Dos colaboradores del Regnum Christi nos hablan de su experiencia en cuarentena

¡Cristo vive y nos quiere vivos! — Dos colaboradores del Regnum Christi nos hablan de su experiencia en cuarentena

Dos colaboradores del Regnum Christi nos hablan de su experiencia en cuarentenaCristo impulsó a dos jóvenes mexicanos del Regnum Christi a viajar a Chile para ser testimonio vivo de su amor a través de su servicio a los demás. Fue una invitación a colaborar que llegó directo al corazón de Alejandra Planas y Juan Pablo Gracia. Ambos esperan que esta experiencia en Chile signifique un crecimiento personal, espiritual y apostólico. Pero, ¿qué los motivó a entregar un año de su vida colaborando con Dios? Su respuesta a continuación.

Alejandra Planas: “Esta pandemia me ha servido para ver cómo Dios, a través de medios digitales, sigue actuando de maneras increíbles”

Esta joven mexicana de 23 años, ex alumna del Instituto Irlandés Femenino de la Ciudad de México y que estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Anáhuac México Norte, llegó a Chile en marzo para colaborar en el Regnum Christi de Las Condes.

¿Qué te motivó a dar parte de tu tiempo colaborando con el Regnum Christi en otro país?

“Me motivó mucho el testimonio de confianza de un colaborador, ver como él confiaba en los planes de Dios me impulsó a yo querer lo mismo para mi vida, poder dejarlo todo atrás y abandonarme completamente a Él, en dónde Él realmente quisiera”.

¿Qué es lo que esperas de esta experiencia colaborando en Chile?

“Lo único que estoy esperando de este año es poder dejarme guiar plenamente por lo que Dios quiere de mí, saber ponerlo como mi prioridad número uno y tener más medios para que regresando a México pueda ser testimonio vivo de Cristo”.

¿Cómo la pandemia mundial del coronavirus hace que esta experiencia de colaboración sea tan distinta? Siendo que estabas destinada a Brasil y que finalmente te quedaste en Chile.

“La pandemia ha hecho que mi año como colaboradora tomara un rumbo inesperado, mi destino inicial era Sao Paulo y vine por un fin de semana a Chile y me quedé en cuarentena aquí. Esto generó un gran desprendimiento de todas mis cosas, ya que todo se quedó allá, Dios se aprovechó de esa oportunidad para realmente darme cuenta de cuáles son las cosas que realmente se necesitan en la vida y que confiando en Él todo se da por añadidura. Por otro lado, todo mi apostolado está siendo online, conocer gente a través de plataformas digitales ha sido todo un reto, pero ha servido ver cómo Dios, a través de medios digitales sigue actuando de maneras increíbles. En cuanto a mi oración, la cuarentena ha ayudado a que los momentos de oración sean más profundos, con más tiempo y calma, eso ha dejado que Dios actúe de maneras que nunca esperé en mi vida. Jesús me trajo a un cenáculo para poder llenarme de Él y de su Espíritu y conocer realmente su amor para querer salir a compartirlo a los demás”.

Juan Pablo Gracia: “Estoy seguro que todo lo que está pasando no es un impedimento para transmitir la alegría de Cristo”

Este joven mexicano de 21 años, ex alumno del Colegio Cumbres y que estudia en la Universidad Anáhuac Norte, llegó a Chile en marzo para colaborar en el ECYD de los colegios La Cruz y San Isidro.

¿Qué te motivó a dar parte de tu tiempo colaborando con el Regnum Christi en otro país?

“Mi primera motivación y la más importante es Cristo, la segunda es un deseo ardiente de transmitir a las demás personas que CRISTO NOS AMA, y una tercera es una más personal, que es fortalecer mi amistad con Cristo”.

¿Qué es lo que esperas de esta experiencia colaborando en Chile?

“Lo que espero es ser un buen instrumento en las manos de Cristo, sin importar la situación o el momento, quiero ser un instrumento dócil en sus manos. También espero hacer amistades verdaderas, conocer a las personas, y ser un testimonio de Cristo”.

¿Cómo la pandemia mundial del coronavirus hace que esta experiencia de colaboración sea tan distinta?

La pandemia me ha dado la oportunidad en estos meses que llevo aquí de realizar mi apostolado de otras maneras, sobretodo virtualmente y también me ha permitido trabajar para mejorar mi propia persona, conocerme, crecer espiritualmente y acercarme más a Cristo. Estoy seguro que todo lo que está pasando no es un impedimento para transmitir la alegría de Cristo. ¡CRISTO VIVE Y NOS QUIERE VIVOS!

Fuente: RegnumChristi.Cl