«Cuando el corazón del apóstol se junta con el corazón de otro apóstol comienza a vibrar de amor por la misión»

Elaboración de fichas del ECYD de primera etapa

Desde hace cuatro años, la oficina nacional del ECYD México ha estado elaborando nuevas fichas del ECYD para los responsables, elementos importantes para la formación de los adolescentes y de sus equipos.

Del primero al cinco de mayo se reunió un grupo de formadores del ECYD conformado por consagradas, consagrados, legionarios, laicos y responsables, para trabajar en las fichas de la primera etapa del ECYD, basado en el programa de formación de esa etapa.

Carlos Abad, consagrado y director del ECYD México Norte, compartió su testimonio: “Participar en la comisión de fichas del ECYD fue una experiencia apostólica de trabajo en comunión. Apostólica porque lo que nos movía era el deseo de responder mejor a las necesidades de los adolescentes. De trabajo, porque constataba el esfuerzo real y concreto por aportar e innovar. En comunión porque era hermoso ver la colaboración y complementariedad de cada una de las ramas del RC”.

Antes de empezar el trabajo, se tuvieron sesiones de reflexión y retroalimentación sobre la estructura de las fichas, además se explicó la pedagogía que se sigue en el ECYD y la metodología de las fichas. También se tuvieron momentos de integración y de oración en familia.

Además de aportar y trabajar en las fichas del ECYD, esta actividad fue una oportunidad de construir juntos en familia. Al respecto, Maca Esquivel, consagrada y directora del ECYD Guadalajara Norte, comentó: “Más que el resultado final de estos días de trabajo, lo que más me ayudó y disfruté fue el trabajar juntos niñas y niños de Reino, consagradas, consagrados y legionarios. El espíritu de familia que se vivió fue muy enriquecedor y me hizo sentir orgullosa de la familia que es el Regnum Christi. Trabajamos, rezamos, convivimos y compartimos muchas experiencias en un ambiente como el de los primeros cristianos”.

El H. Giovanni Espinoza, quien apoya en el ECYD Poniente de la Ciudad de México comentó: “Cuando el corazón del apóstol se junta con el corazón de otro apóstol, comienza a vibrar de amor por la misión y el Espíritu Santo aletea e inspira con fuerza haciéndose sentir en todo. Estos días de trabajo me aportaron esta experiencia profunda y clara del trabajo del Espíritu Santo, ver cómo, a pesar de las diferentes opiniones, cansancio y sequedad, iba saliendo todo, no había duda que venía de Él y también me enriqueció en mi vida apostólica con un mayor amor al Regnum Christi; mi corazón resonaba cada día con mayor intensidad apasionándose por Cristo y la extensión de su Reino”.

Para Ana Cristina Peniche y Carla Rodríguez, responsables de Mérida, participar en esta actividad fue algo que también las marcó espiritualmente: “Esta experiencia marcó nuestra vida espiritual de una manera que nunca imaginamos; todos los momentos de oración que tuvimos nos renovaron y regresamos más unidas a Cristo, más llenas, más felices, que hasta nuestros amigas y familia preguntaban qué había pasado esos días. Todos los días teníamos tantos momentos de oración que no nos dábamos cuenta hasta la noche de lo mucho que habíamos rezado durante el día, como las adoraciones, en donde verdaderamente era hablar y estar con nuestro mejor amigo que es Dios”.

Al término de la actividad, todos los participantes regresaron a sus ciudades con el deseo de transmitir lo vivido en estos días y renovados en su misión de colaborar con Cristo para que Él reine en el corazón de cada adolescente y en el mundo entero.

Las fichas del ECYD para responsables se pueden consultar en la página:  www.ecyd.lat