar» (Lc 11, 1). El proyecto, asignado por el Colegio Directivo General (CDG) al área de Vida y Misión, ha contado en todas sus fases con una alta participación de laicos. Conversamos con Álvaro Abellán-García, laico que asiste al CDG. 

  • “A los jóvenes que nunca conocieron el anterior manual, les diría que reciban esto como un regalo que el Regnum Christi siempre ha querido hacerles” 
  • “Espero que los que conocieron el antiguo manual vean en este libro lo de siempre, pero con nuevos ojos” 
  • “El libro prioriza la vida orante, frente a la lista de prácticas y oraciones recitadas”. 

¿Por qué un nuevo libro de oración?

Primero diría que, más que de “un nuevo libro”, se trata de una importante actualización de nuestro manual de oraciones. La oración del laico del Regnum Christi tiene ya una tradición. Este libro incorpora su último episodio, un paso más en el camino, al ritmo en que se despliegan nuestro carisma e instituciones.  

La razón principal de esta actualización la ofrece el título. Señor, enséñanos a orar expresa la petición que hacemos al Señor como laicos del Regnum Christi para renovar nuestra oración y nuestra vida dialogando con Él, viviendo y rezando como Él lo hizo. Además, hemos confirmado elementos consolidados de nuestra tradición orante y hemos incorporado la renovación que reconocemos en muchas personas y lugares del Regnum Christi, para ponerla a disposición de todos. Hay también otras razones, unidas a esta, como acomodar el manual a la expresión carismática de nuestros estatutos e incorporar diversas peticiones que hemos recibido durante los últimos años de muchos laicos y formadores. 

El libro de oración tiene historia. Inició siendo un “Manual de oraciones” adaptado de lo que usaban los Legionarios de Cristo. ¿Conserva hoy algo de ese manual?

¡Claro! Históricamente, el manual de oraciones ha sido un instrumento de formación diseñado por los legionarios para que los formadores enseñaran a rezar a los laicos. De la recepción que hemos hecho de ese magisterio nace nuestra tradición orante. Durante los últimos años, los laicos hemos confirmado y renovado nuestra tradición, en diálogo con la Iglesia universal y con nuestros hermanos de las tres ramas consagradas, profundizando en lo específico de la oración del laico, conforme a nuestro propio estado de vida.  

¿Cómo fue el proceso de elaboración?

Largo, muy participado, exigente, respetuoso con nuestra historia y con las luces recibidas durante la renovación de los últimos años. Quien quiera detalles, puede encontrarlos en la carta del Colegio Directivo General que presenta el libro y que está reproducida en sus primeras páginas. Para mí, un elemento importante del proceso es que los cambios no son fruto de un diseño artificial, sino que recogen la experiencia de vida orante de los laicos del Regnum Christi y que, antes de publicar el libro, han sido probados, practicados en la oración personal de grupos de laicos durante varios meses. 

¿Se puede hablar de un modo propio de hacer oración en el Regnum Christi?

Yo creo que el laico del Regnum Christi, también en la vida de oración, trata de caminar al ritmo de la Iglesia, como un miembro más de la Iglesia. Sin pretender una forzada originalidad, sino como llamada a la comunión. Por otro lado, el diálogo de Dios con cada persona –y de cada persona con Él– es siempre único. 

Dicho eso, es cierto que hay rasgos característicos de la oración del Regnum Christi. Yo los descubro, especialmente, conviviendo con buenos amigos míos, laicos diocesanos o de otros carismas de la Iglesia, cuando rezamos juntos y compartimos mutuamente nuestra vida de oración. Hay, también, alguna oración propia del Regnum Christi, así como tradiciones y devociones de la Iglesia que valoramos especialmente. Todo eso se indica en las rúbricas de Señor, enséñanos a orarel SEO, lo llamo cariñosamente–, puesto que es importante sabernos unidos a la oración de la Iglesia, al tiempo que identificar nuestras tradiciones nos permite reconocernos como una familia espiritual y cuerpo apostólico y llevar a la oración acentos propios de nuestro carisma. 

¿Qué novedades hay en Señor, enséñanos a orar?

Creo que lo ideal es que cada uno, en su oración, las descubra por su cuenta. Si algo le llama especialmente la atención, porque le resulta nuevo o distinto a lo acostumbrado, le animo a que lo practique por un tiempo, a que se deje domesticar por la oración y la presencia del Señor ahí, a la escucha de lo que el Espíritu Santo quiera decirle.  

Pero puedo dar una pista: se prioriza la vida orante, frente a la lista de prácticas y oraciones recitadas. Se subraya que el tiempo específico de oración está íntimamente conectado a la liturgia y a la vida ordinaria del laico, que debe ser prolongación de la oración y los sacramentos, liturgia vivida, presencia del Reino en medio de las circunstancias cotidianas. 

¿Este libro de oración es definitivo o habrá más cambios a futuro?

El libro ha sido aprobado sin un periodo determinado de vigencia. Personalmente, creo que la mayor parte del SEO permanecerá idéntica por muchos años, pues da continuidad a actitudes, prácticas y oraciones que hemos hecho siempre. A la vez, creo que otras partes pueden y deben actualizarse con agilidad y cierta frecuencia, al ritmo que marquen la identificación de errores, las necesidades de mejora –ninguna obra humana es perfecta– y la misma vida de oración de los laicos, que Señor, enséñanos a orar debe saber acompañar. 

¿Qué consejos darías a quien se aproxima por primera vez a Señor, enséñanos a orar?

Algo así como: “Léelo con benevolencia, como una guía para encontrarte con Dios en la oración y mantener vivo ese encuentro en tu vida ordinaria. Si descubres algo de valor, hazlo tuyo y compártelo con otros. Si detectas algún error, ves algo mejorable o sientes que debes hacer una aportación importante, escribe al buzón de la página del libro. Comparte allí con nosotros tus experiencias y reflexiones”. Todas las aportaciones que lleguen serán valoradas en el momento y entregadas a quienes reciban el encargo de preparar la próxima actualización del SEO 

Durante toda la gestación de Señor, enséñanos a orar, se ha mirado alternativamente a nuestros mayores y a nuestros jóvenes. Se ha buscado que los que conocieron el antiguo manual de oraciones vean en este libro lo de siempre, pero con nuevos ojos; y ojalá que algunos vean también algo más. Algo que siempre ha estado allí, pero que no siempre hemos sabido expresar. Si algo les resulta extraño, les pido que le den una oportunidad durante un tiempo prudencial. 

A los jóvenes –o no tan jóvenes– que nunca conocieron el anterior manual, les diría que reciban esto como un regalo que el Regnum Christi siempre ha querido hacerles: nuestra tradición orante, renovada con los aprendizajes que nos ha brindado nuestra historia reciente. Se ha postergado hasta hoy porque queríamos darles algo renovado, cuidado y meditado. 

El libro Señor, enséñanos a orar se puede ver y descargar en este enlace.

Comparte:
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments