Tres años: ¡Gracias, Señor, por este don!

3º aniversario de la Federación Regnum Christi – Un designio de Dios: espiritualidad y misión común

El 31 de mayo, día en que la Iglesia conmemora la Visitación de la Virgen a su prima santa Isabel, la Federación Regnum Christi celebra el tercer aniversario desde que la Santa Sede la erigió y aprobó sus Estatutos.

Con este acto, la Iglesia confirmaba la existencia del Regnum Christi como familia espiritual con un carisma y misión común que se vive entre las distintas vocaciones que la componen. En su carta del 17 de septiembre de 2019 el primer Colegio Directivo General comentaba que, «No podemos separar la realidad carismática del Regnum Christi de su dimensión organizativa o jurídica. Esta Federación que está naciendo jurídicamente, es la forma que todos nosotros, con la aprobación de la Santa Sede, asumimos para ayudarnos a vivir mejor nuestra identidad como familia espiritual y cuerpo apostólico».

Con la aprobación pontificia del 31 de mayo del 2019, la Iglesia reconoció al Regnum Christi como camino en su seno para que los hombres se encuentren con Dios. En ese mismo acto, le dotó de una estructura jurídica en la forma de una «federación», como un medio seguro para conservar el carisma y para crecer  en los ámbitos espiritual, apostólico y comunitario. Es por ello que Mons. José Rodríguez Carballo decía que la Federación Regnum Christi es, ante todo, una «estructura de comunión» (Carta de 31 de mayo de 2019) que da expresión jurídica, por lo tanto concreta y -por así decir- tangible, a «la unidad y la comunión fraterna de los componentes de la familia espiritual» (Decreto de aprobación canónica, 31 de mayo de 2019). De este modo, la aprobación pontificia fortalece la unidad moral y la comunión espiritual y de misión que ya existía, pero a la que faltaba un sustento jurídico adecuado.

El Regnum Christi encuentra en sus Estatutos, aprobados el mismo día, la formulación escrita que da la orientación necesaria a todos sus miembros para poder corresponder a la vocación personal que han recibido, sea como laico, consagrado, consagrada, o legionario de Cristo. Es una guía para todos que ilumina este caminar juntos como familia espiritual. Su lectura orante es un recuerdo constante de la necesidad de seguir profundizando y viviendo el carisma del Regnum Christi, que naturalmente fructifica en obras de evangelización que testimonien la belleza de la dimensión apostólica de la vida cristiana, la alegría de ser llamados a ser apóstoles y la continuidad de la misión redentora de Jesucristo en esta tierra.

Tres años: ¡Gracias, Señor, por este don!

El Papa Francisco, recordó a los miembros del Regnum Christi, de todas sus vocaciones. que: «el camino debe continuar, mirando hacia adelante, no hacia atrás. Sólo podéis mirar atrás para encontrar confianza en el apoyo de Dios, que nunca os ha faltado» (discurso del 29 de febrero de 2020). Por medio de la Federación Regnum Christi, toda la familia espiritual- sacerdotes, consagradas, laicos consagrados y laicos- tiene la posibilidad de mirar juntos hacia adelante y construir el camino que Dios les pide.

A continuación, el Colegio Directivo General ofrece su perspectiva sobre lo que significa para cada uno de ellos este tercer aniversario:

Félix Gómez Rueda 
Miembro del Colegio Directivo General del Regnum Christi 
Director General de los Laicos Consagrados

Tres años: ¡Gracias, Señor, por este don!

El 31 de mayo de 2019 la Federación Regnum Christi recibió la aprobación Pontificia, que nos confirma como un don de Dios para la Iglesia y el mundo. ¿En qué medida ilumina este hecho su vocación de laico consagrado en el Regnum Christi?
Los laicos consagrados nos concebimos dentro del Regnum Christi. En nuestro Reglamento (RLCRC 2) hemos querido dejar claro que nuestra identidad tiene una dimensión irrenunciable dentro del Regnum Christi, buscando reflejar nuestra pertenencia a él en todo lo que hacemos.  Este día representa una oportunidad para retomar el decreto de aprobación, y volver a encontrar en él las motivaciones profundas de la creación de la federación como entidad canónica común: «en vista de cuidar, profundizar y promover el carisma común, de favorecer la colaboración en el apostolado y gozar de una estructura canónica común que exprese la unidad y la comunión fraterna de los componentes de la familia espiritual».

¿Qué valor ha descubierto en el ejercicio colegial de la autoridad durante este tiempo?
El camino sinodal en el que está reflexionando toda la Iglesia nos confirma en el propósito de colaborar y coordinarnos para gobernar en común lo que es común. El Regnum Christi es una realidad que nos acoge a todos. Reconocemos como voluntad de Dios el que vivamos en comunión, unión y caridad entre nosotros (EFRC 6). Gobernar en común implica diálogo, pide comprender y ceder. Exige purificar las visiones propias y buscar en común lo que Dios quiere y lo que es mejor para todos. Puede ser un camino a veces cansado, pero no por ello menos exigente que el pretender avanzar en soledad. Dios bendice y Él mismo nos guía.

¿Por qué celebrar la aprobación pontificia de la Federación Regnum Christi?
Porque refleja lo que somos. Porque la «federación» no es una mera estructura jurídica sino expresión de la unidad y comunión entre nosotros.

P. John Connor 
Miembro del Colegio Directivo General del Regnum Christi 
Director General de los Legionarios de Cristo

Tres años: ¡Gracias, Señor, por este don!

El 31 de mayo de 2019 la Federación Regnum Christi recibió la aprobación Pontificia, que nos confirma como un don de Dios para la Iglesia y el mundo. ¿En qué medida ilumina este hecho su vocación como legionario de Cristo en el Regnum Christi?
La extensión del Reino de Cristo es el propósito de mi sacerdocio legionario. Por medio de esta aprobación Dios me confirma en este propósito y esta misión. Creo que Dios quiere que compartamos este don para ayudar la Iglesia a evangelizar este mundo de hoy y ayudar a tantos hombres encontrar a Cristo por este camino de santidad.

¿Qué valor ha descubierto en el ejercicio colegial de la autoridad durante este tiempo?
El valor que he encontrado en el gobierno colegial es la importancia de la confianza mutua. Cuando hay confianza y respeto por todos en la mesa, no hay temas que no se pueden abordar y se puede gobernar con eficacia para el bien de la misión y la familia espiritual.

¿Por qué celebrar la aprobación pontificia de la Federación Regnum Christi?
La celebración de la aprobación de la Federación Regnum Christi es como celebrar un cumpleaños. Es una tradición sana que nos ayuda a recordar y agradecer el don del Regnum Christi en nuestra vida. Nos recuerda también nuestra responsabilidad de compartir este regalo con otros que también anhelan un encuentro profundo con Jesucristo.

Nancy Nohrden 
Miembro del Colegio Directivo General del Regnum Christi 
Directora General de las Consagradas

El 31 de mayo de 2019 la Federación Regnum Christi recibió la aprobación Pontificia, que nos confirma como un don de Dios para la Iglesia y el mundo. ¿En qué medida ilumina este hecho su vocación de consagrada en el Regnum Christi?
Con la aprobación canónica, Dios dice «» al Regnum Christi a través de nuestra Santa Madre Iglesia, un «» que afirma nuestro origen divino y también nuestra manera de existir: como familia espiritual y cuerpo apostólico. Varias vocaciones unidas en una misión común. Nuestra aportación particular como consagradas del Regnum Christi se complementa cuando unimos esfuerzos para formar y lanzar apóstoles en el mundo de hoy.

¿Qué valor ha descubierto en el ejercicio colegial de la autoridad durante este tiempo?
El gobierno colegial nos ofrece muchas oportunidades de crecer en la escucha profunda unos de otros y descubrir en esta escucha la voz del Espíritu Santo trabajando entre todos y uniéndonos en nuestro servicio al Reino. Creo que esta manera de trabajar refleja un camino de sinodalidad que la Iglesia nos está invitando a asimilar y vivir en primera persona.

¿Por qué celebrar la aprobación pontificia de la Federación Regnum Christi?
El aniversario de la aprobación canónica no solo nos recuerda el día particular de la aprobación concedida, sino también de todo lo vivido en años anteriores a la aprobación. Años de búsqueda del Señor y de su voluntad, de una expresión mas pura del carisma, de redescubir de la belleza de la misión que nos toca compartir. ¡Hay que celebrar todo esto!

Francisco Gámez-Arcaya  
Laico que asiste al Colegio Directivo General del Regnum Christi

Tres años: ¡Gracias, Señor, por este don!

El 31 de mayo de 2019 la Federación Regnum Christi recibió la aprobación Pontificia, que nos confirma como un don de Dios para la Iglesia y el mundo. ¿En qué medida ilumina este hecho su vocación de laico en el Regnum Christi?
Tener la confirmación de la Iglesia, que ha actuado como una verdadera madre en todo este proceso de renovación que hemos vivido, me confirma que a través de la vivencia de nuestro carisma común, en mi caso como laico, es posible alcanzar la santidad. Además, con esta aprobación cerramos un ciclo de discernimiento común que nos ha enriquecido a todos y en especial a los miembros laicos del Regnum Christi, porque nos ha permitido descubrir el inmenso valor de nuestra vocación, haciéndonos más corresponsables en la misión y la vida del Regnum Christi. Por último, la aprobación de la Federación nos da a todos el ambiente canónico que expresa la plenitud carismática del Regnum Christi, donde las cuatro vocaciones, en comunión y en escucha al Espíritu, viven el carisma común para hacer presente a Cristo en el mundo.

¿Qué valor ha descubierto en el ejercicio colegial de la autoridad durante este tiempo?
El ejercicio colegial de la autoridad demanda comunión y corresponsabilidad. Si bien una autoridad única y personal puede resultar más simple y eficiente, la colegialidad muestra la belleza del amor común de todos por el Regnum Christi y por la misión que Dios nos ha encargado realizar en comunión.

¿Por qué celebrar la aprobación pontificia de la Federación Regnum Christi?
Celebrar la aprobación de la Federación es celebrar el don que nos es el Regnum Christi. La Federación no es un mero vínculo jurídico o una realidad menor dentro del todo. La Federación es la expresión plena del Regnum Christi que se mantiene unido por la gracia de Dios y en torno a un carisma común que nos ha sido regalado. El patrimonio espiritual común, sintetizado en los Estatutos, es el fundamento de la espiritualidad del Reino y nos muestra el llamado y el camino al que debemos responder para hacer presente a Cristo en el corazón de los hombres y así cumplir la misión que Dios nos pide.

Álvaro AbellánGarcía
Laico que asiste al Colegio Directivo General del Regnum Christi

Tres años: ¡Gracias, Señor, por este don!

El 31 de mayo de 2019 la Federación Regnum Christi recibió la aprobación Pontificia, que nos confirma como un don de Dios para la Iglesia y el mundo. ¿En qué medida ilumina este hecho su vocación de laico en el Regnum Christi?
La Iglesia, como parte del camino de renovación del RC, exhortó a los laicos a discernir su relación con el carisma del Regnum Christi. Esta reflexión culminó en la aprobación canónica de la Federación, primer reconocimiento jurídico de la participación y la corresponsabilidad de todas las vocaciones del Regnum Christi en un carisma, espiritualidad y misión común.

¿Qué valor ha descubierto en el ejercicio colegial de la autoridad durante este tiempo?
La colegialidad expresa una forma singular de vivir la comunión, en la que nos obligamos a escuchar distintas voces y puntos de vista así como a todas las vocaciones. Eso nos permite apreciar profundamente el don que aporta cada vocación y cada persona al discernimiento de la realidad. A veces puede tomar tiempo para lograr este entendimiento, pero esto permite que sean decisiones maduradas y prudentes. Es oportunidad de tratarnos como hermanos corresponsables en el carisma y misión común.

¿Por qué celebrar la aprobación pontificia de la Federación Regnum Christi?
Conviene recordar que estuvimos muertos y fuimos resucitados. El Regnum Christi estuvo a punto de desaparecer por los escándalos del fundador y por cómo afectó todo eso al gobierno y las estructuras de nuestras instituciones. De la mano de la Iglesia, que nos acompañó en un camino de discernimiento y purificación muy profundo y muy participado, recibimos la aprobación pontificia del Regnum Christi como familia espiritual y cuerpo apostólico y, con ella, nueva vida conforme a unas nuevas «reglas del juego». Así que al pensar en la aprobación de la Federación me viene a la mente el salmo: «El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres» (Sal 125).

Comparte:
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments