Haberme incorporado supone querer vivir mi vida en Cristo y para Cristo

«Haberme incorporado supone querer vivir mi vida en Cristo y para Cristo» – Dice un joven cordobés

Cordobés, estudiante de la Universidad Francisco de Vitoria, y ahora, miembro del Regnum Christi. Juan Cabrera conoció al Regnum Christi en unas misiones de África a las que fue con sus padres y sus siete hermanos. Poco a poco fue participando en las actividades de misiones, y tras su primer año de carrera decidió incorporarse. «Juanito», como le llaman, nos cuenta el camino que le llevó a un compromiso más profundo con Cristo y llevarlo al centro de su vida.

Juan

«Conocí al Regnum Christi cuando tenia 13 años en unas misiones en África a las que fui con mi familia. Claro que en ese momento no era capaz de entender la importancia de una entidad así. Poco después de aquello, mis padres se hicieron miembros del Regnum Christi, y desde entonces he participado siempre que puedo en actividades organizadas por el RC, como misiones o voluntariado. Pero, cuando le gente me preguntaba que si yo también era de «Reino» yo respondía que no, que yo “iba por libre”. Y así fue pasando el tiempo hasta que este año, al empezar la universidad, me di cuenta de que hay algo o más bien Alguien que es especialmente importante en esta vida, que es Dios.

A principio de curso, empecé a participar en un equipo de encuentro gracias a un amigo que me invitó y, entre la inquietud de querer conocer mejor a Dios y una relación muy buena con un sacerdote legionario de Cristo, llegue a unos ejercicios espirituales en Salamanca. Esto fue providencial porque yo en principio fui allí a estudiar porque tenía exámenes. Sin embargo, acabe haciendo los ejercicios y allí fue donde decidí incorporarme al Regnum Christi.

La gente me pregunta por qué me incorporo, por qué he tomado esta decisión, y realmente nunca sé bien qué responderles… La razón principal es que Dios ha querido que así sea, lo sentí en esos ejercicios y lo sigo sintiendo a día de hoy. Siento que he encontrado una gran familia en el Regnum Christi, una familia en la que puedo vivir mi fe de una manera verdadera.

Realmente, lo que supone para mí el haberme incorporado, es un «sí» a Dios, pero de una manera personal. Supone querer vivir mi vida en Cristo y para Cristo, poniéndole en el centro y dándome cuenta de que es lo mas importante.

Fuente: Lo+RC