Evangelio y oración domingo 26 de junio – Lc 9, 51-62

“Subir a Jerusalén no es hacer turismo, es cargar a tu espalda mis pecados”