Lunes 8 de febrero – ¿Creemos realmente que Jesús nos puede salvar?

Jesús nos puede salvar. La Resurrección de Cristo actúa en la historia como principio de renovación y de esperanza.

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Señor, inmensa es tu misericordia porque cada uno de nosotros somos fruto de tu pensamiento. Cada uno de nosotros es querido, cada uno es amado, cada uno es necesario. Nada hay más valioso en mi vida que el haber conocido el Evangelio, ¡gracias por tu amor! Y perdón por no serte siempre fiel.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)

Del santo Evangelio según san Marcos 6, 53-56

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos terminaron la travesía del lago y tocaron tierra en Genesaret.

Apenas bajaron de la barca, la gente los reconoció y de toda aquella región acudían a él, a cualquier parte donde sabían que se encontraba, y le llevaban en camillas a los enfermos.

A dondequiera que llegaba, en los poblados, ciudades o caseríos, la gente le ponía a sus enfermos en la calle y le rogaba que por lo menos los dejara tocar la punta de su manto; y cuantos lo tocaban, quedaban curados.

Palabra del Señor.

Reflexiona lo que Dios te dice en el Evangelio (te sugerimos leer esto que dijo el Papa)

«El mensaje es claro, y se puede resumir en una pregunta, una pregunta para hacernos: ¿creemos que Jesús nos puede sanar y nos puede despertar de la muerte? Todo el Evangelio está escrito a la luz de esta fe: Jesús ha resucitado, ha vencido a la muerte y por su victoria también nosotros resucitaremos. Esta fe, que para los primeros cristianos era segura, puede nublarse y hacerse incierta, hasta el punto que algunos confunden resurrección con reencarnación. La Palabra de Dios de este domingo nos invita a vivir en la certeza de la resurrección: Jesús es el Señor, tiene poder sobre el mal y sobre la muerte, y quiere llevarnos a la casa del Padre, donde reina la vida. Y allí nos encontraremos todos, todos los que estamos aquí en la plaza hoy, nos encontraremos en la Casa del Padre, en la vida que Jesús nos dará.

La Resurrección de Cristo actúa en la historia como principio de renovación y de esperanza. Quien está desesperado y cansado hasta la muerte, si se encomienda a Jesús y a su amor puede recomenzar a vivir. La fe es una fuerza de vida, da plenitud a nuestra humanidad; y quien cree en Cristo se debe reconocer porque promueve la vida en cada situación, para hacer experimentar a todos, especialmente a los más débiles, el amor de Dios que libera y salva.» (S.S. Francisco, 28 de junio de 2015).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

 Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Por el carnaval, en muchos lugares se ofende mucho a Cristo. Haré una oración de reparación y desagravio, preferentemente en familia.

 

«Quién no se arrepiente de verdad, no ama de veras; es evidente que cuando más queremos a una persona, tanto más nos duele haberla ofendido. Es, pues, éste, uno más de los efectos del amor.»

(Santo Tomás de Aquino, Sobre la caridad)