¡Cristo, Rey nuestro!: somos Iglesia, somos Parroquia…somos RC

Jesucristo, Rey del Universo…última Solemnidad del Año Litúrgico y firme convicción de que solamente el amor tiene preminencia sobre todas las cosas, a pesar de los retos y la adversidad que el mundo nos presenta en este tiempo.

La vida cristiana supone el caminar con esta confianza, afianzados en la oración, la acción y el encuentro con Dios y con los demás.

Así fue este 25 de noviembre de 2018 en la Universidad Anáhuac México, campus norte, cuando los miembros de la localidad Poniente del Movimiento Regnum Christi y de la Parroquia Sedes Sapientiae (única a cargo del MRC, fuera de la Prelatura de Chetumal, en México) se reunieron a celebrar el día de Reino y la fiesta parroquial.

Iniciaron el día muy temprano, ¡con la espada en alto y desenvainada!, cuando la Dra. Maru Cárdenas y un grupo de jóvenes de la sección poniente y de señoritas de la sección universitaria, se reunieron en un taller para reflexionar sobre la importancia del testimonio activo frente a los nuevos retos de nuestro siglo.

A la par, el coro y orquesta de niños, Cadi Community, alababa a Dios Nuestro Señor a la espera de la Encarnación de su Hijo, en un maravilloso concierto navideño en la capilla universitaria, acompañados por el Coro Regina Caeli, de señoras. Muchas familias se reunieron para compartir este momento, que además fue en beneficio para la construcción de la nueva Parroquia: San Pablo Apóstol.

Terminado el concierto y en procesión solemne, los asistentes al concierto salieron de la capilla acompañando al Santísimo Sacramento, que trasladó el P. Rodolfo Mayagoitia, L.C. hasta la sala de exposiciones, donde después de un rato de adoración, se recibiera la bendición por parte del P. Óscar Olguín, L.C.

Fue entonces que inició la santa misa solemne de Cristo Rey del Universo, momento culmen del encuentro, en el que se reunieron más de 30 sacerdotes Legionarios de Cristo y mil ochocientos laicos, entre consagradas, consagrados, familias, matrimonios, jóvenes y niños.

Presidieron la celebración los PP, Rodolfo Mayagoitia, L.C, Ramón Hevia Fernandez, L.C. y Pablo Solís, L.C. Fue el P. John Chaverra, L.C, recién ordenado Diácono, quien hizo lectura del Evangelio y dirigió la homilía en la que enfatizó la importancia de la unidad, la oración por la perseverancia de los sacerdotes y la compañía que se deben unos a otros, no solamente en el Movimiento, sino en la Iglesia.

Parte importantísima de la concurrencia, fueron 65 niñas y cuatro jóvenes, quienes se incorporaron al ECYD y al Movimiento, en un momento que difícilmente han de olvidar.

Recibida la bendición solemne y concluida la misa, Bernardo Baños, miembro de la sección de jóvenes poniente, llamó a todos los asistentes a participar en la comida y convivio que se alargó hasta ya pasadas las seis de la tarde, donde sacerdotes, consagradas, consagrados, miembros seglares del Movimiento y parroquianos, compartieron el pan y la alegría del encuentro, mientras que Ana Paula Morales, Ricardo Mena, Jaime Domínguez y el grupo E C O Apostolado, amenizaban con su música.

Oración, acción, encuentro y alegría fueron patentes en este evento que refleja el espíritu del Movimiento, como parte de la Iglesia y que a una sola voz dice: ¡Venga tu Reino!