«Es Dios quien realiza su obra. Nosotros nos tenemos que prestar»

El 3 de enero de 1991 la Legión de Cristo celebraba 50 años; y en el marco de esa celebración S. Juan Pablo II ordenó a 50 sacerdotes legionarios de Cristo en la Basílica de San Pedro.

25 años después, un grupo de 10 sacerdotes de esa generación presentes en Roma concelebraron la Eucaristía para dar gracias a Dios por el don del sacerdocio, por ellos y por todos sus demás compañeros que, en diversas partes del mundo, se encuentran realizando su ministerio. La celebración tuvo lugar en la misma Basílica de San Pedro en el Altar de San Juan Pablo II.

Presidió la Misa el P. Paolo Cerquitella, LC quien durante la homilía remarcó la necesidad «de corresponder a los dones inmensos de Dios. El don inmenso que nos ha hecho en la fundación de la Legión y el Movimiento, que son una obra de Dios, el don de llamarnos a este camino, el ser nosotros protagonistas de esta obra, tanto los sacerdotes como los laicos, las gracias específicas que nos ha dado. No somos nosotros, es Dios quien quiere realizar su obra. Nosotros nos tenemos que prestar».

Desde aquí nuestra felicitación, a ellos y a todos los sacerdotes que en estas fechas celebran los aniversarios de su ordenación.