Inés Simán, de El Salvador a la Universidad Francisco de Vitoria

«Aquí estoy, no importa dónde» – Entrevista a Inés Simán, salvadoreña en la Universidad Francisco de Vitoria

Llegó a Madrid hace seis meses y estudia ahora ADE y Derecho en la Universidad Francisco de Vitoria. Inés Simán es salvadoreña y miembro del Regnum Christi, y nos cuenta cuáles son algunos de los retos que enfrenta como joven formadora. A través de lo que ha vivido en el Regnum Christi y de su experiencia en el último encuentro de formadores en Valencia, Inés ha podido identificar algunos puntos clave que las secciones tienen que luchar para «hacer presente el Reino de Dios» en su propia vida y en la de quienes le rodean.

Inés Simán:

Al ser nueva en la sección -llevo aquí seis meses- me ha tocado vivir diferentes retos. Estoy en una nueva etapa, me vine a vivir a España, pero en el Regnum Christi me siento en familia y he encontrado una permanencia de Cristo. Es como escucharlo decir: «Aquí estoy, no importa dónde». Esto lo he vivido desde el Regnum Christi en El Salvador, hasta cuando estuve en México y Estados Unidos, y ahora me ha tocado vivirlo aquí en España. Siempre adaptándose a la cultura, es impresionante como el Regnum Christi es el mismo, ¡la gran familia! Pero siempre con sus particularidades dependiendo del país donde está. Lo más bonito de esto es que cada uno aporta lo que desde su cultura puede aportar.

La jornada de formadores en Valencia fue maravillosa, me hizo confirmar muchas cosas vividas en el Regnum Christi y me deja con emoción de vivir lo que viene ahora en mi experiencia en España. He podido crecer en mi relación con Dios y con el Regnum Christi, considero que es una relación que tiene que estar en constante crecimiento y que eso implica muchos retos.

De la jornada me quedo con el ‘estar en salida’. Me quedó muy grabado en mi corazón el liderazgo apostólico de ponerse en salida, que es lo que la sociedad necesita y nosotros podemos aportar. Mi experiencia hasta ahora ha sido maravillosa, de mucho crecimiento personal y mucha presencia de Dios. La jornada fue un momento precioso de encuentro con los jóvenes y una oportunidad de hacer amistades nuevas en Cristo.

Veo muchos retos presentes: creo que Dios nos invita a trabajar, por mi parte, en mi sección de la Universidad Francisco de Vitoria, y a todos nosotros, en nuestra vida de comunidad, en acoger a los demás y en hacer presente el Reino de Cristo aquí en la universidad.

Estoy muy convencida de que vamos a lograr esto siempre y cuando seamos constantes en nuestra vida de oración y que pongamos a Cristo como nuestro centro.

Fuente: Lo+RC