Mensaje de Navidad del Colegio Directivo Territorial de México y Centroamérica

El 17 de diciembre fue publicado un video por parte del Colegio Directivo Territorial de México y Centroamérica en el que comparten un mensaje con motivo de la Navidad para todos los miembros del Regnum Christi en el territorio.

En el video aparecen José Mateos, Laico Consagrado; Francisco Fernández y Teresa Alarcón, laicos asociados al Regnum Christi, en representación del Colegio Directivo Territorial del que también forman parte Lorenza Sanromán, Consagrada y el P. Alberto Simán, L.C.

En su intervención Pepe Mateos hizo hincapié en la oportunidad que nos ha presentado el año 2020 de encontrarnos con nosotros mismos, valorar nuestras relaciones personales, profesionales y familiares y, sobre todo, nuestra relación con Dios: “Hemos podido valorar lo que significa poder tener acceso a la Eucaristía, a los sacramentos, a la reconciliación, el poder encontrarnos con otros para orar, encontrar nuevos medios para poder evangelizar, para poder ser misioneros en esta situación de pandemia”.

“Preparemos nuestra alma, nuestra mente y nuestro cuerpo para que tengamos siempre presentes el valor intrínseco de las personas, por encima de cualquier otra realidad y que este aprendizaje nos impulse al permanente servicio para los más necesitados, a buscar la unidad de la familia, a trabajar de manera comprometida en el apostolado, con un espíritu de servicio y colaboración para la Iglesia”, mencionó Francisco Fernández, quien invitó a valorar la posibilidad de dedicar espacios de calidad con la familia y los seres queridos.

Finalmente, Teresa Alarcón reconoció la labor de sacerdotes, consagradas, consagrados y laicos comprometidos que han hecho “todo su esfuerzo con todo el amor para cumplir con su misión, para cumplir con su vocación. Para llevar a Dios de una y mil maneras a los corazones, a los hogares, a las almas”. También mencionó que este es un año que nos “llena de esperanza de que el amor de Cristo, de la mano de María, nos va a ayudar a seguir creciendo en la fe, madurando como personas, construyéndonos como católicos capaces de colaborar en esta nueva etapa de la vida, de la Iglesia y del Regnum Christi”.