Papa Benedicto XVI: Pastor, Padre y Colaborador de la Verdad para los Legionarios de Cristo y el Regnum Christi

Papa Benedicto XVI: Pastor, Padre y Colaborador de la Verdad para los Legionarios de Cristo y el Regnum Christi

Por su interés y actualidad, publicamos esta traducción del artículo «Pope Benedict XVI: Shepherd, Father, and Co-Worker of the Truth for the Legionaries of Christ and Regnum Christi», publicado en la oficina de comunicación del territorio de Norteamérica.

Hace más de 17 años que salió humo blanco de la chimenea de la Capilla Sixtina y sonaron las campanas para anunciar que se había elegido a un nuevo Papa, después de solo cuatro votaciones y un cónclave relativamente breve. El cardenal Joseph Ratzinger sucedería al Papa Juan Pablo II, tomando el nombre pontificio de Benedicto XVI.

En su elección al papado en 2005, el Papa Benedicto XVI tomó el lema de «Cooperatores Veritatis» (Colaborador de la Verdad). Mientras lamentamos su pérdida a la edad de 95 años, recordamos cómo invitó a los Legionarios de Cristo y al Regnum Christi a ser colaboradores de la verdad con el Papado y la Iglesia.

Un profesor humilde

El cónclave de veinticuatro horas que condujo a la rápida elección del papa Benedicto XVI fue uno de los más rápidos de la historia, y el resultado no sorprendió a muchos católicos de todo el mundo, que ya conocían bien al cardenal Ratzinger como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Muchos de los sacerdotes legionarios que trabajaban y estudiaban en Roma en ese momento ya estaban bastante familiarizados con el hombre que llegó a ser el Papa Benedicto, como teólogo, cardenal, prefecto y simplemente como sacerdote. El P. Jésus Villagrasa, LC, Consejero General de la Congregación de los Legionarios de Cristo, que también se ha desempeñado como profesor, director y rector del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, en Roma, comparte un recuerdo de un encuentro con el Cardenal Ratzinger en el centro de formación de los Legionarios de Cristo en Roma en 1989: «Yo había estado en la universidad solo un par de años; Cursaba el primer ciclo de estudios filosóficos. Nos habló de su propia experiencia intelectual, y nos dio consejos para nuestra vida académica. Con su humildad proverbial, se presentó como un hermano mayor y compartió las tareas del colegio».

El P. Donal Corry, LC, de la comunidad de Roma, trabajó para la Congregación para la Doctrina de la Fe, en el Vaticano, de 1998 a 2003, mientras el cardenal Ratzinger era prefecto, y quedó inmediatamente impresionado por la piedad y la devoción del cardenal. «Por lo general, al llegar a su oficina, el cardenal Ratzinger se dirigía a la capilla para rezar su Breviario», recuerda el padre Donal. «Se notaba cómo, a pesar de estar solo, seguía la serie de posiciones comunes en la oración comunitaria del Breviario. Esto transmitía cierto fervor que era edificante».

Para el P. Donal, bajo la guía del cardenal, la Congregación para la Doctrina de la Fe estaba bien organizada y el ambiente que prevalecía entre los funcionarios y los demás miembros del personal era de un agudo sentido de responsabilidad y cooperación mutua en el servicio a la Iglesia. El cardenal Ratzinger orientó el trabajo con su inmenso conocimiento teológico e histórico y su experiencia en asuntos eclesiales adquirida a partir de una vida de entrega a los problemas y realidad de la Iglesia – especialmente en Alemania – y en el mundo, vistos desde Roma. «Sus comentarios estaban llenos de buen sentido y sabiduría cristiana, y fue una alegría y una experiencia formativa para mí, como sacerdote relativamente joven, participar en las discusiones formales semanales sobre los diferentes casos enviados a la Congregación, principalmente por obispos de todo el mundo», añade el P. Donal. «Aprendí mucho de él durante estos encuentros, que maduraron mi sensus ecclesiae. El cardenal guió los procedimientos con el tacto de un auténtico caballero. Hacía preguntas cuando necesitaba aclaraciones y agradeció a cada persona por su contribución. Al final del diálogo, las múltiples reflexiones se formularon en una conclusión o decreto preciso que indicaba un camino de respuesta a la pregunta que se tomaba en consideración».

El P. Donal recuerda también que «le gustó nuestra celebración comunitaria de la liturgia, especialmente el canto comunitario del canto gregoriano. Apreció nuestra devoción a la Sede de Pedro y nuestra fiel lealtad a las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia. Apreció la seriedad dada a nuestra formación, tanto eclesiástica como humana».

El P. Michael Ryan, LC, Director del Instituto Fidelis en el Athenaeum, recuerda haber escuchado una historia sobre el Papa Benedicto que lo muestra como un hombre de sencillez y humildad. «El Cardenal Ratzinger cruzaba todos los días la Plaza de San Pedro para ir a su trabajo en la Congregación para la Doctrina de la Fe. Un día, una familia lo vio y le pidió tomarse una foto, mostrándole la cámara. El cardenal pensó que el hombre quería que él le tomara una foto a la familia, y extendió su mano para tomar la cámara para fotografiar a la familia, ¡cuando en realidad lo que pedían era una foto con el cardenal! Un pequeño ejemplo de la sencillez y humildad del cardenal a quien no le molestó que alguien le pidiera que fuera su fotógrafo».

El P. Michael comparte su propia experiencia al encontrarse con el cardenal Ratzinger durante una sesión de preguntas y respuestas en el Ateneo. «Fue un gozo escuchar su disertación, como lo fue escuchar todas sus homilías y audiencias, y luego apreciar la soltura y dulzura al contestar las preguntas, mostrando su inmenso conocimiento y memoria, pero sin nunca hacer pesar a la audiencia». Poco después de la elección del Papa Benedicto, el P. Michael tuvo la oportunidad de concelebrar una Misa con él. «Después de la Misa, saludó a cada sacerdote», recuerda el P. Michael. «Cuando me estrechó la mano, dijo: «¿Cómo va la Filosofía?». De hecho, recordó haber estado con nosotros en el Ateneo como cardenal en esa ocasión, ¡una señal de su gran memoria!».

El P. Pedro Barrajón, LC, rector de la Universidad Europea de Roma, recuerda con cariño las visitas que realizó el Papa Benedicto XVI al Colegio Internacional de los Legionarios de Cristo y al Ateneo Regina Apostolorum. «En la visita al Colegio Internacional compartió su propia experiencia sobre la formación intelectual necesaria para que un sacerdote pueda desarrollar su misión específica, y nos presentó una visión muy apetecible de la formación intelectual que abrió horizontes a profesores y alumnos». El P. Pedro también recuerda las percepciones personales y la sabiduría compartida por el Papa Benedicto en varios congresos y conferencias teológicas. «En todos ellos, con gran delicadeza humana, teológica y espiritual, presentó los desafíos, pero también las nuevas oportunidades que se abrían a la Iglesia para la nueva evangelización, y el papel fundamental que la teología tenía en esta misión».

Un llamado a la renovación

En 2005, mientras se desempeñaba como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Ratzinger inició una investigación sobre acusaciones de faltas graves contra el padre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo. Un año después, tras su elección al papado, a la luz de los resultados de la investigación, el Papa Benedicto XVI invitó al padre Maciel a una vida de oración y penitencia, y a la renuncia a todo ministerio público.

Poco después, el Papa Benedicto inició una visita apostólica de un año a las instituciones de la Legión de Cristo, realizada por cinco obispos que presentaron sus conclusiones al Papa. Luego, el Santo Padre nombró delegados pontificios para la Congregación de los Legionarios de Cristo y a los miembros consagrados del Regnum Christi, y eventualmente también a los miembros laicos del Regnum Christi, poniendo en marcha un proceso de revisión y renovación completo, reflexivo y lleno de oración. Este proceso de renovación tuvo como resultado la creación de las sociedades de vida apostólica de las Consagradas del Regnum Christi y de los Laicos Consagrados del Regnum Christi, así como la revisión y aprobación de los Estatutos de la Federación Regnum Christi y las Constituciones de la Legionarios de Christi. Igualmente importante fue que el proceso trajo consigo una renovación en los corazones de los legionarios, miembros consagrados y laicos del Regnum Christi en todo el mundo.

Como explica el P. Donal, el Papa Benedicto desempeñó un papel providencial no solo en la renovación del Regnum Christi, sino también en su supervivencia. «Cuando la Legión fue golpeada por lo que siguió al descubrimiento de la doble vida del fundador, algunos eclesiásticos fueron de la idea de que la institución debía ser disuelta», recuerda el P. Donal. «Desde su conocimiento personal de la Legión, el Papa Benedicto se convenció de que había un núcleo sustancial de validez en nuestra vida y tomó la sabia decisión de nombrar al Cardenal Velasio de Paolis como nuestro guía en el proceso de renovación que la Iglesia nos pidió que asumiéramos. También nombró al padre (ahora cardenal) Ghirlanda como uno de los asistentes del cardenal de Paolis. La sabiduría, el tiempo y la dedicación de estos dos hombres hablan muy bien de la disposición prudente de Su Santidad Benedicto XVI».

El P. Pedro está de acuerdo en que el nombramiento de los delegados pontificios por parte del Papa Benedicto fue un gran regalo de la Iglesia al Regnum Christi. «El pontificado del Papa Benedicto XVI ha sido de gran ayuda para la evolución de los Legionarios de Cristo y del Regnum Christi, desde el momento en que inició el proceso de acompañamiento con el nombramiento de los Delegados Pontificios. En un momento histórico difícil en el que descubrimos la verdad de la vida de nuestro fundador y comenzamos el lento trabajo de renovación institucional, el Papa Benedicto ayudó a purificar lo que necesitaba ser purificado, al mismo tiempo que valoraba aquellos elementos del Movimiento que eran válidos y debían mantenerse».

Por este llamado a la renovación, y por el don del acompañamiento de la Iglesia a lo largo de todo el proceso, los Legionarios de Cristo, los miembros consagrados y los laicos del Regnum Christ, tienen una enorme deuda de gratitud con el Papa Benedicto, según el P. Sameer Advani, LC, profesor de Teología en el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, de Roma. «Nos mostró su amor y atención paternal, siendo paciente con nuestras carencias, pero desafiante y exigente en su insistencia en que emprendiéramos un proceso de conversión verdadera y profunda», dice el P. Sameer. «De una manera muy concreta, no estaríamos donde estamos hoy sin el Papa Benedicto».

Sin embargo, el P. Sameer piensa que los legionarios y los miembros del Regnum Christi serían negligentes si se quedaran ahí para evaluar lo que el Papa Benedicto significa para ellos y para la Federación.

Un mensaje de redención

«Estoy convencido de que la teología de Ratzinger es una mina sin explotar de la que todos, en el Regnum Christi, necesitamos urgentemente empezar a explorar de manera sistemática, un tesoro en el que descubriremos nuevas profundidades y facetas de nuestra vocación de apóstoles del amor de Dios en la Siglo XXI», dice el P. Sameer». La centralidad de un amor profundamente personal y transformador por Cristo, basado en el descubrimiento del amor de Dios por nosotros, y el llamado a transmitir esta experiencia a los demás para que también ellos puedan descubrir el tesoro que tenemos, deben ser temas que repercutan de una manera muy profunda en nuestros corazones como legionarios y miembros del Regnum Christi».

Este estudio a profundidad de la teología del Papa Benedicto, que abarca más de cincuenta años, ya está en marcha dentro de las instituciones del Regnum Christi y de los Legionarios de Cristo. En los últimos años, el Ateneo viene ofreciendo cursos dedicados a presentar y profundizar su enseñanza teológica a través de una cátedra impulsada por La Fundación Ratzinger/Papa Benedicto XVI. En la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid se entrega anualmente un Premio Razón Abierta para reconocer la labor académica al servicio de la verdad, inspirada en la visión del Papa Benedicto XVI, de una racionalidad sensible a la verdad de la persona humana. «Saber conjugar el respeto a la tradición con la ayuda de la Sagrada Escritura mediante un diálogo crítico y constante con la cultura contemporánea y un profundo análisis de la realidad son algunas de las enseñanzas que debemos acoger del Papa Benedicto en nuestra propia formación teológica, como Legionarios de Cristo y en la formación cristiana de los miembros del Regnum Christi», dice el P. Pedro. «Creo que una forma de agradecer al Papa Benedicto es recopilar todo su legado teológico, estudiarlo y profundizarlo».

El lema episcopal del Papa Benedicto, Cooperatores Veritatas [Colaborador de la Verdad], es quizá el que mejor ejemplifica su relación con los Legionarios de Cristo y todo el Regnum Christi; ha invitado a sus miembros a colaborar con la Verdad junto con él, con la Iglesia y entre sí. La vida del Papa Benedicto, como teólogo, cardenal, prefecto y Papa, marcada por una pasión intrépida por la verdad y la obediencia a la Iglesia viva, ha sido a la vez ejemplo y guía para los miembros de la Legión de Cristo y del Regnum Christi, y es a través del legado de su teología – fundada en la verdad simple y radical de que somos redimidos sólo en y por el amor – que continúa acompañando al Regnum Christi.

«Realmente creo que su regalo perdurable es su teología cristocéntrica, que nos ayudará a descubrir nuestra propia identidad, espiritualidad y vocación dentro de la Iglesia con mucha mayor profundidad», dice el P. Sameer. «Gracias, Papa Benedicto, por una vida de servicio a la Iglesia y por no cansarse nunca de anunciarnos a Cristo».

Comparte:
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments