Jueves 3 de diciembre – Los grandes saben escuchar.

Jueves 3 de diciembre  – Los grandes saben escuchar.

San Francisco Javier, presbítero

 

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Jesús, yo creo en Ti. Creo que viniste a este mundo a sufrir y a morir para brindarme la oportunidad de mi eterna salvación. Deseo acercarme a Ti en esta oración porque Tú eres la Roca firme sobre la que puedo crecer en el amor.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)

Del santo Evangelio según san Mateo 7, 21.24-27

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «No todo el que me diga: ‘¡Señor, Señor!’, entrará en el reino de los cielos, sino el que cumpla la voluntad de mi Padre, que está en los cielos.

El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica, se parece a un hombre prudente, que edificó su casa sobre roca. Vino la lluvia, bajaron las crecientes, se desataron  los vientos y dieron contra la casa; pero no se cayó, porque estaba construida sobre roca.

El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica, se parece a un hombre imprudente, que edificó su casa sobre arena. Vino la lluvia, bajaron las crecientes, se desataron los vientos, y dieron contra aquella casa y la arrasaron completamente».

Palabra del Señor.

Reflexiona lo que Dios te dice en el Evangelio (te sugerimos leer esto que dijo el Papa)

Uno que habla y actúa, solamente, no es un verdadero profeta, no es un verdadero cristiano, al final caerá todo: no está sobre la roca del amor de Dios, no es seguro como la roca.

Uno que sabe escuchar y desde la escucha, actúa, con la fuerza de la palabra de otro, no de la propia, ese permanece seguro. A pesar de que sea una persona humilde, que no parece importante, pero ¡cuántos de estos grandes hay en la Iglesia! ¡Cuántos obispos grandes, cuántos sacerdotes grandes, cuántos fieles grandes que saben escuchar y desde la escucha actúan!

Veamos el ejemplo de la madre Teresa de Calcuta que no hablaba, y en el silencio ha sabido escuchar y ha hecho tanto. No ha caído ni ella ni su obra.

Los grandes saben escuchar y desde la escucha, actúan, porque su confianza y su fuerza esta sobre la roca del amor de Jesucristo. La debilidad de Jesús que de fuerte se ha hecho débil para hacernos fuertes a nosotros, nos acompañe en esta celebración y nos enseñe a escuchar y a hacer desde la escucha no desde nuestras palabras. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 25 de junio de 2015, en Santa Marta).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

 Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Participar en una hora eucarística con un espíritu abierto, lleno de fe y confiado en la misericordia de Dios.

 

«Cuando insistimos en la oración con toda vehemencia, Dios se detiene en nuestro corazón y recobramos la vista perdida»

(San Gregorio Magno, en Catena Aurea, vol. VI)