«El camino de Santa Teresa ha sido una oportunidad para vivir la fe de una forma diferente»

«El camino de Santa Teresa ha sido una oportunidad para vivir la fe de una forma diferente»

«El camino de Santa Teresa ha sido una oportunidad para vivir la fe de una forma diferente»Un grupo de estudiantes del Colegio Mayor Francisco de Vitoria, de la Universidad y jóvenes del Regnum Christi han recorrido el Camino de Santa Teresa desde Ávila hasta Alba de Tormes, entre los pasados 25 al 27 de octubre. Estuvieron acompañados por Paulina Núñez, consagrada del Regnum Christi, y el P. Gabriel Guajardo, LC. Esta peregrinación ha sido una oportunidad para dejar a un lado la rutina, acercarse a Cristo por medio de la naturaleza, la reflexión personal y la relación con otras personas que entienden esa búsqueda de Cristo, quieren acercarse a él y están dispuestos a realizar un viaje como este para conseguirlo.

Andrés Pou, miembro del Regnum Christi y uno de los responsables de pastoral del Colegio Mayor Francisco de Vitoria, nos explica el papel que esta experiencia cumple en la vivencia de fe de los jóvenes universitarios: «Ha sido una oportunidad para vivir la fe de una forma diferente a la que quizás los jóvenes de hoy en día estamos acostumbrados». Y continúa: «Hemos podido compartir nuestras creencias, nuestras inquietudes, anhelos y miedos en un ambiente de juventud y amistad que en raras ocasiones se consigue. Para muchos también ha sido un redescubrimiento de la vivencia de la fe, en parte gracias al increíble ambiente que se formó, y también porque el Señor se hace valer de estas increíbles experiencias y de la gente que nos rodea para salir a nuestro encuentro».

«El camino de Santa Teresa ha sido una oportunidad para vivir la fe de una forma diferente»Uno de los momentos más memorables de esta peregrinación fue protagonizado por un grupo de jóvenes que decidieron levantarse a las 5 de la mañana y realizar todo el camino hasta Alba de Tormes en vez de caminar solo los 10 kilómetros planeados para esa jornada. Andrés cuenta que «durante el camino tuvimos la oportunidad de ver el día nacer y desperezarse, con un paisaje que seguramente nunca olvidaremos. El broche final del día fue acabar la peregrinación con la celebración de la Misa y, como algunos íbamos con menos tiempo, llegar directamente al empezar la eucaristía, presentándole al Señor nuestro cansancio acumulado de más de 60 kilómetros y el orgullo de haber llegado hasta el final sintiéndonos acompañados por Él».

Por su parte, Ana Flores, estudiante de periodismo y responsable del Encuentro con Cristo en el Colegio Francisco de Vitoria, explica que «el camino de Santa Teresa, así como las otras actividades que propone la pastoral del colegio mayor, han sido una gran oportunidad para vivir y reforzar mis compromisos como miembro incorporado del Regnum Christi”. En concreto sobre esta peregrinación señala que «no solo pude aprovechar los momentos de silencio para hablar con Dios, y recordar junto a él todo eso que me lleva día a día a ser católica y miembro del Regnum Christi, sino que también me permitió conocer más a fondo a otras personas del Colegio Mayor y de la Universidad Francisco de Vitoria». Una experiencia que le sirvió también como responsable de equipo: «Pude conocer a las chicas de mis reuniones de encuentro con Cristo de una manera más informal, verlas realmente como amigas, descubrir su personalidad y de lo que puedo hacer por ellas como responsable de equipo. Fue una experiencia de sentirme acompañada en la fe, de recordar esa necesidad de ser Comunidad y de tener un deseo cada vez más grande de llevar a Dios a todos los rincones del mundo», concluye.

Fuente Lo+RC