Maria bendita

Lunes 12 de diciembre – Servicio total y desinteresado.

Nuestra Señora de Guadalupe

H. Hiram Galán, L.C.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Señor, ayúdame a vivir el momento presente en plenitud, que las preocupaciones del futuro no perturben mi paz y los errores del pasado sepa abandonarlos en tu infinita misericordia, pues no puedo cambiarlos en nada. Quiero confiar más en Ti, Señor.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)

Del santo Evangelio según san Lucas 1, 39-45

En aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea, y entrando en la casa de Zacarías, saludó a Isabel. En cuanto ésta oyó el saludo de María, la creatura saltó en su seno.
Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo, y levantando la voz, exclamó: «¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la Madre de mi Señor venga a verme? Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa tú, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor».

Palabra del Señor.

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

«Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre». ¿Cuántas veces he pronunciado en mis labios estas palabras? No tengo idea, pero de todas creo que son mucho menos las que me he detenido a pensar en lo que estoy diciendo.

Estas palabras fueron pronunciadas por primera vez, frente a ti, Madre Santísima…
Yo las considero parte del Ave María, sin embargo no sé si expresan en mí lo mismo que quisieron expresar cuando fueron pronunciadas por primera vez. Tu prima, santa Isabel, reconocía en primer lugar tu entrega y generosidad. Es decir, sabiendo por inspiración de Dios que tú estabas embarazada, aun así salías de la seguridad de tu hogar para servir a los demás.

Y ante tal admiración por tu entrega, no podía sino exclamar esas palabras de veneración y aprecio. Es más, se sentía indigna de que la madre de su Señor la visitara en su propia casa.
Madre santísima, cuánta humildad hay en tu corazón. Cuán coherente y total es tu entrega al Señor. Veo que la verdadera entrega está en el servicio total y desinteresado hacia el prójimo.

Yo, con poca dignidad que me confieren mis cargos o responsabilidades laborales me siento superior respecto de mis subordinados. Con qué cara podré seguir sintiéndome digno de gestos de deferencia y aplausos, cuando la Madre de Dios, al recibir esa tan alta e incomparable dignidad no hizo otra cosa sino ponerse a servir casi inmediatamente.

Ayúdame, Madre, a vivir tu ejemplo de entrega y humildad.

«Justo en el misterio evangélico de la Visitación podemos encontrar un icono del voluntariado cristiano. De él tomo tres actitudes de María y os las dejo, para que os ayuden a leer la experiencia de estos días y para avanzar en el camino del servicio. Estas actitudes son la escucha, la decisión y la acción.»
(Homilía de S.S. Francisco, 31de julio de 2016).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.
Cada vez que rece el Ave María, trataré de recordar este ejemplo de entrega desinteresada y total de María hacia los demás, y buscaré rezar con fervor, dándole su sentido a cada palabra.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!

¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.

Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.