Prueba de Habilidades Metalingüísticas

Por: Luz María Torres Morales, Asesor Semper Altius

Durante el mes de noviembre, 55 preescolares de la Red de Colegios Semper Altius  aplicarán el instrumento de habilidades metalingüísticas para valorar a los alumnos de kínder 1 a kínder 3.

El programa curricular del nivel de preescolar de la Red de Colegios Semper Altius contempla el desarrollo de las habilidades metalingüísticas; y a través de la Prueba de Habilidades Metalingüísticas se valora el nivel de desarrollo de los alumnos en este rubro con la finalidad de lograr una intervención oportuna y establecer las mejores estrategias para el desarrollo de las destrezas de lectoescritura que corresponden al nivel de esta etapa.

Los niños en el momento de abordar el aprendizaje de la lectoescritura ya han avanzado en la adquisición del lenguaje oral de su lengua materna de forma natural, sin que se haya enseñado de forma sistemática. Poco a poco van desarrollando su vocabulario. Por otro lado, la adquisición del lenguaje escrito no se produce de forma espontánea, esta habilidad requiere de una enseñanza sistemática. Para aprender a escribir, el niño tiene que comprender que los sonidos se traducen en lo escrito como letras (símbolos gráficos) y que estos sonidos forman palabras, y que las palabras pueden formar oraciones.

A través de las habilidades metalingüísticas, los niños empiezan a hacer una toma  de conciencia de la relación del lenguaje hablado y el escrito. El desarrollo de la conciencia sobre cómo se forma el lenguaje: sonidos, palabras, oraciones tiene una gran incidencia en la adquisición de las destrezas lectoras.

La Prueba de Habilidades Metalingüísticas se realiza de forma oral y personalizada. Se compone de tres secciones:

  • Conciencia fonológica. Habilidad de discriminación de los sonidos (fonemas) del lenguaje y su relación con los grafemas (letras).
  • Conciencia léxico-semántica. Habilidad para reconocer palabras y su significado.
  • Conciencia sintáctica. Habilidad para estructurar frases e ideas.

La prueba  se divide en dos fases: diagnóstica, que se aplica en el primer semestre del ciclo escolar y sumativa  la cual permite valorar los logros y avances en el dearrollo de las habilidades metalingüísicas de cada alumno al término del ciclo escolar.

Con los resultados que se obtengan de esta valoración diagnóstica inicial de las habilidades metalingüísticas, el equipo académico del colegio recoge valiosa información para detonar acciones pertinentes que permitan una intervención oportuna en el desarrollo de dichas habilidades para asegurar que los alumnos logren crecer siempre.