Comienzan los encuentros de matrimonios: “Nos ayudó; lo que más, escuchar a tus iguales”

El Regnum Christi de España quiere ser respuesta y casa para los matrimonios y las familias, y desde hace algo más de un año, prepara y despliega paso a paso una pastoral familiar. El pasado 17 de octubre, en Madrid, en la sección de adultos de Ronda de las Sirenas, 13 matrimonios, un legionario de Cristo y varias consagradas comenzaron lo que se ha venido a llamar “encuentros con Cristo de matrimonios”.

Comienzan los encuentros de matrimonios: “Nos ayudó; lo que más, escuchar a tus iguales”Se trata de una experiencia en un formato sencillo, con un itinerario compartido y flexible para quienes se quieran plantear en serio “qué significa que Cristo está en medio de su matrimonio”. Se trata de vivir la espiritualidad y la vida matrimonial en el Regnum Christi con familias que se acompañan, compartiendo la vida en comunidad.

La propuesta consiste en un encuentro al mes durante una hora y media que comienza con una reflexión de 15 minutos sobre la Escritura, en la capilla, con todos los matrimonios juntos. Después, en equipos, guiados por un matrimonio responsable comparten su experiencia a la luz del Espíritu Santo para descubrir juntos cómo la Palabra ilumina su vida real. Diez minutos antes de terminar, los matrimonios vuelven a la capilla, y cada cual identifica si el Señor les sugiere una llamada, un propósito… una palabra que luego puedan conversar y vivir como matrimonio “con un vino, ante el santísimo o antes de acostarse”, decía Belén Martín, responsable con su marido Miguel de uno de los equipos de matrimonios.

“Nos ayudó; lo que más, escuchar a tus iguales”

“Increíble, un regalazo, algo de lo que sales diciéndote: más personas tienen que conocerlo”, decía Carmen Hípola tras el primer encuentro de matrimonios en Ronda de las Sirenas. Junto a su marido Pablo, son otro matrimonio responsable de equipo. “Nos ayudó mucho”, dice Miguel Ángel Domínguez, “lo que más, escuchar a tus iguales, naturalizar situaciones, darte cuenta de que cosas que te pasan les ocurre a muchos matrimonios”.

José Miguel Mohedano, que acudió con su mujer, Blanca, y su bebé, comentaba que “para ser la primera reunión estuvo muy bien; a los dos nos gustó, y el ambiente es muy bueno. Un primer pasito en esto siempre es bueno y bonito”, dice José Miguel, que también destacó “el formato interesante” con el que se desarrolló el encuentro.

El P. Juan José Ferrán, LC, y Esther García, consagrada del Regnum Christi, son los principales impulsores en Madrid de esta comunidad apoyando en la formación y acompañamiento de los matrimonios, junto a varias consagradas más que también quisieron participar.

Fue el propio P. Ferrán quien ofreció la reflexión sobre la Escritura elegida para esta primera jornada, Génesis 2, 23-24: “El matrimonio es, de toda la creación, donde mejor proyecta Dios su amor”, decía. “Esto impresiona muchísimo, porque tenemos de Dios una visión abstracta, pero lo cierto es que Dios es familia divina: un Dios perfecto que ha decidido convivir con otras dos personas divinas”, subrayó.

“¡Qué bueno es Dios que me ha dado lo que necesitaba!”

Comienzan los encuentros de matrimonios: “Nos ayudó; lo que más, escuchar a tus iguales”Invitó a los matrimonios a recorrer la experiencia de Adán: “Estaba triste en el Paraíso, y eso que Dios mismo era su interlocutor directo. Pero Dios le ve triste, le pregunta por qué, y Adán le responde que no tiene con quién compartir”. Aunque Dios hizo pasar por delante de él todo lo creado, nada le llenaba a Adán. “Y Dios hizo dormir a Adán, extrajo una costilla, carne, e hizo a Eva. Cuando Adán despierta, reconoce en Eva a alguien que le llena. Se llena de asombro, de admiración, y comienza el misterio del matrimonio, de la familia, del “dejarás a tu padre y a tu madre y serás con tu cónyuge una sola carne’”.

El P. Ferrán les propuso a los matrimonios mirarse, reconocer el don incomparable e inigualable que son uno para otro, dejar que surja otra vez la admiración, y el agradecimiento a Dios por el regalo del otro. Volver a hacer la experiencia de sobrecogerse ante el hecho de que, igual que entre millones de seres posibles Dios le haya hecho a uno, ha sido escogido por su pareja para ser matrimonio, ser familia. “Ese asombro de Adán podemos imaginárnoslo, es esa experiencia que le lleva a uno a decir: “¡Qué bueno es Dios que me ha dado lo que necesitaba!”.

Las cosas pequeñas tienen mucho valor para un ser trascendente: hola, gracias, perdón

Retomó del Papa un mensaje “sencillo, pero muy profundo: decir Hola, gracias y perdón con la profundidad con la que solo se le dicen esas palabras a quien de verdad se quiere, a quien de verdad se necesita y a quien de verdad se valora”, explicó, “y porque las cosas pequeñas tienen mucho valor para un ser trascendente”.

“Decir ‘hola’ es muestra de admiración, es decir ‘me siento feliz de compartir y vivir un día más contigo’. Es esa experiencia de gozo y alegría porque seguimos juntos un día más. Decir gracias es dar gracias por ti, por tu persona. Y pedir perdón es ese santo temor a perder, reconocer que no te quiero ofender y pedir perdón por lo que haya ofendido”, apuntó.

Antes de concluir, recordó que la tarea de vivir el matrimonio es algo tan grande que solo puede mantenerlo vivo Dios: “Para que este don no se rompa tiene que haber un pegamento dentro que es Jesucristo”, dijo. “Hay que rezar juntos, y pedir a Dios la fuerza que se necesita para vivir esa vocación”, concluyó.

El itinerario

El camino que se irá recorriendo se irá adaptando a la realidad, y para este año se ha elaborado un primer módulo temático bajo el título “El matrimonio en el proyecto creador de Dios: experiencias originarias”. A continuación te anexamos el programa de las siguientes sesiones, que concluirán en junio con una renovación matrimonial ITV. Si quieres participar, puedes contactar con Jorge y Trini, el matrimonio responsable de Pastoral Familiar del Regnum Christi en Madrid: jbarco@serviciosrc.es

Comienzan los encuentros de matrimonios: “Nos ayudó; lo que más, escuchar a tus iguales”

Fuente: Lo+RC