«El amor de Cristo nos sostiene y nos impulsa a ser testigos»

«El amor de Cristo nos sostiene y nos impulsa a ser testigos» – Cursillo nacional de jóvenes en Brasil

«El amor de Cristo nos sostiene y nos impulsa a ser testigos»«El amor de Cristo nos sostiene y nos impulsa a ser testigos de ese amor en el mundo». Este fue el lema que sirvió de marco para las reflexiones, actividades y dinámicas del Cursillo nacional de jóvenes que se llevó a cabo del 7 al 13 de enero en la Casa de retiros Nuestra Señora Aparecida, en São Paulo, Brasil. Un grupo de 35 jóvenes participó en el cursillo que abordó la temática del liderazgo cristiano y que estuvo a cargo del P. Juan Pablo Botero, LC y de Mariana Miranda, consagrada del Regnum Christi.

Los jóvenes, provenientes de diversas ciudades del país, tuvieron tiempos de formación, estudio e integración. Cada mañana iniciaba con un momento de oración dirigido por una de las consagradas presentes: Mariana Miranda, Elisa Ruiz y Luisa Almeida; o por Brenda Marques, colaboradora del Regnum Christi. A lo largo del día se dedicaban otros momentos a la formación de la vida espiritual a través de reflexiones evangélicas, el rezo del rosario, la santa misa, etc.

«El amor de Cristo nos sostiene y nos impulsa a ser testigos»Las formación impartida durante el cursillo se dividió en 4 bloques: doctrinal, espiritual, humano y apostólico. En ellos intervinieron diversos legionarios, consagradas y otros especialistas.

Elisa Ruiz y María José Pazos, consagradas del Regnum Christi, se encargaron del bloque de la formación espiritual y doctrinal. La formación humana se afrontó mediante 4 conferencias: fundamentos de antropología referentes a la masculinidad y la feminidad (P. José LaBoy, LC), la antropología según la filosofía de Edith Stein (María Cecilia Parise), estilos de liderazgo (Hugo Teixeira) y proyecto de vida (Graziela Cirino).

Con respecto a la formación apostólica, se realizaron talleres de acompañamiento, escucha y oratoria que fueron dirigidos respectivamente por Kate O’Connor, Elisa Ruiz (consagradas del Regnum Christi) y el P. Juan Pablo Botero, LC. También Luiz Drouet compartió su «camino de fe» y su trabajo apostólico en el Regnum Christi.

«El amor de Cristo nos sostiene y nos impulsa a ser testigos»Además de estos bloques formativos, se tuvo una mesa redonda sobre el proceso de revisión de los Estatutos del Regnum Christi. Participaron Kate O’Connor, consagrada que asistió a la Asamblea General de las Consagradas del Regnum Christi; el P. André Delvaux, LC, quien participó en el Capítulo General de la Legión de Cristo, y Amandda Souza y Luiz Flávio Azevedo, miembros laicos que participaron como delegados en la Asamblea General del Regnum Christi.

En el cusillo también participaron 3 colaboradoras, 6 candidatos y 4 novicios de la Legión de Cristo. El hermano Tibério Graco de Moraes comentó: «La convivencia con los miembros del Regnum Christi y las momentos de formación reavivaron el fuego del amor por esta familia y me permitieron contemplar las maravillas que Dios ha preparado para cada persona».

«El amor de Cristo nos sostiene y nos impulsa a ser testigos»A mitad del cursillo se realizó una peregrinación al Santuario Nacional de Nuestra Señora Aparecida y algunos jóvenes recorrieron el Camino del Rosario que va al puerto de Itaguaçu, donde se encontró la imagen de Nuestra Señora Aparecida.

El sábado previo a terminar el cursillo, los jóvenes participaron en un retiro espiritual y, al día siguiente, en la misa de clausura presidida por el P. Cleomar Ferronato, LC, director territorial de Brasil. Al terminar el cursillo, Amanda Alves, de Rio de Janeiro, comentó: «Me voy con la seguridad de que el gran secreto es siempre estar cerca de Dios, buscando amar sin distinción de personas, lugares o situaciones. A través de ello continuaremos haciendo diferencia en el mundo».