Gaby Gómez Santamaria y su experiencia en Walk it

«La belleza de la naturaleza nos grita con fuerza y ternura la grandeza de Quien es la Verdad, la Bondad y la Belleza misma»

Gaby Gómez Santamaria y su experiencia en Walk itDesde noviembre de 2020 las secciones de jóvenes del Regnum Christi de Bogotá se unieron para crear una iniciativa apostólica llamada Walk it, en la cual realizan caminatas con el fin de desconectarse de la ciudad y de sus preocupaciones para conectarse con Dios a través de la naturaleza y tener un día de convivencia. Hasta ahora se han realizado tres caminatas, la primera fue a los Farallones de Sutatausa, la segunda al Cerro de las tres viejas, y la tercera a los Monolitos de Suesca.

Gaby Gómez, nos habla de su experiencia en Walk it, del mensaje que comunican las montañas, las flores, las aves; del camino, que por muy empinado que parezca, siempre es mejor con una buena compañía; y de aquello a lo que la invita el contemplar la grandeza de Dios en sus criaturas.

«Dostoyevski decía que la belleza salvará al mundo y yo también lo creo así. La belleza de la naturaleza nos grita con fuerza y ternura la grandeza de Quien es la Verdad, la Bondad y la Belleza misma. Las montañas nos recuerdan cuan pequeños somos y cuan grande es Dios. Las rocas, que, si es posible que de ellas broten flores, no hay nada imposible para Él y que realmente hace nuevas todas las cosas. Las aves, que hay momentos para agitar nuestras alas y también para dejarnos sostener. Así podría detenerme en cada criatura y detalle de la creación que habla de la belleza y grandeza de Dios, porque son su reflejo, pero evidentemente no abarcaría la inmensidad que esto implica, así que me limitaré a resumir mi experiencia en Walk it en tres ideas:

  1. Fue la oportunidad perfecta para recordar lo dicho anteriormente. Para desconectar del trajín y el ruido de la ciudad y conectar con el silencio, la paz y la tranquilidad de la montaña, que Dios ha usado tantas veces como instrumento para recordarme cuanto me ama.
  2. Entre las subidas, las bajadas, los charcos, el paisaje, las quejas (que en su mayoría eran mías), las anécdotas, los perros, las canciones, las risas y las oraciones recordé que la vida se parece mucho a ese camino que recorrimos, que está lleno de “Ups and downs” y que, por muy empinada que parezca la montaña, siempre se hace más ameno subirla con buena compañía. Fue una oportunidad perfecta para compartir en comunidad.
  3. Hay una canción que por mucho tiempo resonó en mi corazón y durante este sábado de montaña volvió a mi mente “So Will I”, de Hillsong, porque me es imposible contemplar la grandeza de Dios en sus criaturas y no pensar que, así como cada una de ellas, yo también quiero darle gloria con mi vida, con mis pasos, con mi corazón, con mi sí.

Después de leer esto, solo quedan tres invitaciones: Escuchar la canción, asombrarse con el destello de belleza de cada criatura y no perderse el próximo Walk it».

Fuente: regnumchristi.co