nuestra vida

Miércoles 26 de mayo de 2021 – Confiar en el plan de Dios.

H. Vicente Toledo, L.C.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

 

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Señor, quiero tener un momento a solas contigo, porque es en esos momentos cuando me rebelas realmente quién eres. No quiero estar contigo sólo por lo que me das, quiero amarte desinteresadamente y, así, poder amar a todos por igual. Tantas veces me busco a mí mismo, Señor, pero en estos momentos quiero buscarte sólo a Ti.

 

Evangelio del día (para orientar tu meditación)

Del santo Evangelio según san Marcos 10, 32-45

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos iban camino de Jerusalén y Jesús se les iba adelantando. Los discípulos estaban sorprendidos y la gente que lo seguía tenía miedo. Él se llevó aparte otra vez a los Doce y se puso a decirles lo que le iba a suceder: “Ya ven que nos estamos dirigiendo a Jerusalén y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas; van a condenarlo a muerte y a entregarlo a los paganos; se van a burlar de Él, van a escupirlo, a azotarlo y a matarlo; pero al tercer día resucitará”.

Entonces se acercaron a Jesús Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, y le dijeron: “Maestro, queremos que nos concedas lo que vamos a pedirte”. Él les dijo: “¿Qué es lo que desean?” Le respondieron: ‘Concede que nos sentemos uno a tu derecha y otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria”. Jesús les replicó: “No saben lo que piden. ¿Podrán pasar la prueba que yo voy a pasar y recibir el bautismo con que seré bautizado?” Le respondieron: “Sí podemos”. Y Jesús les dijo: “Ciertamente pasarán la prueba que yo voy a pasar y recibirán el bautismo con que yo seré bautizado; pero eso de sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; eso es para quienes está reservado”.

Cuando los otros diez apóstoles oyeron esto, se indignaron contra Santiago y Juan. Jesús reunió entonces a los Doce y les dijo: “Ya saben que los jefes de las naciones las gobiernan como si fueran sus dueños y los poderosos las oprimen. Pero no debe ser así entre ustedes. Al contrario: el que quiera ser grande entre ustedes que sea su servidor, y el que quiera ser el primero, que sea el esclavo de todos, así como el Hijo del hombre, que no ha venido a que lo sirvan, sino a servir y a dar su vida por la redención de todos”.

Palabra del Señor.

 

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Cristo conoce hasta lo más íntimo de nuestro corazón, sabe cuáles son nuestros deseos y anhelos, qué es lo que buscamos en cada momento, sabe lo que le vamos a pedir. Y muchas veces eso que buscamos no es más que terrenal, que tiene límite de tiempo, que pertenece a este mundo. No nos podemos imaginar lo que piensa cuando escucha nuestras peticiones, pues son según nuestros criterios.

Tenemos que estar seguros de que Dios siempre está actuando en nuestra vida, nos escucha en todo momento, sea cual sea nuestra petición, pero nuestro error está en siempre pedir según nuestra voluntad y no confiando en el plan que Él tiene para nosotros. Nada sucede por casualidad, todo lo que vivimos está dentro de los ojos de Dios, y es Él quien permite cada instante de nuestra vida. No nos frustremos si pensamos que no nos escucha y que no nos da lo que le pedimos, debemos dejar que sea Él quien obre con libertad en nosotros, en el momento que Él quiera y de la manera que Él quiera.

La espera en la voluntad de Dios a veces puede ser larga, podemos no entenderla o verla diferente a nuestra idea, pero es sin duda la voluntad divina que, a veces, implica cruz, claro que sí, pero es una cruz por amor. Amar a Dios implica entrega total de nuestra propia vida, no nos pertenece, sino que es de Él. Y si Él se da por completo a nosotros, cómo no podemos nosotros dejar simplemente nuestra vida en sus manos. Que sea cada instante de la vida una oportunidad para entregársela a Dios.

«Pensar en vuestra minoridad. Esta es una elección difícil porque se opone a la lógica del mundo que busca el éxito a cualquier costo, desea ocupar los primeros lugares, ser considerados como señores. Francisco os pide que seáis menores siguiendo el ejemplo de Jesús, que no vino para ser servido sino para servir y que nos dice: “El que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será el esclavo de todos”. Que esta sea vuestra única ambición: ser siervos, servir los unos a los otros. Así vivida, vuestra existencia será una profecía en este mundo donde la ambición de poder es una gran tentación.»

(Discurso de S.S. Francisco, 17 de junio de 2019).

 

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

 

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación

 

Propongo hacer un esfuerzo mayor en buscar cómo ayudar a los demás, especialmente a los que más me cuesta pues en todos vives Tú.

 

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amén.

 

¡Cristo, Rey nuestro!

¡Venga tu Reino!

 

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.

Ruega por nosotros.

 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.