Develan mosaico y escultura mariana de creación mexicana en el Magdala Center

En un contexto internacional de aislamiento social e incertidumbre, el padre Juan Solana, L.C., director del Magdala Center, ha invitado a los fieles católicos a sumarse en un gesto de unión y solidaridad internacional para formar parte del nuevo Mosaico del Magdala Center en la ciudad de Magdala, Israel.

El mosaico, de 114 metros cuadrados, fue elaborado por la escultora María de Jesús Ortiz de Fernández y un grupo de colaboradores; se compone de miles de teselas de piedra decantada a través de la técnica original bizantina.

El mosaico ha sido instalado en uno de los patios del centro de peregrinaciones donde los visitantes pueden acceder a él.

El padre Solana ha invitado a los fieles en general a visitar la página magdalamosaic.org donde es posible “adoptar” secciones de esta obra de arte: desde una tesela individual hasta varios conjuntos de teselas (letras, imágenes, personajes o casas), dentro de la composición que representa un mapa de Tierra Santa y en el que se ilustran diferentes pasajes del Evangelio.

Para ser parte de la familia del mosaico internacional es posible participar como intercesor, embajador, benefactor, socio o voluntario. En el sitio web se explica con detalle en qué consiste cada una de las modalidades.

¡Únete a la familia internacional del mosaico!

 

 

 

Madonna Incinta

Al término de la celebración eucarística donde se ha dado a conocer el mosaico, se ha hecho también la bendición de una escultura de la Virgen María, obra del maestro pintor y escultor Carlos Terrés. La obra, ha afirmado el autor, ha tenido su inspiración en el pasaje de la escritura:

“Mientras Jesús decía estas cosas, una mujer de entre la multitud exclamó: Dichoso el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron.

Jesús contestó: Dichosos más bien los que oyen la palabra de Dios y la obedecen”. Lc 11, 27 y 28

La obra, de título Madonna Incinta, es una de las esculturas más bellas de arte de este maestro escultor y pintor, creada en terracota, con una altura de 2.10 mtrs.

Carlos Terrés realizó esta obra de piedra recuperada -Terracota- usando diferentes colores en su patina. La escultura está destinada al Magdala Center, ubicado en la orilla del mar de Galilea

El lugar en donde se instalará esta obra de arte, será de peregrinación regular para mujeres entre las cuales habrá algunas a punto de dar a luz o que deseen un hijo.

La obra es uno de los ejemplos típicos de la Virgo Paritura (Virgen parturienta) que es uno de los temas menos divulgados frente a la Virgen de Pie o la Virgen con el niño. La representación realista de la Virgen embarazada o Virgen del Parto muestra a la Virgen sola, de pie, en posición frontal y visiblemente embarazada, representando la palabra de Dios que a través de la Virgen se encarna y desciende entre los hombres.

La virgen fue modelada para mostrar que la naturaleza humana de Jesucristo es auténtica. En esta escultura, la Madre de Dios no ostenta atributo simbólico alguno. Es ella misma el símbolo completo del tabernáculo eucarístico.

La obra se dirige especialmente a la devoción de las mujeres como una alabanza a la Virgen María como Madre de Jesús y Madre Nuestra:  plena de juventud, gracia y alegría, esperando la venida de la luz.

Se encuentra, según su autor, cubierta con la tela que servirá de pañal y de mortaja a su hijo; con la mano derecha, bendiciendo al niño que está en el seno: acariciándolo y cobijando con su mano izquierda, inclinando un poco su rostro bello y juvenil, sonriendo.

Es una oración a la virgen madre, de camino de esperanza para quienes desean el don de un hijo. De alegría y felicidad para aquellas jóvenes que tienen la gracia de concebir. Una esperanza para quienes han perdido un hijo, una súplica para evitar los posibles abortos e inspiración para quienes abren su corazón adoptando. Un ejemplo de generosidad a la voluntad de Dios y un agradecimiento a quienes llevan el dulce título de madre. Finalmente es un abrazo fraternal y universal con la madre de todos como Hijos de Dios.

La escultura sufrió algunos accidentes durante su traslado. Cuatro voluntarios del Magdala Center llevaron a cabo la restauración de ésta por petición del padre Solana. Actualmente se muestra íntegra nuevamente, sin señales de daño alguno.

Se llevó a cabo la oración de bendición de la escultura y posteriormente se le roció con agua bendita. Al evento se invitó a la comunidad de voluntarios, bienhechores, miembros del Regnum Christi y fieles católicos en general a participar.

Sigue al Magdala Center en sus redes oficiales: Facebook: @OficinaTerraSancta y @MagdalaEspañol

Youtube: Experience Magdala