“Fratelli tutti”, la nueva encíclica del Papa Francisco

Por: Karl-Olaf Bergmann

“Fratelli tutti”, escribía San Francisco de Asís para dirigirse a todos los hermanos y las hermanas y proponerles una forma de vida con sabor a Evangelio”. Así comienza la nueva encíclica del Papa Francisco. Se trata de hermandad y amistad social en el mundo de hoy. El Papa firmó la encíclica el 3 de octubre de 2020, en Asís.

El enfoque de la encíclica se presenta como la “enseñanza sobre el amor fraterno” en su “dimensión universal”, es decir, en su apertura a todas las personas (cf. n. 6). “Fratelli tutti” sigue la tradición de las encíclicas sociales papales. El Papa Francisco esboza un sueño de hermandad y amistad social para toda la humanidad:

“Soñemos como una única humanidad, como caminantes de la misma carne humana, como hijos de esta misma tierra que nos cobija a todos, cada uno con la riqueza de su fe o de sys convicciones, cada uno con su propia voz, todos hermanos”.

En el texto (el primer capítulo) , aborda cuestiones y límites de la economía de mercado, así como las preocupaciones y necesidades de las personas mayores que tienen que sufrir especialmente por las consecuencias del coronavirus, y el problema global de los refugiados. Describe estas y otras conexiones con el trasfondo de la historia humana, sus desarrollos y reveses, nuestra cultura y nuestro estilo de vida actual.

¿Dónde pueden el mundo y la familia humana volver a encontrar fuerza y esperanza? ¿Qué ofrece orientación y apoyo? ¿Cuáles son las bases de la paz, la solidaridad y el progreso? En el segundo capítulo, el Papa comienza con una interpretación y una contextualización bíblica integral de la parábola del buen samaritano (Lc 10,25-37) – “una historia que se repite”, como él dice.

En el tercer capítulo, el Santo Padre crea perspectivas para poder “pensar y crear un mundo abierto”. “Un ser humano está hecho de tal manera que no se realiza, no se desarrolla ni puede encontrar su plenitud «si no es en la entrega sincera de sí mismo a los demás»”, escribe el Papa Francisco. La comprensión cristiana del amor adquiere una dimensión universal y se introduce por primera vez en contextos completamente nuevos: a nivel de ciudades y países, al mundo global, la política y la economía. En cierto modo, la visión de las cosas del Papa Francisco aparece aquí como el contraataque directo a las formas de pensar y geoestrategias imperantes.

El Papa profundiza en estas ideas en los capítulos cuatro a siete (Capítulo cuatro: “Un corazón abierto al mundo entero”; capítulo cinco: “La mejor política”; capítulo seis: “Diálogo y amistad social”; capítulo siete : “Caminos de reencuentros”), en el octavo y último capítulo vuelve a abordar el papel especial de la religión “al servicio de la fraternidad en el mundo”. Con ello, su nueva encíclica adquiere también un significado eminentemente universal-ecuménico, aspecto que en los últimos años debe aparecer más que justificado en el contexto del terrorismo de motivación religiosa.

“Cabe reconocer que «entre las causas más importantes de la crisis del mundo moderno están una conciencia humana anestesiada y un alejamiento de los valores religiosos, además del predominio del individualismo y de las filosofías materialistas que divinizan al hombre y ponen los valores mundanos y materiales en el lugar de los principios supremos y trascendentes», escribe el Papa Francisco en el capítulo final, dejando en claro que, desde su punto de vista, la cuestión de Dios y la verdad son centrales en esa visión universal del amor, la solidaridad y la fraternidad a la que quiere invitar y animar a toda la humanidad. Para la Iglesia, en última instancia, esto también significa que, por un lado, respeta la autonomía de la política, pero por el otro:“No relega su propia misión al ámbito de lo privado”.

La encíclica finaliza con un llamamiento integral del Papa Francisco por la paz, la justicia y la hermandad y una oración al Creador.

Con casi 300 notas al pie de página, la encíclica también atestigua una profunda implicación en pronunciamientos anteriores de la Sede Apostólica y la amplitud de sus propias bases de reflexión.

La encíclica del Papa se puede leer aquí.
Para descargar la encíclica en formato pdf clic aquí.

Para profundizar más en el contenido y contexto de la encíclica, te invitamos a participar el jueves 8  de octubre a las 18:00 hrs (hora de CDMX) en la conferencia impartida por el especialista en religión Mtro. Ricardo Morales en la que se explicará este importante documento que responde a la crisis que como humanidad estamos viviendo.